Reglas/CAPITULO VIII. CONDICIONES DE LAS POSTULANTAS

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO VII. MAESTRA DE NOVICIAS
Tema anterior

Reglas/CAPITULO VIII. CONDICIONES DE LAS POSTULANTAS
Índice

CAPITUL0 IX. SU ADMISIÓN
Siguiente tema


CAPITULO VIII. CONDICIONES DE LAS POSTULANTAS

Todas las que pretendan para Hijas de la Divina Pastora:

I. Además de las condiciones que se exigen en las bases para su admisión, deberán reunir: las de salud, buena presencia, facilidad y gracia en la expresión, para que la tengan después en la enseñanza, docilidad de ánimo, flexibilidad en un carácter sostenido, amabilidad en una dignidad constante, sin deformidad o defecto alguno que pueda prevenir a las niñas contra ellas; de prendas, en fin, tan relevantes, que a poco que se cultiven puedan hacerlas perfectas religiosas y excelentes profesoras.

II. Antes de ser admitidas definitivamente, no siendo discípulas muy conocidas y de relevantes y notorias cualidades, habrán de estar en algún Colegio de postulantas lo menos cuatro meses y abonando de antemano cuatro y seis reales por sus alimentos, a fin de conocer sus disposiciones y ver si reúnen las cualidades que en el artículo anterior se exigen.

III. En ese tiempo se las ejercitará mucho en la obediencia, humildad, abnegación y demás virtudes en que es preciso sobresalgan, al mismo tiempo que en los estudios, a trueque de vislumbrar lo que de ellas se pueda prometer la Congregación, que ningún interés debe tener en aumentar un personal que no haya de contribuir a su mayor prestigio.

IV, Si resistiesen las pruebas a que se las haya sometido por esos cuatro meses y merecieron la aprobación de la Comunidad, que las habrá debido observar muy bien, como la más interesada, podrán hacer su solicitud a la Superiora general o provincial, para que las admita como aspirantes a Novicias y las permita vestir ya el traje correspondiente, para cuyo acto pasará a la Casa noviciado.

V. La Superiora general o provincial, procurará pedir y tomar por su parte todos los informes que pueda de las mismas y someterlas o mandarlas someter a otra pruebas imprevistas, según el carácter que en ellas observe y conozca por las mismas cartas que hará le escriban.

VI. Ante todo sondeará en ellas la obediencia y la franqueza, y procurará despedir pronto a las que de estas cualidades carecieren, en la seguridad de que no tendrá de qué arrepentirse y sí la Congregación mucho que agradecerle.

Notas