Reglas/CAPÍTULO XV.CASAS-RETIROS

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO XIV. CASAS-ASILOS
Tema anterior

Reglas/CAPÍTULO XV.CASAS-RETIROS
Índice

CAPÍTULO XVI. OFICIOS QUE DEBEN DESEMPEÑAR LAS RELIGIOSAS
Siguiente tema


CAPÍTULO XV.CASAS-RETIROS

I. Son las destinadas a Señoras de Piso que hastiadas del mundo y de sus negocios, sin familia que por ellas se interese y con medios para subsistir, quieren retirarse a ellas definida o indefinidamente.

II. Estas Casas podrán establecerse en poblaciones grandes o chicas, donde se proporcione u ofrezca un edificio a propósito para el número de Señoras que puedan retirarse.

III. La pensión, que deberán pagar por cuatrimestres adelantados, variará con el trato que pidan y las circunstancias en que se encuentren; pero será siempre inferior a lo que gastaría cada una en familia, en iguales circunstancias de asistencia y trato.

IV. La asistencia será siempre la más esmerada en todo para que nunca puedan las Señoras echar de menos los cuidados y más delicadas atenciones de sus familias.

V. La asistencia podrá ser particular o en su misma habitación para todo, o en común; es decir, asistiendo todas las que hayan entrado en las mismas condiciones a la misma mesa; pero se evitará con el mayor cuidado toda diferencia que pueda ocasionar algún disgusto.

VI. A la asistencia personal se añadirá la espiritual, que se les proporcionará por todos los medios posibles, y especialmente cuando se hallen imposibilitadas de salir a las iglesias inmediatas.

VII. Habrá al frente de cada una de estas Casas, una religiosa Directora, de finísimo trato y esmerada educación, que sepa dar a las Señoras lo que les pertenezca, según sus circunstancias y rango.

VIII, Procurará conducirse y hacer que todas las demás se conduzcan de manera que, entrando por lo que dichas Señoras quieran, en lo que no haya ofensa de Dios, salgan siempre con el fin de conducirlas a la práctica de todas las virtudes, haciéndoseles muy amables y respetables por su paciencia, caridad y demás virtudes propias de su estado.

IX. La Señora que tenga muchos recursos, podrá costear a otras que le plazca su permanencia en la misma Casa y en la categoría que tenga por conveniente.

X. Dichas Señoras tendrán horas fijas para sus devociones y comidas, lo mismo que para levantarse y acostarse, a no ser que el estado de su salud no se lo permita.

XI. Sólo podrán recibir visitas y en la sala a propósito, los domingos por la tarde y por espacio de dos horas.

XII. Si la Casa-retiro no tuviese huerta, jardín o parque, que se procurará, en cuanto se pueda, no falte, podrán salir algunas veces de paseo, acompañadas de alguna o algunas religiosas, por lo que pudiera ocurrirles, y a veces hasta en coche, según las condiciones de entrada.

XIII. Si los recursos de la Casa lo permitieren, procurarán tener coche propio, para casos como el antes expresado, y si alguna Señora lo tuviere propio y costease sus gastos, se le deberá consentir igualmente.

Notas