SemblanzaEspiritual/Capítulo XII: CARIDAD Y AMOR DE DIOS

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

Capítulo XI: CUMPLIMIENTO DEL DEBER
Tema anterior

SemblanzaEspiritual/Capítulo XII: CARIDAD Y AMOR DE DIOS
Índice

Capítulo XIII: AMOR AL PRÓJIMO
Siguiente tema


Capítulo XII: CARIDAD Y AMOR DE DIOS

¿Quién puede conocer las profundidades insondables de la Divina Esencia? ‘Quién puede descifrar el enigma de la ASEIDAD, sólo comprensible para el mismo Dios.
Escudriñando en el abismo del SER DIVINO llegamos a la conclusión de que es muy verdadera la definición antológica que nos trasmite San Juan, al decirnos que “DIOS es AGAPE o AMOR”. De ahí que para conocer el mor del PADR nos insta San Pablo a descubrir las insondables riquezas del amor de Cristo. ¿Cómo respondemos nosotros a estas instancias? ¿Comprendemos a través de Cristo la Palabra del Padre?
Las reglas del amor sólo pueden ser conocidas por el amor. Por eso nos dice san Juan (I, 4-8): “Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor”. Y “todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios”. (I, 4-7).
Tenemos que cambiar de mentalidad. Dejar “el corazón de piedra” que llevamos dentro, egoísta, insensible a las divinas instancias, y cambiarlo por un auténtico corazón cristiano, que cumpla su misión, que es AMAR: a Dios, a Cristo, a su Iglesia, y a todos los hijos de Dios, que son nuestros hermanos. “Por lo tanto estas sentencias: “nosotros hemos creído en el amor de Dios”. (Juan 14-16) y “Él nos ha amado primero” deben constituir para todos la clave de nuestra correspondencia: “El que no ama está muerto.”
Consiguientemente no es el corazón de carne el que nos exige Dios, cuando nos dice: “Hijo mío, dame tu corazón”, sino los afectos, los sentimientos, los anhelos, las aspiraciones, que forman el epicentro del alma, la esencia constitutiva del primero de los Mandamientos: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, y con todas tus fuerzas” (Marc. XII, 30).

1. Jesús te dice como a Madre Sacramento Sta. Micaela, Vizcondesa de Jorbalán): “Ámame como Yo te amo y no tengas otro corazón ni otra voluntad que la mía, y de ambos corazones se hará un solo corazón y de ambas voluntades una sola voluntad y esta unión que ahora empieza, seguirá por toda la eternidad”.

(Carta 3-3-89)

2. Dios os colme de todas las gracias que os deseo y os dé en esos días de Stos. Ejercicios tantas luces para conoceros a vosotras mismas y la nada de cuanto perece, que ya no penséis más que en lo que más pronto os puede llevar a Dios en cuyo solo amor está vuestra dicha temporal y eterna.

(Carta 29-3-89)

3. Mirar, hijas mías, que favores obligan y los Santos dicen que uno de los mayores que Dios dispensa a las almas, que quiere especialísimamente para sí, es el proporcionarles esos Ejercicios Espirituales; pues el mismo Dios dice que a esas almas las lleva al retiro de los Ejercicios espirituales para hablarles al corazón. (Carta 29-3-89)

4. Cuidadito con otra comparación tan disparatada como la que pusiste entre Dios y… tienes que besar tres veces el suelo y pedir a Dios perdón de todas veras para que te perdone y te acuerdes; y después tres Padrenuestros… blasfema…

(Carta 11-8-88)

5. Dicen los Santos que corazones abiertos son los que Dios quiere para sí. La gazmoñería es hermana de la hipocresía que Dios detesta. Buenos principios son esos, que correspondan a los fines. (Carta S/f. 89)

6. Vive como un serafín abrasada en amor de Dios. Nada hagas que no sea por El, para El y en su presencia. Estréchale sin cesar contra tu corazón por la Comuniones espirituales y continuos actos de amor suyo.

(Carta S/f. 89)

7. El amor de Dios no consiste en consuelos y ternuras, de lo contrario Jesucristo no amaría al Eterno Padre al confesarse triste hasta la muerte y al clamar: Dios mío ¿por qué me has abandonado? (Carta 4-1-90)

8. ¿Quién os sacó del mundo? El amor. ¿Quién os llevó a ese recinto? El amor. ¿Quién os mantiene ahí? El amor. ¿Quién os ha de conservar? El amor. ¿Quién os ha de prosperar en todo, todo? El amor. Y sólo el amor Divino

(Carta Navidades 1890)

9. Si el (amor) no arde; si no abrasa vuestro pecho; si no os enardece y mueve para todo; si no ha de ser el resorte y motor al mismo tiempo de todas vuestras acciones, pensamientos y palabras…, romped esos hábitos y volveos al mundo, si no queréis haceros doblemente ingratas.

(Carta Navidades de 1890)

10. Mil y mil gracias a Dios y a su Stma. Madre debemos de dar todos; vosotras por los infinitos tesoros de amor y especial predilección que os manifiesta y los demás por la gratísima satisfacción que en eso nos proporciona.

(Carta 1-3-90)

11. Lo que más debes inculcar a las niñas es, que amen muchísimo a Dios y antes consientan en la muerte que en ofenderle. Para mejor conseguirlo, que amen también muchísimo a la Stma. Virgen y vivan de modo que nada le disgusten.

(Carta 3-3-91)

12. Mucho me ha gustado la letra que me parece has modificado mucho y más aún el tener buenos informes de tu aplicación y aprovechamiento y sobre todo de tu conducta que es lo que más quiero y te agradezco. ¿Por qué de qué te servirá el saber mucho, si no sabes salvar esa bellísima alma que Dios te dio y eligió por morada suya? Ahí le tienes y en ella se mira por decirlo así, y te mirará mientras tengas la dicha de no ofenderle.

(Carta S/f. dic. 890)

13. Celebro haya tantas niñas – trabajad mucho con ellas- formad sobre todo su espíritu en el santo temor y amor de Dios y fructificará más vuestro trabajo.

(Carta 2.9.903)

14. En todos los trabajos ten siempre a Dios presente y nada hagas que por Él no sea y para su gloria; así, todo te saldrá bien. Y en este caso atribúyeselo todo; cuando te salga alguna cosa mal, échate la culpa a ti misma; pide a Dios perdón y su gracia para mejor hacer las demás; y así siempre…

(Carta 12-3-910)

15. Está visto que cada una quiere hacer su voluntad. No es nada lo apegaditos que están los corazones. ¡Así lo estuvieran al de Jesús! Tan cierto es que empezó y sigue la lucha entre S. Miguel y el Diablo. De ahí las dos velas para contentar a sólo el último.

(Carta 12-19-910)

16. No se necesita valor para corregir, sino amor de Dios para que no se le ofenda, y del prójimo para que no se le perjudique. Vale más un ruego que muchas correcciones. La que no se rindiese al ruego, despreciará la corrección.

(Carta. S/f. ¿1910?)

17. Esas pláticas deben ser verdaderas súplicas y exhortaciones l bien y una pintura de la negra ingratitud del alma que se olvida de que está consagrada a Dios. “La deshonra de una Esposa infiel al mejor de los Esposos”.

(Carta S/f. ¿1910?)

18. Cuanto más te cueste más mereces. No es el mucho hablar lo que gusta a los seglares… el poco y a tiempo y la modestia… Antes de contestar a cualquier pregunta, Levanta tu corazón al Padre de las luces con un con un vivísimo deseo de acertar.}

(Carta S/f ¿1910?)

19. Las nuevas Profesas que vivan en, con, por, y para su Amado a quien pertenecen en todo, del todo y para todo. A todas y solas las de corazón aman a Jesucristo en todo, bendice el Viejo.

(Carta 2-22-910)

20. “Una sola cosa se debe aprender, Amar; la escuela está en el Cenáculo, El maestro es Jesús y la doctrina su cuerpo y sangre” ¿Es posible Jesús mío que no te ame siempre el que te recibió una vez?”. (Sta. Gema). ¡La que esto decía, así obraba siendo de carne y hueso, como nosotros y subiendo al cielo a los 25 años, sin haber perdido la gracia bautismal! ¡Que se anime a imitarla!

(Carta 2-18-914)

21. En lo poco que he tratado a sor M. noté que puede mucho y que desea aprovecharlo; pero quisiera que lo hiciera y refiriera sólo al que le debe todo y se lo ha de recabar por duplicado. Siempre que tengas ocasión recuérdaselo, no sea que se olvide de lo que más le interesa; Que a veces por una falsa gloria se falsea la memoria. Me place tenga atractivo para con sus discípulas; con tal que respete y haga respetar su hábito o que sea afable con todas y familiar con ninguna.

(Carta 11-18-917)

22. Que el Divino Jesús le abrace tan estrechamente en su onomástico que jamás pueda desasirse de sus brazos. ¡Que le inflame de tal modo en su amor, que no se apague por toda la eternidad!

(Carta 810-917)

23. así pasará la vida cada vez con más peripecias que ¡ojalá! Pudiéramos aprovechar para nuestra santificación. Dios ayuda al que por Él trabaja con la mira de corresponder en cuanto pueda al infinito amor conque por él trabajó.

(Carta 10-11-20)

24. Si un solo vaso de agua, que por Dios de dé, merece el cielo; ¿Qué no merecería tantas acciones diarias hechas sólo por su amor? Pues, sólo las que así hiciéramos serán en descargo de nuestra cuenta ¡las demás en contra.

(Carta. 10-11-20)

25. Que sólo por Dios trabajen la examinadas, y conseguirán lo que aconsejan y más todavía; que es condición de Él, dar el ciento por uno.

(Carta 10-11-20)

26. Sola la fe puede guiarnos en ese vado infinito, mediante el infinito amos que el Redentor tiene a su obra, que rescató a cambio del infinito precio de su preciosa sangre, aproximando así lo infinito en coste de la criatura a lo infinito por esencia del Creador, que así justifica las delicias que encuentra en morar entre las telas del corazón humano.

(Carta 7.16.20)

27. ¡Poder infinito del infinito amor de Dios al hombre que crió a su imagen y semejanza! ¡Motivo también poderoso de un amor sin límites de la criatura para con su criador!

(Carta 7-16-20)

28. Y si amor con amor se paga… ya me entiendes, lo que amadísimo Esposo te pide. Entrégatele, pues, con tu cuerpo y sentidos, corazón y efectos, alma y potencias; desea amarlo siempre en todo y por todo, como Él se ama para que sí lo acepte.

(Carta 7-16-20)

29. El Ropero, o se formó por el amor de Dios o por el de la criaturas; si por el de éstas nada le debe Aquel, Sí por el de Este, No deben aflojar en su obra, si no quieren oír un día: “el ya recibisteis el pago”.

(Carta 3-7-922)

30. ¡Guarte, guarte! Tan reconcentrada en Dios que sólo El viva en ti. No salgas de ese castillo inexpugnable, ni abras puerta, ni ventana que no sea por su amor y para su gloria, y sólo cuando Él lo mande; ni pedir, ni rehusar.

(Carta 3-7-922)

31. La simpatía es un don de Dios: A sólo Él la gloria de cuanto por ella se consiga o por amor de Este y cumplimiento del deber se haga. Dios hizo del mayor perseguidor d su Iglesia el Apóstol más celoso y laborioso, y de Pedro penitente, cabeza de aquella… nunca desprecia al pecador contrito y humillado. Hasta el diablo confesó que Dios puede hacer pan de piedras e hijos de Abraham. Pasó un ladrón de la cruz al paraíso.

(Carta 3-7-922)

32. Tu falta consistió en decir: “Que me querías tanto como a Dios” disparate que no quise dejar sin correctivo para que no vuelvas a decirlo, ni por broma. Te quiero mucho en Dios, pero sólo por Dios y ni la millonésima elevada al infinito que a Dios; y tú debes hacer lo mismo conmigo.

(Carta 11-15-88)

33. Tranquilízate que fue un disparate material, como suele decirse; pero que no se escapa al que sólo os quiere en Dios, y muy santas.

(Carta 11-15-88)

34. Os tengo en lo último del corazón y a cualquier movimiento que hacéis fuera de la senda que a Dios os lleva, siento un malestar que no paró hasta que os veo otra vez en la buena senda.

(Carta 11.15.88)

Notas