Reglas/CAPITULO XXIV. PRÁCTICAS RELIGIOSAS DE LAS NIÑAS

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

CAPITULO XXIII. EXÁMENES
Tema anterior

Reglas/CAPITULO XXIV. PRÁCTICAS RELIGIOSAS DE LAS NIÑAS
Índice

CAPITULO XXV.EJERCICIOS ESPIRITUALES DE LAS NIÑAS
Siguiente tema


CAPITULO XXIV. PRÁCTICAS RELIGIOSAS DE LAS NIÑAS

I. Cuando las circunstancias lo permitan, todos los días de obligación de oír Misa se reunirán las niñas en su clase, y a una hora que variará con la de las estaciones y localidades y con la proporción que se tenga de oír Misa en una iglesia próxima y capaz si no la tuviese el Colegio.

II. Si hubiere Misa en el Colegio, mientras se reúnen se leerá algún libro piadoso o se explicará algo de doctrina durante un cuarto de hora, luego se rezará el Rosario con la Letanía, en seguida la Misa, después una plática que nunca pasará de media hora.

III. Si tuvieren que ir cerca, se hará lo mismo que en el artículo anterior se indica, y si lejos, se rezará el Rosario, en seguida la plática, y por último, saldrán en fila a oír, misa, y después se separarán a la puerta de la iglesia.

IV. Durante la cuaresma al anochecer, lo menos dos veces por semana. Versará aquélla sobre los misterios del tiempo y la preparación para el cumplimiento pascual.

V. A estas pláticas precederá el Rosario y Letanía, y asistirán tanto las alumnas de las clases diurnas que buenamente puedan, como las de las nocturnas.

VI. Nunca se obligará a asistir a las que vivan muy lejos o en sitios sospechosos por el peligro que correrían al regresar a sus casas.

VII. Si pudieren proporcionarles confesores, todas las alumnas que ya comulgan, confesarán y comulgarán una vez al mes, y las que sólo confiesan, cada dos meses por lo menos.

VIII. Se procurará que las niñas se penetren bien de lo que son los Sacramentos y de las disposiciones con que deben recibirse, y se les enseñará a ponerlas en práctica y a confesar humilde, breve, sencilla e íntegramente.

IX. También se las ensayará mucho en el modo de acercarse a comulgar con la debida modestia, profundo recogimiento y una devoción tal que revele las mejores disposiciones de alma y cuerpo.

X. Igualmente se preparará todos los años a las que tengan edad y se hallen en disposición de hacer su primera Comunión durante el tiempo pascual.

XI. Si los recursos de los Colegios lo permitieren, irán vestidas de blanco, y se procurará darle todo el realce que se pueda, para que más se grabe un acto tan solemne, en la memoria de las niñas, a fin de que lo recuerden siempre con provecho de sus almas.

XII. Se deja a la discreción y prudencia de la Superiora, si en las Casas sucursales ha de haber solamente los ejercicios de los tres primeros artículos anteriores, o también los del cuarto, por tener las religiosas que regresar a deshora al Colegio central.

XIII. Desde los exámenes hasta que se abran otra vez las clases no se reunirán las niñas para oír Misa por la extorsión que harían para los ejercicios a las religiosas.

XIV. Si las de la primera clase asistieren, nunca se llevarán en la misma fila con las gratuitas; cada clase irá en sección separada, ya para mejor vigilarlas y poderlas colocar en las iglesias, ya también para evitar los disgustos que por la fragilidad humana acredita la experiencia.

XV. Se observará el artículo anterior aun cuando haya en las Casas sucursales clases gratuitas y de pago, como podrá ocurrir en ocasiones, para evitar las largas distancias y peligros consiguientes a las niñas de éstas, o con el mismo fin que se ponen las referidas Casas para las de aquéllas.

Notas