PláticasEspirituales/14. CONFESION

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

13. SOBRE EL PECADO DEL RELIGIOSO
Tema anterior

PláticasEspirituales/14. CONFESION
Índice

15. VIRTUD DE LA CONFESION
Siguiente tema


14. CONFESION

“En donde abundó el pecado sobreabundó la gracia” (Rom 5,20)

Los romanos adoraban a Jano el 1º de año, para que mirasen atrás y adelante: No es este Sacrameno pan de gigantes, sino de espíritus amables, león fiero, sino con panal de miel en la boca.

No quería el Dr. Boneto de Bolonia oír a Fray Reginaldo predicador por temor a la penitencia, a ruegos de sus discípulos lo hizo a duras penas en pie, tarde y a la puerta, cuando aquel decía: Ecce video calor apestos... para todos los presentes que hagan penitencia y luego estará cerrado para los que no... Convirtiose y entró religioso dominico.

Penitencia, Virtud y Sacramento

Penitencia, virtud mediterránea, y penitencia Sacramento, océano de gracias. Unidas por el estrecho... Inseparables, ya que ni aprovecha la 1ª excluyendo la 2ª, ni la 2ª sin la 1ª. La primera interior, la segunda exterior. La 1ª detectación del pecado por ofensa de Dios a quien satisface con la enmienda. Es la Pandora a quien Dios dio lo mejor de sus gracias. Cada virtud hace guerra al vicio opuesto, la penitencia a todos.

La penitencia virtud es la base sobre la que Jesucristo fundó el Sacramento añadiendo sólo la manifestación de las culpas, esto es la materia y el yo te absuelvo, la forma.

Es pues el Sacramento de la penitencia, una confesión dolorosa dc los pecados con la absolución del Sacerdote.

Hízolo así Jesucristo:

1º Para que sepamos que sólo nos restituimos a la gracia por sus méritos.

2º Para ayudarnos y facilitarnos el perdón, aun con sola la atrición que antes nos bastaba.

3º Para que por las palabras yo te absuelvo, nos conste el perdón; antes no podía constar.

¿Qué sería ver como el ángel quebraba las cadenas de S. Pedro en el calabozo por Herodes?

¿Qué si con tres palabras resucitase uno a un muerto? Pues muerto y más que... ¿Qué si a muchos? Pues a más...

La viuda de que dice S. Antonio de Florencio que pecó, calló en la confesión, hizo horribles penitencias, entró religiosa e hizo más; elegida Abadesa, enfermó y no confesó y se apareció condenada a una religiosa ¡Cuánto más vale un yo te absuelvo !

Penitencia:

Tabla de salvación, necesaria en el mar de la vida para no ir a fondo. En el viaje de la vida por el bautismo, las borrascas de las pasiones nos hacen perder el barco de la gracia... sólo queda la tabla de la penitencia.

Con sólo el bautismo pudieras ir al cielo sin pecar; pero pecando, sólo por la penitencia.

Como no podemos vivir sin respirar, así ni salvarnos, sin hablar en la confesión después de pecar... al menos en propósito.

En una batalla en Hungría contra los turcos murieron muchos cristianos que amontonados quedaron en el campo; después de algún tiempo pasaron por allí unos y oyeron ¡Jesús! ¡María!-¡Jesús! ¡María! acercáronse y vieron una cabeza que les pidió les llevaran un confesor, que la Virgen por su devoción le había conservado... confesó y acabó. Es pues necesario hablar - confesar.

Si al que llevan al garrote, dijesen - confiesa tu crimen en particular y se te da libertad...- No en secreto, sino a voces lo haría... a mayor suplicio va el pecador. Wenceslao VI por escaparse de un calabozo se arrojó de una muralla y remaba desnudo... Egesístrato, preso con una cadena por una pierna, se la cortó para ir...

¿Qué harían las almas del purgatorio? ¿Y los condenados del infierno?

No se nos pide confesarnos a un ángel, sino a un pecador... ¿que fue S. Pedro? Mil veces que pequemos, debemos confesar. Septuagies septies...

El que confesaba a menudo y caía, después de año en año, díjole su confesor qué tal; de cuerpo bien, de alma ya se lo diré por Pascua: y aquel llena dos ollas de barro, arrima la una por un año y limpia la otra y vuelve a llenarla todos los días, ¿podrás limpiar la primera al año? se romperá antes...

Los dos hermanos juntos, uno bueno y malo el otro. Pedía aquel por este que enfermó, en su delirio apareciósele un Venerable anciano hermosísimo, miróle severísimo y le preguntó si le conocía. No. Soy su Criador, conservador... tú ingrato y digno de eterna muerte. Quedó tristísimo, desesperado... otra vez, un joven y muy parecido al anciano: llagas... ¿Me conoces? No. Soy tu Redentor... tú ingrato, digno de eterna muerte y le arrojó su sangre. Ouedó más desesperado. El hermano instó y logró se arrepintiese: Vino otro mancebo igualmente hermoso y con una paloma blanquísima en un hombro: Estás perdonado por tu penitencia.

Efectos de la confesión

Delevi ut... iniquitates tuas. Isaías 44,22

"He disipado como una nube tus rebeldías" como un nublado tus pecados.

Borra los pecados, como el viento disipa las nubes. Vuelve la claridad y el sol, gracia, alegría, la gloria.

Limpiarla de un pecado es librarla de un demonio, ¿qué será de tantos? Fue uno a confesar y no pudo por su vergüenza y dolor; hízoselos escribir el Confesor; leyóselos después y volvióle el papel que ya estaba en blanco.

Les va tachando las partidas del libro del demonio. Un famoso pecador arrepentido iba confesando y el demonio a cada pecado confesado iba tachando desesperado su carga... Vióle un religioso que estaba cerca, hasta que con el último tachón rompió el pergamino.

Si a un rey le matase uno a su primogénito y preso y convencido el asesino estuviese en un calabozo, siempre que oyese el cerrojo creería le iban a matar. Que entrase el rey, le abrazase, quitase las cadenas, perdonase y adoptase... ¿qué diría?...

¿Qué hizo el Padre del hijo pródigo? Esto y más dice Dios hace con el pecador que se confiesa bien... Le pone lo mejor...

Duino, rey de Inglaterra preso por Edelfrido... vio entrar una noche en su calabozo a un desconocido que le dijo ¿qué me darías si te sacase libre? Te serviría de esclavo toda mi vida. ¿Y si te devolviese el reino? ¡Ah! di tú lo que me pides. Pues hazte cristiano y lo tendrás. Se hizo y lo tuvo y siempre agradecido.

Vuelve al alma las virtudes y dones perdidos. A las vestales que faltaban a la honestidad las enterraban vivas, con todas sus joyas y riquezas. No así al pecador. Multus ad ignoscendum date acusulum... Perdona y enriquece.

Ofreció Octaviano 10.000 escudos, por la cabeza de Crocota bandido, echóse éste a sus pies, pidiéndole los 10.000 escudos, perdonóle aquel y se los dio, quedando perdonado y rico.

Devuelve todos los méritos perdidos por el pecado. Todos los de 40 años de Santiago el Ermitaño que los perdiera por una falta.

¿Qué no haría el que perdiese en alta mar las riquezas que había allegado en 40 años de trabajar en América? ¿Cuánto no agradecerían los pueblos por recobrar lo que les comí6 la langosta en...?

Atesora lo de toda la vida. ¿Cuánto daría uno por tener reunido cuanto ha gastado en toda la vida?

Mandaba la ley que al condenado a las minas no se le devolviese nada; Dios no es así: Da más de lo que se tenía.

Rufo, senador habló mal de Cecas que lo supo pidióle perdón y se lo otorgó, pero no sin pedirle -una gran cantidad que le dio en prueba de amistad "Procuraré que seas amigo para no tener que perdonarte y pagar tan cara tu amistad".

Pero más hace Dios: perdona y paga con la gracia del Sacramento que vale más que todos los tesoros. Volviéndonos más ricos como a los Israelitas que salieron más ricos que entraron en Egipto.

En la vida de los PP.: Denunciaron a dos mujeres por malas a un Santo Obispo, que no creyó la denuncia y esperó a dar la comunión en que veía hermosos a los que estaban en gracia; así vio a dichas mujeres. Desconfió más de la verdad del denunciador. Un ángel a tiempo... ¿cómo? Sí, pero se confesaron bien. ¿Es posible...? Tú te admiras como hombre i. Días obra como quien es.

¿Hay todavía penitencia, confesión? Porque son tantos los cristianos que se condenan...

Notas