Reglas/CAPÍTULO III. ELECCIÓN DE LA SUPERIORA GENERAL, MODERADORAS Y SUPERIORA PROVINCIAL

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPÍTULO II. ATRIBUCIONES DE LOS CONSEJOS
Tema anterior

Reglas/CAPÍTULO III. ELECCIÓN DE LA SUPERIORA GENERAL, MODERADORAS Y SUPERIORA PROVINCIAL
Índice

BASES DE LA ASOCIACION DE LAS HIJAS DE LA DIVINA PASTORA (1885)
Siguiente tema


CAPÍTULO III. ELECCIÓN DE LA SUPERIORA GENERAL, MODERADORAS Y SUPERIORA PROVINCIAL

LI. Serán electoras las que pertenecen o han pertenecido al Consejo general, las Superioras provinciales y anteriores, las Superioras locales y Maestras de Novicias. Sólo serán elegibles las que lleven diez años de profesas y ocho de enseñanza. La Superiora general y provincial y las Moderadoras generales sólo podrán ser elegidas por sexenio. Podrán ser reelegidas la Superiora general, por una sola vez continuada, por unanimidad o aclamación. Sus Moderadoras, una vez también por mayoría de votos, y otra por unanimidad. La provincial, solo una vez continuada y por mayoría.

LII. Presidirá la elección el Obispo de la Diócesis en que se celebre, por sí o por delegado al efecto. Le seguirán, por orden, la Superiora general, sus Moderadoras y sus antecesoras, las Superioras provinciales y Maestras de Novicias, por antigüedad de sus Provincias y las Superioras locales por la de sus Casas.

LIII. Formarán la Mesa el Presidente antedicho, la Superiora general y la primera Moderadora, ejerciendo de Secretaria la más joven de las electoras. Invocada la asistencia del Espíritu Santo por el Presidente, se procederá a la elección de la Superiora general. Al efecto, cada electora escribirá en cédulas iguales y preparadas de antemano, el nombre y apellido de religión de la que en su conciencia y a su juicio crea más a propósito para Superiora general, pondrá una contraseña para conocer su cédula, doblará ésta y la depositará en una caja que habrá sobre el altar o en sitio visible a todas.

LIV. Terminado lo anterior, la Secretaria recogerá la caja en alto y la llevará a la mesa. El Presidente irá desdoblando las papeletas y leyendo el nombre que contengan, apuntando luego en un papel los votos que tenga cada una, lo mismo que la Secretaria, que al concluir leerá su lista, para ver si concuerda con la del Presidente. Si alguna reuniere más votos de la mitad, será la elegida, y proclamada y confirmada Superiora general por el Presidente. Pero si la mayoría fuese solo de un voto, la elegida tendrá que indicar su cédula, para probar que no se eligió a sí misma.

LV. Si ninguna tuviere mayoría, se repetirá la votación hasta tres veces, y si, ni aun entonces hubiere elección, se nombrarán a pluralidad de votos tres Compromisarias, para que elijan una de las dos que hubiesen obtenido más votos en las anteriores, y esa será la Superiora general. Si dos hubieren obtenido igual número de votos, será preferida la más antigua en profesión, y aun en hábito y edad.

LVI. Del mismo modo se nombrarán la primera, segunda y tercera Moderadoras, y las Superioras provinciales, acudiendo también, si fuere necesario, a las tres elecciones, y aun a las compromisarias, levantando la Secretaria de todo esto un acta que se leerá y firmará por el Presidente y todas las Capitulares, después que todas estas hayan prestado obediencia a la nueva Superiora general.

LVII. Cada Colegio y Provincia costeará los viajes de sus representantes en el Capítulo general, lo mismo que las visitas general o provincial, ordinarias y motivadas, y contribuirá también, proporcionalmente, a su personal y recursos, al sostenimiento del Noviciado provincial o general.

LVIII. Adviértase que estas Reglas, lo mismo que las Constituciones o Reglamento, no obligan bajo pecado, exceptuando lo que toca a la violación substancial de los votos y lo que está prohibido por las leyes natural, divina y eclesiástica; y que dicho Reglamento queda en todo su vigor en cuanto no ha sido modificado por estas Reglas, cuyas deficiencias y dudas se suplirán y resolverán por aquél.

0. S. I. S. R. C.

A. M. P. I.

Notas