PláticasEspirituales/05. LA SALVACIÓN

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

04. SOBRE LA CRUZ
Tema anterior

PláticasEspirituales/05. LA SALVACIÓN
Índice

06. SE SALVAN MUCHOS CRISTIANOS
Siguiente tema


05. LA SALVACIÓN

“Dios os ha escogido desde el principio para la salvación, mediante la acción santificadora del Espíritu y la fe en la verdad” (1 Tes 2,13)

"Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella" (Mt 7,13-15).

"In omni negotio magis movent exempla quam verba" (St. Tomás).

"Nihil ita percutit ut exempla" (S. Jerónimo).

“Nada mueve los corazones de los hombres como los ejemplos de otros" (S. Gregorio Magno).

Jesucristo en un solo sermón puso los ejemplos del diluvio, fuego de Sodoma y mujer de Lot... Et sim parabolis non loque batus eis.

El cuidado de la salvación es sumo, porque perdiendo a Dios se pierden todos los bienes. Sin embargo solo se cuida de aumentar el capital, hacer producir más las tierras...

Es locura dilatar este negocio de la salvación:

1º.Porque siendo menos malo, se puede contar mejor con la gracia.
2º.Porque si ahora que no estás tan obstinado no se mueve, menos después.
3º.Porque si ahora que estás sano, no, ¿cómo después? ¿Cuándo se tienen más fuerzas, al principio o al fin de una larga enfermedad? ¿Cuántos amanecieron y no anochecieron?

Ejemplos:

1.Un caballero vicioso que se las echaba de discreto y esperaba decir a la hora de la muerte: Tibi soli peccavi; dijo: demonios, venid y llevadme, al caer su caballo en un río.
2.Otro que burlándose de un Padre que pretendía convertirlo, le dijo desde un balcón, donde estaba entre dos mancebas: qué le parece Padre, de estos dos ángeles ¿No son buenos para la hora de la muerte? Y cayó muerto.
3.Otro que se creía de gran talento para convertirse en la muerte se vio advertido de un niño de 5 años cuando iba para su casa con estas palabras: Tío, tío, guarda el toro, guarda el toro. Volvióse con otros y no vio nada; pero el chico seguía gritando, "Guarda el toro, guarda el toro”, pero él: ¿Habrase visto cómo se burla el bellaco del chiquillo? Entra en su casa, come, vuelve a salir y cae muerto… sin confesión.
4.Un joven que citara a su cómplice para cenar y solazarse con ella y cuando él asomó por la ventana, la vio muerta... se convirtió en un mar de lágrimas, temiendo verse al punto lo mismo y se convirtió.
5.El que murió en los brazos de su amiga...
6.El que comiendo con su amiga dijo al tomarse un huevo pasado por agua: ¡Oh si mi alma fuese así derecha al cielo! Y quedó muerto, con la boca torcida y el huevo derramado por su vestido.
Lo que sucede una vez puede suceder otra. Y sí te sucede, ¿a dónde irás? al cielo, no; porque tus obras... Luego el infierno… ¿y prosigues? ¿Y no tiemblas? ¿Y dilatas? Miserere anima tua. Ten lástima de ti mismo.
Y que no mueras repentinamente, ¿piensas arrepentirte? ¿Si? ¿Por qué no ahora? ¿No tienes los mismos motivos? ¿No te ha de pesar de haber ofendido a Dios por ser quien es? ¿Y no será el mismo entonces? ¿Será entonces digno de ser amado sobre todo, y ahora de ser ofendido? ¿Por qué haces ahora lo que te ha de pesar entonces? ¿No serías un loco si ahora te dieses de puñaladas que sufrieses, te habían de doler después y quitar la vida? Si entonces esperas tener atrición y confesión, ¿por qué no ahora? Si entonces, sí, por temor del infierno, ¿por qué no ahora? ¿que eres joven? ¿Pues que no hay en el infierno más que viejos?
¿Qué esperas convertirte entonces mediante la Misericordia? Pero si es tanta, espera que te valgas de ella para convertir, y no para seguir pecando; que no se promete la misericordia a los que abusan de ella para pecar, sino a/ trementibus eum/ del magnifícat - que no hallará a Dios misericordioso quien no le temiere justo.
Y le temes, ¿siguiendo en ofenderle? San Jerónimo, Agustín, Ferrer. De mil que viven mal. El mismo Dios -Prov. c.I "Si justus vix salvavitur, impius et peccator ubi parebunt? Si un S. Luís Beltrán y un S. Enrique Susón temían tanto, qué deberá temer el que tiene tantos demonios en el alma, como pecados mortales ha cometido (S. Vicente Ferrer).
Cierto que Dios prometió (Ex. 22): Si clamavit ad me, exaudiam eum, quia misericors sum; porque sí prometió oirte cuando le llames de corazón, no el hacer que le llames así que sólo a él pertenece. Ya te advierte que si ahora no lo oyes...
7.Harán como Antíoco, clamarán de miedo. Juntamente será castigado, dice S. Isidoro, con no poder cuando quiera, lo que no quiso cuando pudo. S. Isidoro, Ambrosio, Agustín... sino de los que viven mal, se salva aunque se confiese a la hora de la muerte.
1º.En tiempo de Severo, un perverso ricachón se resistía a la gracia: enfermó y vio… solo en las cortinas de su cama: Quevite Dominer dum… El atribuyó al cura, enfurecióse. Quitaron las cortinas, y en las nuevas:… Más furioso, se las mudan… y murió blasfemando. La mujer y una hija entran religiosas descalzas, el hijo capuchino.
2º.Otro se entregó al demonio y a todos los vicios con sola la condición de que le avisase tres días antes de su muerte para arrepentirse entonces. Hízolo el demonio; pero cuando le hablaban de convertirse se dormía y no en los demás casos y murió impenitente.
3º.Otro mancebo disoluto porque se interesó San Francisco de Borja y exhortó y hasta consiguió le visitase Jesucristo en traje de médico... No quiso hacer caso y Jesucristo le arrojó la sangre de su costado para su condenación ya que no la quiso aprovechar para su salvación.
4º.Otro tal exhortado a penitencia en el lecho de la muerte: "Penitencia... penitencia... dónde estás que no te hallo... Justo castigo que cuando Dios quería, no quise; no quiera ahora que yo quiero", y así murió.
5º.Un estudiante perversísimo confesóse con muchas lágrimas a la hora de la muerte con su mismo profesor que estaba encomendándole a Dios cuando se le apareció condenado, porque sólo llorara porque se le acababan sus placeres...
Lágrimas de cocodrilo, la de muchos, que llora con la calavera del hombre que mató, porque se le acabó la carne y aquellos estrechan y besan el Crucifijo porque se les acaban sus goces...
"Mal se apareja el que para la muerte lo deja".
Todos pedís, como Balam, - moriatar anima mea morte justorum- habíais de pedir vivir como los justos.
6º.Confirmase lo de Jesucristo al P. Yepes cuando oraba por dos personas que vivieron descuidadas y murieron confesadas y al parecer bien dispuestas: "No ores que se condenaron, porque murieron sin hacer verdadera penitencia y que ordinariamente mueren mal y se condenan los que viven mal". "Que el salvarse no es tan fácil como se cree".

Notas