SemblanzaEspiritual/Capítulo I: FIN DEL INSTITUTO Y ESPÍRITU DE LA CONGREGACIÓN

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

BREVE BOSQUEJO BIOGRÁFICO DEL SIERVO DE DIOS
Tema anterior

SemblanzaEspiritual/Capítulo I: FIN DEL INSTITUTO Y ESPÍRITU DE LA CONGREGACIÓN
Índice

Capítulo II: MÁXIMAS DE ESPIRITUALIDAD
Siguiente tema


Capítulo I: FIN DEL INSTITUTO Y ESPÍRITU DE LA CONGREGACIÓN

La importancia de los CIMIENTOS y la FINALIDAD de una Obra salta a la vista del más lerdo en relación con la CONSISTENCIA y PERSEVERANCIA de la misma.
Pero frecuentemente, muchos sagaces, con la prudencia meramente humana, se olvidan de la palabra del Señor referente a los que “edifican sobre arena”.
Si queremos que una OBRA o EMPRESA, especialmente si es espiritual, no sucumba al embate de las olas…cuidaremos de los FUNDAMENTOS.
Si deseamos que una INSTITUCIÓN perdure y desafíe a las borrascas y huracanes, cuidemos de la SOLIDEZ de la DOCTRINA, de la PROFUNDIDAD de los PRINCIPIOS, de la LIMPIEZA y PUREZA de los objetivos, y de la HONRADEZ y SERIEDAD de sus FINALIDADES.
El Siervo de Dios comprende, con la prudencia sobrenatural de que estaba dotado, que solamente fundamentando su Instituto en la piedra berroqueña de un OBJETIVO SOBRENATURAL e inspirado por Dios, puede superar con brillantez los avatares del porvenir. Por eso avizora el horizonte, e insiste machaconamente en los PRINCIPIOS FUNDAMENTALES, para asegurar la supervivencia de su obra, y evitar fracasos y tardías lamentaciones.

1. Continuamente pido al Señor que si ese Instituto ha de ser para honra y gloria suya, edificación y salvación de las almas, traiga a su seno miembros dignos que le honren con su vida ejemplar y lo multiplique como las estrellas del cielo; pero si ha de ser algún día piedra de escándalo y ruina de las almas… que lo disipe como el humo en el aire.

(Carta S/c.)

2. Plena libertad para que lo pienses; que es preciso que estén muy bien formadas y enteradas del espíritu de la Corporación; y que es para toda la vida. La que no quiera ser santa a puño cerrado, que se vaya.

(Carta 2-5-89)

3. De corazón le pido todos los días en la Misa que si ahí no ha de reinar alguna vez la paz, la unión, la más exacta observancia, disipe eso como el humo en el aire; y siempre se lo he pedido, ahora más todavía, prefiero veros desaparecer por la persecución, que honra, a veros llevar una vida lánguida en la virtud, para destruiros vosotras mismas.

(Carta 3-6-90)

4. Más me disgusta una sola falta entre vosotras que todas la persecuciones exteriores; estas tienden a unir y por consiguiente a edificar y aquellas a destruir. Ninguna Corporación se arruinó por la persecución exterior, sino por la inobservancia interior. Unión, unión, mucha unión y observancia, y Dios defenderá vuestra causa. Y si Dios defendiere vuestra causa ¿a quién temeréis?

(Carta 1-6-90)

5. Yo así lo he entendido siempre; la que obre de otro modo y desmoralice a la Corporación, su alma, su palma, con su pan se lo coma… Esto es lo que he pedido al Señor todos los días en la misa. “Si no ha de ser para honra y gloria Suya y bien de las almas lo disipe como el humo en el aire.”

(Carta 8-4-9)

6. Basta de paños mojados y de respetos humanos. O sea la Congregación como debe o no sea, es decir, o todas a la calle.

(Carta 8-17-907)

7. Pido también mucho por la Congregación, si ha de ser para honra y gloria suya y bien de las almas, y si no, que la disipe, como el humo en el aire.

(Carta 1-10-910)

8. Si en las circunstancias tan críticas como las presentes, en que las Constituciones están pendientes de aprobación, así se quebrantan, ¿qué hay que esperar para después? Si se han de pisotear (que) no se aprueben. Así lo digo y así lo pido y pediré. “O ser como debe o no ser.”

(Carta 2-22-910)

9. No pongo límite en las que haya de admitirse; solo recomiendo la selección. Que valen más pocas y buenas, que muchas y malas e inútiles. Vocación, vocación, y no vocaciones, vocaciones.

(Carta 6-6-911)

10. A ti te toca averiguar si son aptas para religiosas y para profesas, ¿Cómo has de informar si no, y enteras a la Comunidad? ¿No has de ver si tienen disposición? ¿Por lo visto la que eso dice quiere formar montón de gente inútil? La que desde luego se vea que no sirve, fuera. Así lo mandan la Constituciones.

(Carta 3-4-911)

11. El libro de costumbres debe ser las Constituciones modernas y antiguas, en lo que no se opongan a las primeras; pero, si quieres, haz lo que dices. También conviene un directorio de preces, porque noté que en cada casa obran a su modo.

(Carta 2-24-911)

12. Antes quiero ver lo que han adelantado en la letra y en todo; que ya sabes es el modo de tenerme contento. Que ya saben quiero más a las mejores, más virtuosas y que más procuran disponerse para más trabajar a honra y gloria de Dios y de la Corporación, y en bien de las almas propias y ajenas.

(Carta 9-32-912)

13. Eso me falta ver. Nada digo. Ahí están los principios de Gobierno. Si se escribieron para pisotearlos, pronto seréis pisoteadas y exterminadas. Ni hablar quiero de semejantes monstruos. Horrorizado de ellos, sello mis labios en que Dios te dé acierto y voluntad para llenar como debes y no sentar precedentes de funestas consecuencias.

(Carta 5-17-913)

14. Hace veintinueve años que vengo pidiendo diariamente al Señor “que si ese Instituto no ha de ser siempre para honra y gloria de Dios, bien y salvación de las almas propias y ajenas, la disipe como el humo en el aire, sin dejar siquiera rastro ni memoria”. Y que si mi inutilidad y mal ejemplo es óbice a la consecución de aquél, que disponga también de mí cuanto antes.

(Carta 2-16-914)

15. Sólo Dios sabe lo que me costó ese Instituto, lo que por él sufrí y lo dispuesto que todavía estoy a dar la vida, porque jamás en él se ofenda a Dios por ningún concepto.

(Carta 2-16-914)

16. Pero si no ha de ser como debe, si en él no ha de reinar siempre una abnegación absoluta, una unión perfecta, una paz inalterable; si ha de introducirse en él algún espíritu malévolo, algún carácter subversivo, Algún duende cizañoso; si no han se observar exactamente sus Constituciones cumplirse a la perfección sus Votos, aspirar sus miembros a la virtud y santidad a que están obligados; con todo mi corazón pido al Señor dé al traste con ese Instituto por cualquiera de los infinitos medios que pueda emplear, antes que lo hagan los individuos por su observancia y falta de caridad.

(Carta 2-16-914)

17. Sin duda, se figuran que, a fuer de viejo chocho, miro y no veo, oigo y no entiendo, y porque callo, apruebo; y salva la inmodestia, vi, comprendí, aprobé y callé, mientras no tuve la seguridad de q que estaba en lo cierto, viendo, empero, que sembraría sobre piedras y lo que por mi interior pasaba, resolví poner tierra por medio, para no sucumbir en pocos días a consecuencia de la zapa tan solapadamente dirigida.

(Carta 2-16-914)

18. Enterado; “a cada uno lo suyo y con su pan se lo coman”; ser o no ser. Valen más cinco buenas que cien regulares.

(Carta 10-10-20)

19. En cuanto a las demás procure escoger bien; que no está el bien de la Congregación en que haya muchas, sino en que sean buenas las que haya.

(Carta 7-17-908)

20. Ya sé que hay que enseñar los dientes a las que no están contentas, para que sean como deben o no sean. Valen más pocas y buenas que muchas y regulares, cuanto más si rayan en malas.

(Carta 10-4-917)

21. Si se cumpliesen las Constituciones no estarían tan atrasadas. Cada vez me convenzo más de que las culpables de tanto retraso son las Superioras, que como ignorantes parece que no quieren se “desasnen” las súbditas ni quieren trabajos ni dar ejemplo. Digo lo que siento y palpo, mal que pese a quien da lugar a ello.

(Carta 2-12-19)

22. Como yo viva y pueda, he de procurar algunos exámenes y sacar algunas colosas… las que no estudian ni enseñan bien, no cumplen lo que han profesado. La que no aprende no puede enseñar y la que no enseña bien, falta gravemente, si es por su culpa. Las de coro, todas tienen obligación de estudiar, para enseñar.

(Carta 2-9-19)

23. Sé que hay en ese algo o algos de cizaña. Mucho lo siento y más por lo que traerá consigo. No será porque no se advierta; pero de gusto no hay nada escrito. Decisivo.

(Carta 12-16-907)

24. ¿Quieren que la pelota caiga del tejado? Pues caerá; pese a quien pese; que no es cosa de estar siempre con la mismas. O ser cada una como debe o…

(Carta 12-16-907)

25. Me alegro que den clase práctica y de que aprendan cuanto bueno puedan y convenga. Que aprovechen y puedan enseñar luego a otras mucha, mucha falta haya verdaderas profesoras en todo y en todo lo bueno y útil a la Congregación y a las niñas. Que es mucho lo que otras trabajan y es preciso no quedarse atrás. Virtud, virtud, santidad, santidad y trabajo a honra y gloria de Dios y de su Santísima Madre y bien de las almas.

(Carta 2-23-908)

26. Bien por la religiosas si me son muy buenas y se preparan mucho para cumplir su misión. Olé por M. Así me gusta. Pero sobre todo virtuosa.

(Carta 9-16-909)

27. Recabar y conducir almas al cielo en alas de la caridad, con celo apostólico, abnegación sin límites ni otro móvil que la gloria de Dios y la salvación propia y ajena es el objetivo de las Hijas de la Divina Pastora.

(Reglas Primitivas, Pág.2. Madrid, 1906)

28. Su objetivo y espíritu es buscar almas y encaminarlas a Dios por todos los medios que estén al alcance de la caridad.

(Bases de la Asociación, pág. 45. Madrid, 1906)

Notas