Reglas/CAPÍTULO V. PRESCRIPCIONES Y MÁXIMAS

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO IV. PROFESIÓN - RENOVACIÓN DE VOTOS
Tema anterior

Reglas/CAPÍTULO V. PRESCRIPCIONES Y MÁXIMAS
Índice

CAPÍTULO VI. MODESTIA. UNIÓN. SILENCIO
Siguiente tema


CAPÍTULO V. PRESCRIPCIONES Y MÁXIMAS

XXI. Para evitar los males que los enemigos acarrean a las almas, se consagrarán a Dios tan de lleno, que nada pueda distraerías de su amor, persuadiéndose al efecto: 1º, que han acabado con todo lo que no sea Dios, y que todo ha acabado para ellas; 2º, que deben ser, en lo posible, una imagen de Cristo, como Él lo es de su Eterno Padre, y 3º, que al intento se conduzcan en todas sus acciones como lo haría Cristo en su lugar.

XXII. Preferirán a todo la salvación de sus almas, preservándose, con la Divina gracia, de toda culpa grave, y aun venial deliberada, para lo cual: 1º, de mañana, y al principio de cada uno, ofrecerán al Eterno Padre todos sus ejercicios, en unión de los que su Divino Hijo hizo en la tierra; 2º, detestarán las máximas del mundo que brindan holguras, y abrazaron las de Jesucristo, que recomienda la mortificación interior y exterior, con el desprecio de sí mismas y de las cosas del mundo, y 3º, perdonarán y pedirán por cuantos las injurien, sufriendo por Dios todas las tribulaciones, y gozándose en el mismo de verse participantes de su cruz en prenda de su gloria.

XXIII. Serán humildísima en toda su conducta, emulando la de aquella que se llamó esclava del Señor, que la había escogido para su Madre, y a este propósito: 1º, referirán, a solo Dios, cuanto próspero les suceda, e imputarán a su soberbia lo que adverso y sus pecados; 2º, detestarán toda distinción, y no disculparán, sino mandadas, aun las faltas que se les imputen, y 3º, desearán y agradecerán los desprecios, y se confundirán tanto más en todo, cuanto mejores fueren y más favorecidas del Señor, por lo mucho que las obliga.

XXIV. Sustituirán el amor carnal de sus parientes y amigos, por el espiritual, modelado según la Caridad, y para esto: 1.º, se unirán por completo a Jesucristo, para El sólo vivirán y a Él solo tratarán de agradar en todos sus actos; 2º, se desentenderán de los cuidados terrenos y ocupaciones del siglo, y evitarán toda familiaridad con seglares de ambos sexos, por cercanos que sean y honestos que parezcan, y con nadie contraerán parentesco de Bautismo o Confirmación, y 3º, no hablarán con seglares sin licencia de la Superiora, y ésta sin la de su Correctora y presencia de otra Hermana, por una u otra designada, y no enviarán ni recibirán carta alguna sin presentarla las súbditas a la Superiora, y ésta a su Correctora, excepto las comunicaciones de la regla XIX.

XXV. Ni podrán ser visitadas, sino el último domingo de mes, de tres a cuatro de la tarde, y siempre en presencia de otra Hermana, como en el número tercero de la regla anterior; ni admitir comensales que no sean alumnas internas o Señoras de Piso, y en diferentes departamentos ni gestionarán asuntos, aun pertenecientes al Colegio, si no le perteneciera de oficio, ni permitirán a los extraños entrar en la clausura, ni abrir la puerta exterior desde el anochecer hasta la mañana siguiente, a no mediar grave necesidad.

Notas