Reglas/CAPITULO VIII. DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO VII. SILENCIO
Tema anterior

Reglas/CAPITULO VIII. DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO
Índice

CAPITULO IX. ORACIÓN
Siguiente tema


CAPITULO VIII. DISTRIBUCIÓN DEL TIEMPO

Siendo cada instante un capital, que Dios pone en nuestras manos, para adquirir con él una felicidad eterna, las Hijas de la Divina Pastora procurarán aprovecharlos todos, según la voluntad del que sé los concede, y al efecto:

I. Santificarán todos los momentos del día, empleándolos sólo en lo que la voz de la Obediencia les designe, y únicamente por Aquél en cuyo nombre se les manda.

II. Se levantarán a las cinco, al primer sonido de la campana, diciendo todas a coro el Bendito, y hecha la señal de la cruz, y elevando a Dios su primer pensamiento, le atraerán a su corazón mediante una fervorosísima Comunión espiritual, acomodándose con diligencia y modestia los primeros vestidos antes de salir de sus pabellones para lavarse y asearse.

III. Ya arregladas, tomarán agua bendita y se pondrán de rodillas ante su mismo crucifijo para adorar a Dios, darle gracias y ofrecerse a Él con todas las acciones del día, y por último, arreglarán sus camas y acabarán de vestirse.

IV. A las cinco y media pasarán al Oratorio para hacer su oración, hasta las seis, que rezarán seguidas las horas, Vísperas y Completas del Oficio de la Santísima Virgen, hasta las seis y media, que se pondrán a estudiar por una hora, para arreglar después la casa antes de las ocho, en que oirán Misa y comulgarán.

V. De nueve a nueve y media desayunarán y tendrán lectura, y después se prepararán para entrar a las diez en clase hasta las cuatro y media de la tarde, con solos tres cuartos de hora de interrupción para comer y que merienden las niñas.

VI. Desde las cuatro y media hasta las cinco y media tendrán la costura de Comunidad y lectura espiritual, y después estudios para todas, hasta las seis y media, que harán la oración mental hasta las siete, que entrarán en las clases nocturnas. A las ocho y media cenarán y tendrán su recreación, reunidas hasta las nueve y cuarto, que rezarán Maitines y Laudes, harán el examen de conciencia y concluirán con las oraciones, para recogerse a las diez.

VII. Queda a la prudencia de la Superiora modificar lo anterior si así lo exigiere el clima, la estación, las circunstancias de la población u otras, pero sin faltar esencialmente a lo que se prescribe.

Notas