PositioSuperVirtutibus/20. Ejecución efectiva

De Wiki Instituto Calasancio
Revisión a fecha de 17:13 20 nov 2020; Ricardo.cerveron (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

19. El rescripto
Tema anterior

PositioSuperVirtutibus/20. Ejecución efectiva
Índice

21. Espíritu sobrenatural
Siguiente tema


20. Ejecución efectiva

De inmediato va preparando el S. de Dios el papeleo para la cesión y traspaso de propiedad, de los inmuebles según podemos rastrear en la correspondencia (infra 1, q, r).

El 6 de marzo de 1913 arreglaba el asunto de la comunidad escolapia de Getafe. Así consta por el Libro de Secretaría en notas firmadas por el P. David Álvarez de Sº Tomás, secretario[Notas 1], del siguiente tenor[Notas 2].

“Día 31 (marzo). La Comunidad de este colegio de Escuelas Pías, debidamente autorizado por la Congregación Provincial, con fecha 6 del presente, ha comprado al R. P. Faustino Míguez de la Encarnación, igualmente autorizado, las tres parcelas de tierra, que hasta el presente no tenía más que en usufructo y que forman parte integrante de lo que hoy es el Parque del colegio. Miden en conjunto esas parcelas 97 áreas y 70 centiáreas y su valor convenido es de 2.400 ptas”.

“Con las mismas autorizaciones y al mismo P. Faustino se han comprado otras dos parcelas situadas en el norte del Parque entre el camino de la Estación, el de las Cruces y la era de D. Juan Herreros; su medida total es de 13 áreas, 83 cent. Y 32 decímetros y su valor de 450 ptas. Están en el Archivo las copias de la escritura, 31 de marzo 1913”[Notas 3].

Los trámites con las Hijas de la Divina Pastora, que hemos podido rastrear con fatiga y sin obtener datos completos, fueron estos:

a)Getafe, la venta de la finca “Pensamiento” a las religiosas dichas se hizo con fecha del 15.III.1913[Notas 4]
b)Sanlúcar (no hemos hallado nada) Acaso lo hizo según ideara el 7.I.1911 (infra 1, i)
c)Chipiona (ídem)
d)Monóvar. Con relación a esta casa hemos hallado una escritura pública del 22.III.1923, que dice: “Don Santiago Méndez, Plaza, Doctor en derecho civil y canónico. Licenciado en filosofía y letras, Académico correspondiente de la real de Jurisprudencia y Legislación, notario del Ilustre Colegio de Madrid. Escritura de cesión en pago de servicios, otorgada por el R. P. Faustino Míguez (escolapio) a favor de la Rda. M. Sor Concepción Hidalgo de Jesús, en representación del Pío Instituto de Hijas de la Divina Pastora. En Getafe a 22 de marzo de 1923”[Notas 5].

Esta escritura se refiere a la casa de Monóvar, que había adquirido el P. Faustino por compra a doña Francisca Rico Esteve, según escritura de 19.IX.1910 ante don Bonifacio Pérez Vera, notario de Monóvar, habiendo hecho dicha compra con la condición suspensiva de que se entregaría el precio después de liberadas las cargas, lo cual se ha verificado según [carta?] de pago, que consta en escritura de 22 noviembre del mismo año 1910 ante dicho notario, habiendo surtido efectos en el Registro de la Propiedad.

Esta escritura de Monóvar no deja de sorprendernos; ¿iría haciendo las cosas con la lentitud, que le imponían la edad, la salud y las mismas dificultades jurídicas que quería salvar de la mejor manera?[Notas 6]. Sea lo que fuere, no dudamos que contaría en este caso con el competente permiso (aunque la documentación se habrá perdido), pues no cabe dudar de su firmeza de principios y de la tenacidad de sus decisiones; en carta, por ejemplo, del 23 de diciembre 1912, cuando aún no le costaba la determinación de Roma, escribía: “…pedí permiso a Roma para hacer las Escrituras (de la compra de Daimiel) como la de ésta [Getafe] y la de Monóvar, y no me lo han concedido hasta ahora, y sin esto no puedo ni quiero hacer nada” (infra 1, p).

Acaso por ello en 1924 aún no hubiese arreglado todo lo referente a los bienes inmuebles (distingue claramente el rescripto transcrito entre muebles e inmuebles), pues en el documento justificativo del 10.II.1924 dirigido a las religiosas con ocasión de la crisis provocada por el caso Madre Casaus, (Doc. X, 7, a), hace constar taxativamente: “Vuestro Padre, que como sabéis, no tuvo otro pensamiento que el de buscar con vuestro Instituto la Gloria de Dios, ha visto apenado la intrusión absurda y desatentada de quien ninguna superioridad tenía de derecho; y al vislumbrar el fracaso de sus santos propósitos por dicha causa, concibió la idea, si no se ponía remedio, de añadir al testamento un codicilo, legándolo todo a la Escuela Pía en favor de los niños pobres o a los Obispos de la diócesis, en que hay enclavados colegios vuestros, para obras de beneficencia”.

Parece claro que en ciertos ambientes (escolapios, pastoras) flotase la idea de que el P. Faustino había hecho o haría testamento, acaso apoyados en una frase del rescripto de Roma (infra 5) “testamentum condat”. Pero es lo cierto que nunca hizo testamento alguno, según se comprobó oficialmente en 1927 (infra 6). Huía de testar para no dar dinero al fisco (infra 1, q); pagarían el 17% en vez del 4%. Pero desde el momento que consta que realmente nunca hizo testamento, creemos que esta frase de 1924 sobre el testamento y codicilo, hay que interpretarla en sentido ponderativo: es decir, que fue tanta la pena y el dolor por lo ocurrido, que le pasó por la mente, si ello hubiese estado aún en lo posible, privarlas de todo y darle otro destino.

Bienes muebles

Cuanto llegamos consignado se refiere a la cesión de los bienes inmuebles, posiblemente más difícil o complicada de realizar.

Los bienes considerados muebles en el presente caso eran sencillamente la cesión del secreto de la confección de los específicos MÍGUEZ y la del producto de la venta de los mismos, con sometimiento a la triple división dicha.

En carta del 17.V.1913 dice a M. julia Requena: “También te remito la Cesión de los específicos, que debéis firmar todas las del Consejo General, si queréis; si no, decídmelo y dispondré de lo que convenga” (infra 1, r).

El 3 de febrero de 1914, refiriéndose sin duda a esto (infra 1, s): “parece te olvidas de lo que más os interesa. Mira no tengas que arrepentirte y sin remedio. Manda cuanto antes el oficio que te dije para mayor seguridad. Ponlo, si quieres, en la adjunta forma o parecida. Hay que pagar algunos derechos a la Hacienda, so pena de nulidad… Yo quiero hacer las cosas en debida forma y no dejar lugar a pleitos. Que lo disfrutéis todo pacíficamente, aunque no lo merezcáis…”.

Ocho días después firmó la Escritura de Cesión, que no hemos logrado localizar en ningún archivo. Pero él lo dice lisa y llanamente y con gran satisfacción en su carta a M. Julia del 16 febrero de 1914: “El 11 corriente, día de la Aparición de Nª Señora de Lourdes firmamos la Escritura de cesión y saldo. Con ambas cosas eché la llave a mi obra. Ahora: Nunc dimittis…”.

El 18 del mismo mes de febrero confirmaba en carta a Sor Concepción Hidalgo (infra 1, u) en la posdata: El 11 del corriente firmé la Escritura de Cesión del secreto y propiedad de los Específicos a vuestro favor. Y nada más puedo hacer por vosotras. Que me encomendéis mucho a Dios y a su Sma. Madre”.

Su actuación, pues, para la vida material y progreso económico de su obra había terminado definitivamente, en cuanto estaba apoyada en ese medio de producción de los específicos. Quedaba su alma liberada de las muchas preocupaciones y disgustos que tal misión le proporcionara… De ello ha quedado un testimonio escrito, que manifiesta su espíritu sobrenatural aun en medio de las preocupaciones crematísticas.


Notas

  1. El R.P. David Álvarez de S. Tomás de Aquino nació en Trascastro (León) el 17.VIII.1882. En Getafe vistió el 21.I.1899; profesó el 19.VIII.1900. Realizó los estudios obligados en Irache y Terrasa. Profesó de solemnes en diciembre de 1903. Ayudante del maestro de juniores P. Luis Latorre. Se ordenó sacerdote el 8.IX.1908. En 1912 es constituido maestro de postulantes en Getafe. Entusiasta cultivador del hebreo. En 1919 es nombrado maestro de juniores y en 1922 consultor provincial. Rector de Sevilla (1925-1931), del Calasancio de Madrid (1931-1933) y luego de la casa de Albelda. Desde 1934 es, además, maestro de juniores. Nombrado Consultor del Vicario Provincial P. Eusebio Gómez Miguel en 1938, se traslada a Sevilla. En 1939 pasa a San Antón de Madrid. En 1940 saca el diploma de maestro nacional; en 1943 es vicerrector y desde 1947 asistente provincial, rector de la iglesia antoniana y colector de misas. Falleció el 15.IX.1955, (Cf. “Ephemerides Calasanctianae”, 1956, pp. 185-187).
  2. Libro de secretario III, p. 114, b; en Archivo local de las E. Pías de Getafe.
  3. Se levantaron actas notariales de la compra, en las que representa a la comunidad de Getafe el P. Juan López, procurador de la casa. Se conservan estas en el archivo local. He ahí sus títulos: “Copia de la escritura correspondiente a la compra-venta de dos fincas en 450 ptas. (valor convenido) por D. Faustino Míguez, en favor de la comunidad del colegio de las Escuelas Pías de Getafe” ante don Luis Martín y Bosch, notario de Valdemoro. Y la otra: “Escritura de compra-venta de tres fincas en 2.400 pesetas (valor convenido) otorgado por D. Faustino Míguez González, a favor de la comunidad del colegio de E. Pías. Abogado y notario, D. Luis Martín y Bosch. Firman, además del P. Faustino, los siguientes: D. juan Quintero Pérez y don Diego Ávila, médico y farmacéutico de Getafe. (Archivo local E. Pías Getafe).
  4. Cf. nota 15. Véase carta a D. Tiburcio (infra 1, q).
  5. Original en el Archivo de la Curia General RR. Divina Pastora.
  6. Sospechamos que lo hubo, a juzgar por la forma de contrato usado anteriormente.