Reglas/CAPÍTULO XI. ESTUDIOS GENERALES

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO X MÁXIMAS EN QUE DEBEN IMBUIRSE
Tema anterior

Reglas/CAPÍTULO XI. ESTUDIOS GENERALES
Índice

CAPITULO XII. PROFESIÓN
Siguiente tema


CAPÍTULO XI. ESTUDIOS GENERALES

I. Asegurando el mismo Jesucristo que será llamado grande en el reino de los cielos el que cumpliere la ley santa de Dios y enseñare a otros a cumplirla, siendo éste uno de los objetos de las Hijas de la Divina Pastora, deberán empaparse en todas las virtudes que en su lugar se indican, e instruirse muy a fondo en todos los ramos que su enseñanza abraza, para comunicarlos a sus alumnas con el mayor celo, así de palabra como con el ejemplo.

II. Estos estudios comprenden, por de pronto, los que abraza la enseñanza general y de adorno, según el primer Reglamento de las alumnas internas, sin perjuicio de los que, posteriormente, los Superiores adhiriesen, si así lo creyeren conveniente.

III. Los harán en cursos cuatrimestrales, y por grupos de asignaturas y adornos de labores, manifestando al fin de cada cursillo, en un detenido examen, su suficiencia en cada asignatura y labor.

IV. El número y orden de las asignaturas y labores que ha de comprender cada grupo, lo fijará la Superiora general o provincial y la Maestra de novicias, en atención a las disposiciones de las cursantes y a los conocimientos que ya posean.

V. Al efecto, las mismas Superioras y Maestra procurarán sondear las disposiciones de las cursantes y dedicarlas, según ellas, a los estudios y labores que más se le presten, para que con menos trabajo consigan mayores adelantos.

VI. Si entre todas hubiere alguna o algunas con especiales disposiciones para unos estudios y bastantes para otros, se la dedicará más a éstos, después que haya hecho los más precisos en aquéllos, haciéndolo constar así en la hoja de estudios que debe llevarse de cada una.

VII. Si entre todas hubiese alguna o algunas con especiales disposiciones para todos los estudios y labores, o sólo para algunos en particular, se les darán con el mayor empeño y se les facilitarán todos los medios para que las aprovechen.

VIII. Se llevará un libro en que se anoten con toda claridad y exactitud los estudios y labores que cada religiosa hubiese hecho y probado en riguroso examen en cada asignatura, para no dedicarle nunca a enseñar lo que no hubiese estudiado.

IX. Las cursantes, siempre que puedan, asistirán a las clases y se encargarán de enseñar aquellas asignaturas que hayan probado, tanto para mejor formarse en ellas, como para irse penetrando del espíritu de la Congregación, procurando, desde el primer día, manifestar dignidad y carácter en todo.

X. La que más se aventajara en todos los estudios y labores, acompañándolos con la adquisición de todas las virtudes propias de una buena religiosa, se la dedicará a la enseñanza de las demás, para que enriquezca la Congregación de excelentes profesoras

XI. Si una sola no reuniese todos los conocimientos necesarios para la enseñanza de las otras, se encargarán de ellas las que más sobresalgan en los ramos que aquéllas hayan de estudiar, no obstante la obligación de atender a las otras asignaturas que tengan con las niñas.

XII. Terminados los estudios generales, deberán sufrir un examen de todo, según lo prescribe el artículo de las Reglas para los exámenes del primer Reglamento de las internas, y se calificarán según en el mismo se dice.

Notas