ProcesoBeatificaciónArtículos/POBREZA HEROICA

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CASTIDAD HEROICA
Tema anterior

ProcesoBeatificaciónArtículos/POBREZA HEROICA
Índice

ENSEÑANZA HEROICA
Siguiente tema


POBREZA HEROICA

120.Dice la Escritura Santa: Si abundaren las riquezas, no queráis pegar a ellas vuestro corazón. Esta máxima divina la llevó siempre esculpida el P. Faustino en el fondo de su alma. Ella le hizo renunciar al patrimonio y herencia de su casa paterna, y, por el voto de Pobreza, hacerse pobre de la Madre de Dios, como nos llamamos y somos los Religiosos de las Escuelas Pías.

121.Ni una sola excepción, ni el más mínimo privilegio disfrutó el P. Faustino que le distinguiese de los demás Religiosos, ni en el comer, ni en el vestir, ni en la habitación. Amaba la práctica de la pobreza y el espíritu de la misma. El, que era tan atento para con los demás, cuando estaba de huésped, y esto era muchas veces por su misión de Fundador, se contentaba con cualquier cosa. Como era tan humilde, todo era demasiado para él.

122.Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos, dijo Jesús, y el P. Faustino, consecuente con esta confianza del Divino Maestro, procuró que su espíritu viviera siempre desligado de todo afecto y apego a los bienes materiales y al dinero, de los que sólo usó para gloria de Dios, por medio de la práctica de la caridad cristiana. Cuando Roma le autorizó, con toda sabiduría y acierto, el que pudiera disponer, para obras de caridad y socorro y fomento del Pio Instituto de Hijas de la Divina Pastora, de los beneficios de sus específicos famosos, no desmereció ni un ápice la austeridad de su vida ni el despego de las criaturas en que vivía, sino que totalmente, íntegramente, dedicaba todo a los fines apuntados, previamente bendecidos por la autoridad competente.

123.El aprecio que le merecía la pobreza lo expresa elocuentemente en el capítulo XI de las Constituciones de su Instituto, cuando dice: “La Religiosa de la Divina Pastora, como Esposa del que nació en un pesebre y murió desnudo en una cruz, pondrá especial cuidado en amar y conservar firmemente en toda su pureza, como muralla firmísima de la Religión, la venerable pobreza, madre de la preciosa humildad y de las demás virtudes, y gozarse en experimentar algunas veces sus efectos.

Notas