PresenciaLatinoamérica/CONCLUSIÓN

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

QUÉ RETOS PLANTEA AL INSTITUTO CALASANCIO DE HIJAS DE LA D.P. LA EVANGELIZACIÓN, EN EL HOY Y EL MAÑANA DE LATINOAMÉRICA
Tema anterior

PresenciaLatinoamérica/CONCLUSIÓN
Índice

BIBLIOGRAFÍA
Siguiente tema


CONCLUSIÓN

El Concilio habla de la vocación a la "santidad" de todo el Pueblo de Dios. La furia secularizadora de los últimos años parecía haber barrido del lenguaje religioso esta palabra. Daba como miedo, como reparo usarla para indicar el estilo, la meta de toda vocación cristiana, de toda vocación religiosa. Los últimos documentos papales han roto esa timidez invitándonos a quitar el miedo a las palabras: sí, la meta de nuestra vocación es la santidad. Es casi obligatorio decirlo en un día como hay, en el que vuestro fundador, mi hermano en Religión, es reconocido oficialmente en la Iglesia, como testigo de virtudes heroicas, VENERABLE SIERVO DE DIOS, P. FAUSTINO MÍGUEZ.

La nueva evangelización apunta a "la santidad de vida a la que todo evangelizador está llamado, dando testimonio de de una interna vivencia del misterio de Cristo", profundamente sentido y experimentado. Definitivamente toda evangelización se resuelve en testimonio experiencial de Cristo, el Verbo de Dios hecho vida para el hombre (Cfr. 1 Jn. 1,15).

"La nueva evangelización exige coherencia de vida, testimonio compacto de caridad, bajo el signo de la unidad para que el mundo crea" (Cfr. Jn. 17,23).

"Dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá" (LC. 1,45). María, la Madre de Dios, testigo excepcional de la esperanza.

Tan necesitados estamos en la hora presente de testigos de esperanza. La mirada se dirige espontánea a la figura de la Virgen buscando inspiración y ejemplo. Mirar a María, entre vosotras "Hijas de la Divina Pastora" y en este continente salpicado en todos sus rincones por santuarios dedicados a la Virgen que hablan por sí solos de la devoción mariana de estos pueblos latinoamericanos, es familiar y, al mismo tiempo, se impone con fuerza.

Dichosas vosotras si sois capaces de responder con generosidad y disponibilidad, aún en medio de la pobreza y escasez numérica de personas, al reto de la esperanza.

"Lo que ha dicho el Señor se cumplirá" también en vosotras. Seguirá habiendo vida en vuestro Instituto, vuestros Centros y Colegios serán semillero de nuevas generaciones prontas a afrontar el futuro mejor de estos pueblos con renovado empeño cristiano. Vuestros afanes se verán satisfechos por el gozo de la labor bien cumplida y por la dicha de la bienaventuranza que el Padre tiene reservada a sus siervos que saben esperar en sabia y paciente espera.

Jesús Mª Lecea, Sch. P.

Notas