PláticasEspirituales/Presentación

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

 

PláticasEspirituales/Presentación
Índice

01. FIN DEL HOMBRE
Siguiente tema


Presentación

P. FAUSTINO MÍGUEZ, ESCOLAPIO
J.R.E.N.C.

Al poner en manos de cada una de las religiosas del Instituto este folleto que recoge las PLÁTICAS ESPIRITUALES de nuestro Venerable Padre Fundador, pido al Señor, que sepamos recibirlas con el mismo amor que si fuera él quien nos las entregara.

Que las meditemos con la misma fe y esperanza que él las escribió para nuestro provecho espiritual y como si nos las dirigiera hoy a cada una con nuestro nombre y apellido.

Que desde lo más íntimo de nuestro ser, sepamos acoger estas “joyas “como otras tantas “cartas que el Señor”, y el mismo Padre Fundador, “nos envían…” Es expresión suya, cuando se refiere a la lectura espiritual (T.E.).

Una carta es siempre un mensaje, una orientación, una respuesta, es algo íntimamente confidencial y para un momento y una situación concreta. Recibámoslas como tal.

Procuremos comprenderlas y asimilarlas desentrañando hoy el contenido y el valor que en aquel momento él quería darle, y el que hoy mismo le daría, teniendo en cuenta la realidad y situación concreta de cada una de nosotras.

Estoy segura que sabremos interpretar con verdadero cariño y gratitud de fidelísimas hijas suyas, muchas de las expresiones que hoy diríamos con otros vocablos. El amor es ingenioso, y como todas se lo tenemos, seremos capaces de llegar al fondo, al contenido, no nos quedaremos en esta o aquella expresión, novísima quizás, en su época, y no actualizada en la nuestra.

Creo, queridas Madres, que este Compendio debe ser también, nuestro libro de cabecera, de los momentos de “ocio” y de preocupación.

Como el mismo Padre nos dice “está todo fundamentado en la Sagrada Escritura, varios Santos y Padres de la Iglesia… etc.” y en la propia experiencia personal, rica y enriquecedora der este hombre excepcional que vivía en íntima y constante unión con Dios y en actitud atencional y contemplativa frente al mundo y a los Hombres.

Que sea este un medio y un motivo más en la celebración de NUESTRO PRIMER CENTENARIO, para lanzarnos, confiada y valientemente, por los caminos de la santidad, así lo hemos prometido, ¿no es verdad?

No lo dejemos para mañana, no vaya a ser tarde.

Somos hijas de Dios, cristianas, religiosas, educadoras… Elegidas, llamadas, consagradas en y para el amor. Que este nos configure, impulse y santifique. Esto nos dice insistentemente el Padre Fundador: ¡Honores obligan…!

En homenaje al Padre Fundador en el Centenario de su obra y en nombre de todas sus hijas.

M. Almudena Rodríguez Diéguez

Superiora General

Madrid, 4 de octubre de 1984

Notas