ProcesoBeatificaciónArtículos/FORTALEZA HEROICA

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

TEMPLANZA HEROICA
Tema anterior

ProcesoBeatificaciónArtículos/FORTALEZA HEROICA
Índice

OBEDIENCIA HEROICA
Siguiente tema


FORTALEZA HEROICA

104.La templanza y mansedumbre, yo diría que son el fruto de un árbol, cuyo tronco se llama fortaleza. Una templanza heroica exige forzosamente una fortaleza heroica para vencerse y dominarse. Esta fortaleza es superior a la flaca naturaleza humana y se funda en la gracia divina, que Dios otorga a quien, humilde y confiado, se la pide. Así lo entendió el P. Faustino, y así lo manifiesta expresamente en su meditación del día 21 de su MES DE JUNIO, cuando escribe estas líneas, dirigidas al Sagrado Corazón : “Volved a mi vuestros ojos piadosos y usad conmigo de misericordia porque soy pobre, y fuera de Vos, nadie puede ayudarme. Guardadme, Señor, haced que de una vez os dé la posesión de mi corazón, para corresponder, en cuanto pueda, al infinito poder de vuestro Corazón.”

105.La constancia es un claro índice de fortaleza, como lo es de debilidad la inconstancia. El tesón del P. Faustino en todas sus obras es proverbial. Por eso, su fortaleza de ánimo heroica es evidente y clara. Ya hemos apuntado anteriormente las dificultades con que tropezó en la fundación de su Congregación de PASTORAS CALASANCIAS, las insidias del enemigo, que no perdonó recursos de ninguna clase para impedir el establecimiento de un Instituto que tanta gloria había de dar a Dios y que de tanto provecho había de ser para la salvación de innumerables almas. El P. Faustino, como otro Calasanz, alzó al Cielo su vista, depositó en el Señor su confianza, se encomendó a su amada Madre la Divina Pastora y se mantuvo fuerte hasta obtener el triunfo.

106.En donde más se acredita la fortaleza es en la victoria de sí mismo, sujetando esas rabiosas fierecillas que se llaman pasiones. Y es en lo que el P. Faustino se destaca precisamente. Jamás se le vio descompuesto, dicen unos; ni una sola vez sostuvo con nadie un altercado ni una disputa acalorada, afirman otros. Todos convienen en atestiguar su inalterable mansedumbre. El que tan devoto era del Sagrado Corazón, ¡cuántas veces no repetiría la hermosa jaculatoria de “Jesús manso y humilde de Corazón, haced mi corazón semejante al vuestro!”

107.Una de las ocasiones en que mejor se pone de manifiesto la fortaleza y constancia de las almas grandes, es en las nuevas fundaciones de Casas Religiosas. Hay en ellas un cúmulo de necesidades tan complejo, y, por ende, son tantos los obstáculos y tantas las contrariedades que la misma Santa Teresa tenía que poner a prueba el temple heroico de su alma. El P. Faustino jamás desfalleció en ellas, pues el temple maravilloso de su espíritu lo fraguaba en el fuego de la caridad y en el agua de su limitada confianza en la Divina Providencia. Para conocerlo a fondo habría que escribir la historia de las fundaciones de los Colegios en que él tomó parte: Sanlúcar, Getafe, Daimiel, Monforte, Monóvar, Orense, etc, etc. En la fundación de Daimiel se propuso llevar adelante la fundación, con la rapidez que las circunstancias apremiantes exigían, y, antes de los seis meses de las primeras conversaciones ya se establecían, en una casa de la calle Méndez Núñez, las cuatro primeras PASTORA CALASANCIAS : Madre Matilde de Jesús, como Superiora; Sor Teresa y Sor Aurora y la Hermana Josefa. Unas siete visitas tuvo que hacer el P. Faustino para ello, hospedándose siempre en cas del señor Arcipreste, el cual atestigua que jamás decaía un ápice la fortaleza indeficiente del alma recta del P. Faustino.

108.En la misma enfermedad, mantenía este temple de heroica fortaleza. Nos dice el tantas veces citado Arcipreste don Tiburcio Ruiz de la Hermosa, que en una ocasión cayó enfermo en su casa, muy grave y con altísima fiebre. El P. Faustino permaneció pacientísimo, imperturbable. No toma más alimento que agua hervida. Manda que le telegrafíen a la Madre General, para que le traigan el maletín donde tiene sus globulillos. Hace una toma, y dice tranquilo: “Esto ha pasado” Se pone bien y sigue trabajando infatigablemente.

Notas