ProcesoBeatificaciónArtículos/JUSTICIA HEROICA

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

PRUDENCIA HEROICA
Tema anterior

ProcesoBeatificaciónArtículos/JUSTICIA HEROICA
Índice

TEMPLANZA HEROICA
Siguiente tema


JUSTICIA HEROICA

89.El principio eterno de justicia está expresado en dos palabras: cuique suum, a cada uno lo suyo, es decir, a Dios lo que es de Dios y al hombre lo que es del hombre. Cumplirá, pues, el hombre a perfección sus deberes de justicia cuando observe de igual modo sus deberes para con Dios, para consigo mismo y para con sus semejantes. Y esto es cabalmente lo que el P. Faustino se propuso desde niño y llevó a feliz término en el transcurso de su larga vida.

90.Había profundizado en la meditación de su propia nada y en la miseria del hombre, que no tiene de sí mismo más que el pecado, y por eso sintió vivísimamente esa justicia fundamental de los Santos, que les hacia despreciarse a sí mismos y apreciar a Dios y entregarse a su santo servicio en holocausto. Y que el Padre Faustino abrigaba estos sentimientos nos lo expresa en la meditación del vigesimoprimero día de su MES DE JUNIO, cuando deja hablar al alma con Jesús, diciendo: “Dios mío, soy toda vuestra, y cual nuevo Isaac, subo al monte del sacrificio a prosternarme ante vuestro trono de gracia y de misericordia cargada con la leña de mis culpas… Haced que yo, completamente encerrada en mi nada, no me canse de considerar vuestro amor.”

91.Reconociendo que todo bien viene de Dios, le daba gracias continuamente, considerando que las cruces y trabajos de la vida son también beneficios que Dios nos hace, en cuanto pueden contribuir grandemente a nuestra santificación; le daba gracias también muy sinceras por ello, y repetía con entera conformidad al beneplácito divino : “DEJEMOS OBRAR A DIOS, PARA MEJOR SERA.”

92.Llevado del sentimiento de la más estricta justicia, reconocía la igualdad de derechos de todas las almas ante Dios, la dignidad excelsa de las mismas, creadas todas por Dios a su imagen y semejanza y redimidas por la preciosísima sangre del Redentor, y de ahí nacía aquel respeto que sentía por todos, ricos y pobres, sin acepción de personas, prodigando siempre a todo el mundo, sin distinción de clases, los beneficios de su ciencia y caridad.

93.Respetaba como sagrado el derecho de los demás y no se inmiscuía en lo que no fuera de su jurisdicción. Formalizada ya su Congregación, decía: “El Consejo es el que manda. Yo únicamente puedo hacer alguna insinuación por el celo caritativo, pero nada más.” En cierta ocasión el Arcipreste de Daimiel le indicó que no convenía que nombraran Superiora a cierta Religiosa. Lo insinuó, pero no se tuvo en cuenta su advertencia. Le indica su extrañeza el señor Arcipreste, y él responde con donaire: “A mí me pasa lo que le pasaba a San Francisco, sin ser yo ningún San Francisco, que yo quisiese una cosa y mis Monjas, a veces, hacen otra.” Y se quedó completamente resignado y tranquilo.

94.Este espíritu arraigado de justicia resplandece en un pasaje de su primera serie de Consejos, en que, a pesar del amor inmenso y entrañable que profesaba a sus carísimas Hijas, las PASTORAS CALASANCIAS, les dice: “Si, lo que Dios no permita, apareciese en el Instituto algún miembro gangrenado, aplíquese inmediatamente el cauterio, y si no da resultado, ampútese cuanto antes, para que no inficione el cuerpo que es primero que el miembro.”

95.Quería que en las clases se procediera con toda justicia, lo cual recomienda a sus Monjas de esta manera, en la tercera serie de sus Consejos: “Seáis muy iguales en todas las clases, porque las excepciones siempre dañan mucho y traen disgustos a la maestra. Hacedlo por Dios y veréis qué bien os va. Se necesita, Hijas carísimas, mucha prudencia y gran discreción en los premios y castigos, pues hay que tener muy arraigada la idea de la justicia.”

96.Su espíritu justiciero estaba penetrado al mismo tiempo de discreción y amor. Al proponerle el Párroco de Daimiel que sus Monjas tuvieran una Hora Santa en la tarde de todos los domingos, le contestó el P. Faustino: “Eso lo ha de determinar el Consejo. Por mi parte, opino que las Religiosas, que están atareadísimas y agobiadas de quehacer de toda la semana, necesitan descanso en la tarde de los domingos y que con media horita de Exposición tienen bastante.”

Notas