PositioSuperVirtutibus/11. El Gobernador Civil de Madrid

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 17:13 20 nov 2020; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

10. Denuncias de médicos y farmacéuticos
Tema anterior

PositioSuperVirtutibus/11. El Gobernador Civil de Madrid
Índice

12. El S. de Dios ante el Gobernador
Siguiente tema


11. El Gobernador Civil de Madrid

Médicos y farmacéuticos, mediante el Presidente Callejas, hicieron llegar la denuncia de la doble intromisión del S. de Dios en la profesión médica y farmacéutica, como dijimos (infra 3).

En su virtud se instruyó expediente en el Negociado 7º del Gobierno Civil y de ello dio parte con fecha del 26 enero 1901 al Provincial P. Justo de Pedro, acompañándolo de atento oficio (infra 6, a, b).

El denunciante era el Subdelegado de Farmacia del Partido de Getafe, el farmacéutico don Regino Gil, residente en Leganés (infra 2) del que dijimos. Confirma esta noticia “El Liberal” del 28.I.1901 bajo el título de Estafadores y curanderos (infra 9, b). Reprodujo luego, en enero de 1901, la acusación del Sr. Calleja, como presidente del Colegio de la Provª madrileña (infra 3). El Gobernador, don Álvaro Queipo del Llano (Vi. 1900-9.III.1901), razona la doble faceta: producción de fármacos ejercicio terapéutico, a lo que se añade la publicación del folleto “La rutina de vencida o la diabetes es curable”, del que acompañaba un ejemplar para el P. Provincial.

Debía el Gobernador aplicar el conveniente correctivo exigido por la ley de Sanidad del 28.XI.1855 en sus artículos 81 al 84, y en otros preceptos vigentes, que el 29 de enero de 1901 el diario madrileño “El País” dio a conocer a sus lectores bajo el título “La Ley y el P. Faustino”, y que reproducimos aquí literalmente, a pesar de su extensión:

Ley orgánica de Sanidad, de 1855, vigente Art. 81. Todos los farmacéuticos autorizados con arreglo a las leyes, podrán expender en su botica medicinas simples o compuestas no pudiendo hacerlo sin receta de facultativo.

Ordenanzas vigentes para el ejercicio de la Farmacia, 1860: Art. 16. Queda absolutamente prohibida, según la Ley de Sanidad, la venta de todo el remedio secreto especial, especifico o preservativo de composición ignorada, sea cual fuere su denominación.

Art. 19. Los farmacéuticos no despacharán sin receta del facultativo autorizado legalmente, sino aquellos medicamentos de uso común en la medicina doméstica y los que suelen prescribir verbalmente los mismos facultativos, médicos, cirujanos o veterinarios.

Reglamento de 24 junio 1848, vigente, sobre subdelegaciones de Sanidad:

Art. 7. Las obligaciones generales de los subdelegados serán:

2º Cuidar de que ninguna persona ejerza el todo o parte de la ciencia de curar sin título competente, y de que los profesionales se limiten al ejercicio de las facultades y al goce de los derechos, que les concede el que hubiesen obtenido, excepto solamente en casos de grave, urgente y absoluta necesidad.

3º. Vigilar la recta observancia de lo prevenido en las leyes, ordenanzas y demás disposiciones vigentes acerca de las condiciones con que únicamente pueden ser introducidas, elaboradas, puestas a la venta o suministradas las sustancias o cuerpos medicamentosos o venenosos.

Real Orden de 20 mayo 1854, vigente:

El castigo a los intrusos en la ciencia de curar, será gubernativo por primera vez delincan; en caso de reincidencia, la autoridad gubernativa debe instruir las primeras diligencias y ponerlas, con el reo, a disposición de los Tribunales ordinarios.

Código Penal:

Art. 853. Los farmacéuticos que despachasen medicamentos deteriorados, o sustituyan unos por otros, o los despacharan sin cumplir con las formalidades presentes en las leyes y reglamentos, serán castigados con las penas de arresto mayor… o prisión correccional… y multa, etc. Basta que las autoridades sean sabedoras de semejantes excesos, ya de oficio, ya de requerimiento de parte, sin sujetar la prueba a formas de juicio, por ser comúnmente las referidas infracciones de notoriedad pública.

Estatutos para el régimen de los Colegios de Médicos;

Real Orden 12.IV.1898. Art. 4. La misión y objeto de los Colegios Médicos serán: Amparar los intereses que representa la salud pública, persiguiendo las intrusiones…

Notas