PositioSuperVirtutibus/10. Denuncias de médicos y farmacéuticos

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

9. “La rutina de vencida…”
Tema anterior

PositioSuperVirtutibus/10. Denuncias de médicos y farmacéuticos
Índice

11. El Gobernador Civil de Madrid
Siguiente tema


10. Denuncias de médicos y farmacéuticos

La desbordada actividad terapéutica del S. de Dios no podía pasar desapercibida de nadie y menos de los médicos y farmacéuticos. Estos últimos estaban descontentos porque no a todos ellos daba los específicos para la venta. Unos y otros, antes de cerrar el siglo, elevaron sus voces de protesta por la doble intrusión - según decían – del S. de Dios en la profesión médica (atención a pacientes) y farmacéutica (elaboración de fármacos). Acudieron en demanda al Colegio Oficial de farmacéuticos de la provincia de Madrid, Delegación de Getafe. Su Presidente con fecha 6.VIII.1900 lo notificó al Provincial de Castilla. P. Justo de Pedro, para que pusiera fin al escándalo, antes de que él tuviera que intervenir por vía legal (infra 2).

Consta de los pasos dados por los médicos y farmacéuticos (infra 3) y hasta se dieron pasos para que el S. de D. fuera trasladado a Valencia[Notas 1].

Además es un hecho que hervía ya en la calle la campaña `periodística contra el P. Faustino. En efecto, el 8 de diciembre de 1900, por ejemplo, el periódico “El Motín” lanzaba un artículo de ataque bajo el título del “Curandero místico” (infra 5). Conviene destacar en dicho artículo las siguientes afirmaciones sobre la actuación del P. Faustino:

a)No usa ninguno de los procedimientos de investigación a que todos los médicos recurren.
b)tiene tan maravillosa intuición, que con solo mirar la cara del paciente, diagnostica en firme la enfermedad;
c)receta sin firmar;
d)los medicamentos son despachados en farmacia.

El 25.I.1901 el periódico titulado “El liberal” afirma: “De una manera más o menos pública hace dos años que el P. Faustino Míguez, que así se llama, viene suministrando pócimas a sus creyentes si bien acudiendo a profanas argucias para liberarse de caer dentro la sanción del Código Penal (infra 9, a).

El subrayado es nuestro; esta afirmación es de sumo interés. El S. de Dios era muy perito en Derecho y sabía qué cartas jugaba.

Notas

  1. Según algunos, el ministro de Justicia, señor Ugarte, se habría presentado al Provincial de Castilla, P. Justo de Pedro, para pedirle el traslado del S. de D. a Valencia (Cf. ÁLAMO, o.c., p. 273). Nos parece esto muy poco probable; pero sospechamos que algo ocurrió, pues el Provincial Justo Pedro, al comunicar la sumisión del P. Faustino al Gobernador, añade: “Espero que V.E. tendrá a bien dispensarme de tomar por ahora en el asunto ninguna otra medida, que sería innecesaria (infra 8). Esta frase es tanto más llamativa cuanto que nada se dice de otras medidas correctivas en los dos escritos del Gobierno Civil (infra 13).