PresenciaLatinoamérica/NUESTRA PRESENCIA EN COLOMBIA.

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

NUESTRA PRESENCIA EN ARGENTINA - URUGUAY
Tema anterior

PresenciaLatinoamérica/NUESTRA PRESENCIA EN COLOMBIA.
Índice

NUESTRA PRESENCIA EN MANAGUA (NICARAGUA) y SAN JOSÉ DE COSTA RICA
Siguiente tema


NUESTRA PRESENCIA EN COLOMBIA.

Introducción

Este trabajo recoge sintéticamente no sólo la realidad de nuestro obrar, sino que, ante todo, quise expresar la vivencia desde el espíritu que nos anima a ser auténticas ante el Carisma en el momento histórico del hombre colombiano.

La Celebración del V Centenario de la Evangelización de América, celebra el sentir de la familia Calasancia, y nos convoca a seguir caminando con profunda esperanza de que Jesús, el Señor, venga y pueda evangelizar aún, tantos rincones de nuestras mentes y corazones que no han sido evangelizados.

1. Breve reseña de los comienzos de nuestro Instituto en el país

"Buscar almas y encaminarlas a Dios por todos los medios que estén al alcance de la caridad". Es así que nuestras hermanas procedentes de la República de Argentina llegaron a Bogotá capital Colombiana, el 31 de diciembre de 1969.

La M. Elena Boán Linares, siendo en el momento Vicaria General de América Latina; M. Martina Martínez como Superiora de la Comunidad y tres junioras: Inés Martincic Jurjevic, Mirta Falomir Alvelo, Elma Gatti López.

Se instalaron en un barrio llamado "La Pepita", zona de prostitución; la casa había sido de alquiler, encontrándose en muy malas condiciones. Los dos primeros años, las hermanas estuvieron estudiando en el colegio de las Franciscanas de María Auxiliadora y en la Javeriana. Colaboraban en Catequesis Parroquial, Nuestra Señora de la Merced de los PP. Vicentinos y visitaban los barrios de la periferia.

En el 1972, M. Inés Martincic y Mirta Falomir trabajaban en el Colegio Cooperativo Calasancio, quedando a una distancia de 40 kilómetros.

El mismo año 1972 llegaron las MM. Pascualina Vives y Josefina Villena en reemplazo de dos junioras que se retiraban del Instituto y M. Martina es destinada a Chile. Llega M. Lucía Seisdedos como Superiora de la Comunidad. Las hermanas continúan trabajando en dos colegios del barrio y en el Cooperativo Calasancio.

En 1974 las hermanas deciden trasladarse a vivir al barrio Rionegro, donde está el colegio y ya en 1975 se ven perspectivas de trabajo para todas las hermanas.

2. Destacar las personas más significativas, tanto religiosas como laicos, que impulsaron nuestras obras

"...Por la gratitud obtiene su cooperación activa..." Una de las personas más interesadas en la presencia de las Calasancias en Colombia fue el P. José Díaz Sch.P. Quien acompañó a las hermanas en la compra de la Casa y diligencias de su instalación.

Él ha sido quien trajo al Instituto las tres primeras aspirantes. El Padre Jesús Fernández Sch.P., fue el acompañante espiritual de muchas formandas y profesas.

Los PP. Vicentinos acogieron y apoyaron el trabajo de las hermanas en su Parroquia; las hermanas Franciscanas de María Auxiliadora les dieron cupos para estudios y trabajo en el mismo colegio; las hermanas Esclavas del Sagrado Corazón se mantuvieron cercanas y atentas.

3. Acontecimientos más relevantes acaecidos en el transcurso del tiempo

"Laboriosidad que os ofrecerá ocasión de estar siempre alabando a Dios en todas las cosas".

-Primer Noviciado 1971
-Primeras profesiones Colombianas 1973
-Primer Juniorado 1974
-Fundación de Cúcuta 1975
-Traslado a la casa de Rionegro 1975 (Comunidad de Bogotá)
-Creación de la Vicaría en Colombia 1977. Vicaria M. Inmaculada López.
-Inclusión de la casa de Managua a la Delegación 1978.
-Creación de la Delegación General 1979
-Fundación en la ciudad de Bucaramanga 1982
-Traslado del Noviciado a Bucaramanga 1982
-Compra de la casa Noviciado en Bogotá 1985
-Traslado del Noviciado a la casa de Bogotá 1986
-Fundación de Ecuador. Misión indígena 1989
-Separación de las casas de Nicaragua y Ecuador 1990 y anexión de las mismas a las provincias de Galicia y Centro respectivamente.
-Erección del Vicariato, diciembre 1992.

4. Nuestra misión educativo-pastoral y repercusión de la misma

"Misión de mayor interés y de la importancia más decisiva así para la dignidad y dicha del individuo y de la familia como de la misma sociedad entera".

El trabajo educativo-pastoral en Colombia se ha venido realizando sin obras propias. Desde un comienzo se ha trabajado con el Gobierno en escuela pública y gratuita con nombramiento escalafonado de mucha competencia política en el logro de vacantes para nombramientos en propiedad, en la actualidad la mayoría de nombramientos que tienen las hermanas son en propiedad.

Por esta forma de misión se dan encuentros inter-congregacionales que ofrecen una visión amplia de la realidad educativa, a nivel nacional y de Latinoamérica, donde el Instituto hace parte de ello por la integración con el movimiento FE Y ALEGRÍA.

Nuestros centros educativos están ubicados en barrios populares donde la formación se imparte en forma integral. La pastoral catequética en todos los centros ha sido acogida y apoyada sin descuidar que, para un futuro, se prevén cambios a nivel pastoral con las innovaciones de la reciente Constitución.

Muy marcado es la participación en la pastoral de las parroquias. Se trabaja tanto en la organización del plan pastoral como en la educación para la fe, catequesis general, sacramental, grupos apostólicos, pastoral de enfermos, etc.

Nuestra misión ha tenido repercusión en una realidad social, la movilidad de los medios usados en la misma, nos ha llevado a formar líderes en los diferentes campos en los centros educativos, profesorado capacitado para la catequesis y testimonios de vida, en las parroquias catequistas, coordinadores de grupos apostólicos y misioneros en las veredas y pueblos.

5. Pastoral vocacional que se ha desarrollado en el país. Vocaciones autóctonas

"No quiero almas pusilánimes, indecisas... si cuesta sacar el buque del puerto, después navegar por sí mismo".

En nuestra realidad del Vicariato se ha utilizado una forma de sistema que fuese siempre aplicable a la idiosincrasia de los ambientes de una sociedad familiar de raíces cristianas pero sin cultivar aún, en todas sus dimensiones para que se den convicciones sólidas, ante la vocación a la santidad específicamente en los consejos evangélicos.

Como medios se han dado: grupos juveniles en cada uno de nuestros Centros, seguimiento a candidatas, trabajo pastoral, visitando veredas y pueblos, utilizando proyectos elaborados según el momento, grupos vocacionales y sobre todo en nuestras comunidades se vive la pastoral de la oración en "PEDID AL DUEÑO DE LA MIES" y agradecidas al Señor que nos ha regalado quince vocaciones autóctonas y con la confianza de que seguirá dando las que necesitemos para extender su Reino.

M. Elisa Pardo

H.D.P.C.

Notas