SemblanzaEspiritual/Capítulo XVII: OBSERVANCIA DE LAS REGLAS Y CONSTITUCIONES

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

Capítulo XVI: LAS PERSECUCIONES
Tema anterior

SemblanzaEspiritual/Capítulo XVII: OBSERVANCIA DE LAS REGLAS Y CONSTITUCIONES
Índice

Capítulo XVIII: PRINCIPALES DEVOCIONES DEL SIERVO DE DIOS
Siguiente tema


Capítulo XVII: OBSERVANCIA DE LAS REGLAS Y CONSTITUCIONES

Según el sentir común de los maestros espirituales, las REGLAS son la EXPRESION DE LA VOLUNTAD SIGNIFICADA DE DIOS, sobre nosotros. Son el camino, breve y seguro, para alcanzar el corazón del PADRE. Por eso decían los antiguos “ascetas” que “el que vive según la REGLA. Vive según el beneplácito de DIOS”.
De ahí la importancia de la observancia de las REGLAS, por parte de los religiosos, para alcanzar la Perfección.
Para los Santos y FUNDADORES el desviarse de la REGLA, e instaurar el capricho, como norma de conducta, ha sido siempre un camino tortuoso y lleno de peligros. Ellos nunca se dejaban seducir por las vanas apariencias e invitaban insistentemente a la observancia estricta de las CONSTITUCIONES, como el más firme antemural de la VIDA RELIGIOSA y de la prosperidad y expansión del Instituto.
Reléanse las hermosas y clarísimas sentencias del Padre sobre éste asunto, y comprenderemos cuántas calamidades y escándalos se podrían haber evitado, sólo con haber tenido en cuenta sus enseñanzas, válidas para su tiempo y para los días en que vivimos. Uno solo de sus pensamientos y sentencias, vale por muchas exhortaciones y tratados.
Consideremos la verdad y trascendencia de estas palabras de nuestro Venerado P. FAUSTINO: “No es una Religión relajada aquella en que se comete más o menos faltas… sino aquella en que no se corrigen y castigan las inobservancias que se cometen”.

1. No hay que aflojar en los principios de Gobierno. “Que no es relajada la Corporación donde hay faltas, si no en la que no se castigan y corrigen”. Como decía San Alfonso de Ligorio: “¡Ay! de la Superiora portabandera de la inobservancia…! ¡Ay de la que no sea la Regla vida que puedan imitar las súbditas para salvarse!”

(Carta S/c.)

2. Primero Dios la humillará por amor, y después, si no se enmendase, la castigará como Juez. La ley para todas… Madre cariñosa para las que la observan, e inflexible con las que la quebranten.

(Carta S/c.)

3. Dios te dé fuerzas para arraigar la observancia en el Instituto que ha confiado y de que te pedirá un día una cuenta muy estrecha y más de aquellas almas que por una condescendencia mal entendida se perdiesen.

(Carta S/c.)

4. Me alegro de lo que me dices. La fiel observancia la atraerá sobre vosotras la protección y bendición divina y la admiración del pueblo.

(Carta S/c.)

5. Lo que está mandado en las Reglas no necesita de mi aprobación, tiene otra muy superior. Sin embargo apruebo y con muchísimo gusto lo de los Ejercicios.

(Carta S/c.)

6. Sabía lo del viaje y de las 50 pesetas; pero no lo de la entrevista con sus madres. Tomar nota de todo… Anótese en su hoja, que dice mucho. Supo confirmar lo que de ella sospeché. ¿No? No me fío de risas y buena cara, sino de buenas obras. No hay espíritu religioso y así no puede seguirse. O ser como ser debe o no ser, y esto con todas, todas.

(Carta S/c. ¿1907?)

7. Fijarse y observar las Constituciones, que no revela observancia el pedir muchas dispensas a Roma no siendo a favor de relevantes méritos.

(Carta S/c.)

8. No entre a ruego de Martha la piadosa algún fermento de ruina al Instituto.

(Carta S/c.)

9. Siempre a la vista los Principios de Gobierno, válvulas de salvación del Instituto.

(Carta S/c.)

10. En las Reglas está trazado el único camino, que ya te puede llevar a la perfección, que has prometido adquirir. Obsérvalas como lo juraste y eso te bastará.

(Carta S/c.)

11. Comprendo que las <reglas son lo más estrecho que se conoce, pero dice el mismo Jesucristo que también lo es el camino del cielo; yo no me atrevo a cambiar nada en lo esencial y vosotras haréis lo que os parezca.

(Carta S/f. 12-88)

12. No se cifra el Bien de la Corporación en que sean muchas las que la formen, sino en que sean buenas; o ser como se debe o no ser. Y sirva esto de norma para siempre y para todas.

(Carta 14-3-89)

13. Yo no quiero deshacer hoy con la mano izquierda lo que hice ayer con la derecha. Os dije al mandaros las Reglas que modificarais lo que quisieseis. Ahí las tenéis todavía, Haced las modificaciones que queráis, como cosa vuestra, no mía.

(Carta 14-3-89)

14. Sobre lo de las Reglas, yo no he de cumplirlas; he puesto lo que me parecía conveniente. O ser o no ser. O ser purísimas y verdaderas Esposas de Jesús o simples cristianas.

(Carta 19-3-89)

15. Quede sentado de hoy para siempre y como jurisprudencia invariable en esa corporación: que se corte al punto todo miembro gangrenado o que empiece a gangrenarse. “Perezca el uno, antes que la Unidad” dice San Agustín. “El miembro antes que el cuerpo” explica San Bernardo”.

(Carta 2-4-89)

16. Sírvete de gobierno de hoy para siempre, y léelo también a las demás, para que se grave en la memoria y en el corazón de todas y quede por tradición para el futuro y sepan todas las venideras que el primer Director así lo mandó, hoy a ti y después a las que te sucedan, mientras la congregación exista y que grava la conciencia de la que así no obre, y le hace responsable de los perjuicios que a dicha corporación se sigan.

(Carta 2-4-89)

17. Y que no sólo grave la conciencia de la Superiora, sino también la de cualquiera de las demás religiosas que algo sepan u observen y no lo digan a la Superiora; y si esta no cumpliese con lo que acabo de ordenar, no lo manifestasen con la negligencia de la Superiora al Director, para que este provea en los dos extremos.

(Carta 2-4-89)

18. Y añado que si de alguna religiosa se supiera que no cumple lo anteriormente prescrito será considerada, como un miembro también podrido y de las más perjudiciales y tratarse como tal, por el ningún interés con que mira por el bien y honra de su Madre.

(Carta 2-4-89)

19. Por lo ocurrido podrás comprender cuánto conviene apretar las clavijas a las aspirantes. Ten muy presente lo que dice Sta. Teresa “que es muy difícil de conocer la mujer”. De buena deshonra os habéis librado. Dad mil gracias a Dios. Y que ella se lleve a otra parte su ignominia.

(Carta 2-4-89)

20. Te repito que yo no satisfaré ya ninguna pregunta que éste prevista y satisfecha en las Reglas, que deben ser vuestra norma en todo; sino, habéis de estar siempre empezando. Ya es preciso que podáis andar solas.

(Carta 4-4-89)

21. Te prevengo que lo que ponía sobre la conducta que debíais observar con la expulsada se consignará en las Reglas, como norma invariable de gobierno, y que comprenderá a súbditas y Superioras, partiendo del principio de que vale más la vida del cuerpo que la del miembro.

(Carta 4-9-89)

22. Siento tener que hablar así; pero ésta es mi obligación y quiero conste terminantemente que ésta y no otra es mi voluntad: La obligación antes que la devoción. Y quede sentado para siempre.

(Carta 16-4-89)

23. Yo opino así y éste es el espíritu de vuestra Regla; vosotras, sin embargo, haréis lo que os parezca, pero os aseguro que os pasará, si sentaseis ese precedente; y no os dejará el Señor sin castigo, si os sustrajereis por un mes (se refiere al ejercicio de las flores del mes de mayo) nada menos a la obediencia de vuestras Reglas.

(Carta 16-4-89)

24. No sé lo que le pasará a la castigada; bien claro le hablé: ella lo vea; pero que lo vea pronto, antes que vayan las Reglas, que ahora aprietan un poco más y sin remedio. Por de pronto, prohibido que haga de Primera hasta nueva orden, advirtiendo que no admito dispensas, Así ésta escrito y así ha de cumplirse o reventar.

(Carta 2-5-89)

25. Antes que esto suceda y os comunique su mal, que se ponga en polvorosa para hacer su voluntad. Este es el fallo que doy. No lo revoco por nada, si ella no cambia pronto su marcha desatentada.

(Carta 3-10-89)

26. Que vea lo que se hace y que no se deje cegar por su soberbia. Ya me he arrepentido del primer perdón que le concedí ¡que no lo espere ahora! Con un oficio a Sevilla y otro a esa tengo bastante para aligerarla del peso del hábito que tanto le pesa y dejarla en la corriente para que se refresque. A tí a y a las demás moderadoras os mando terminantemente en nombre del Señor, me digáis en el plazo de todo el mes de enero, si ha dado satisfacción y se enmienda.

(Carta 16-1-90)

27. Aquí se las di (las Reglas) a revisar a dos, uno que fue mucho tiempo y otro que aún es Maestro de Novicios y les gustaron muchísimo; añadiendo que si llegáis a cumplirlas como están, os iríais con zapatos y todo al cielo. Dios lo haga y me llevéis con vosotras, si quiera por lo muchísimo que me costáis. Con tal de que me seáis Santas a proporción, lo doy por bien empleado.

(Carta2-6-89)

28. Por buen estómago que tengáis es preciso alimentarse con papilla y mirar más adelante, que eso no sería más que un paso. Dios puede hacer que aun de las piedras salgan Directores que se interesen mucho por vosotras y hagan más sin comparación de lo que yo estoy haciendo e hice, que todo es nada si vosotras fueseis santas.

(Carta 2-6-89)

29. No quiero que en la reseña que ponga el Señor de Romero me nombre a mí para nada; sino que se lo presente como la realización de un ideal de su Rma. El Cardenal Fr Ceferino González, que sugirió y aprobó sus bases y después sus Reglas con un encomio que supera a todo.

(Carta 12-19-89)

30. Viendo hace tiempo en esa Corporación con el más profundo dolor de mi alma la desunión de espíritus y pluralidad de voluntades que dan al traste con las Reglas y Votos y no tardarán en echar por tierra a la Institución….He resuelto enviar con copia de éste y en breve plazo mi renuncia del cargo de Director de esa institución que tantos sacrificios, disgustos y persecuciones me ha causado.

(Carta 12-25-90)

31. Me gusta que se mire por la estricta observancia de las Reglas y lo alabo, si se hace con la prudencia y caridad que endulza aun las advertencias y reconvenciones más amargas; pero repruebo con toda mi alma el celo indiscreto y todas aquellas advertencias que en vez de llevar el convencimiento al lama y afianzar por él la observancia, inquieta los espíritus y acibara la vida religiosa.

(Carta S/f. ¿1889?)

32. Si e mismo Apóstol dice de las Escrituras: “que la letra mata y el espíritu vivifica”. ¿Cuánto mejor podremos decirlo de las Reglas? Espíritu, hijas mías, espíritu; corazón, y recto fin e intensión en todo es lo que me habéis de procurar.

(Carta s/f. ¿1889?)

33. La religiosa que observa escrupulosamente la Regla, no anda sino vuela hacia la perfección sin alas ni plumas (Sta. Teresa).

(Carta S/f. ¿1890?)

34. Piensa que sólo viviste aquel día en que renunciaste tu voluntad y no quebrantaste Regla alguna. (S. Euquerio).

(Carta S/f. ¿1890?)

35. No sé por qué dices que te sorprendió mi penúltima carta. Por algo dice una Regla: O ser como se debe ser o no ser. En lo que de mí penda estoy dispuesto a llevarlo a acabo. No quiero ser cruel con la Madre, por ser piadosa con la hija.

(Carta S/f. 1889-90)

36. Ya que ni en cabeza propia has escarmentado, servirá de escarmiento y solemne lección a las que vengan después y quedará sentado para siempre cómo se debe obrar y mirar por el cuerpo, aunque perezca los miembros. ..No son observantes las Comunidades donde hay faltas, sino aquellas donde se castiga como se merecen y las leyes y las Reglas dicen.

(Carta S/f. 1889-90)

37. No me extraña encuentres continuos disgustos. La sobrada indulgencia anterior, trae esas consecuencias que es preciso contar a todo trance. Después de las amonestaciones evangélicas, hay que cortar por lo sano. La que no quiera ser como debe, a la calle, según los principios de Gobierno.

(Carta 3-30-19)

38. Sea quien fuere y cuanto más alta más pronto, por más criminal y por lo mismo más contagiosa. Es mi deber preservar las sanas de la roña de las contagiadas. Valen más cinco buenas, que cien regulares o cinco mil malas.

(Carta 3-30 -19)

39. No sólo hablar claro, sino obrar con energía y cuanto antes; que esa epidemia pervierte los mejores espíritus. A la que no tenga el espíritu que debe, la corrección inmediata; y si no hay enmienda completa, puente de plata quiera o no quiera.

(Carta 3-30-19)

40. Y por de pronto sin voz y voto para nada, nada mientras se pide el pasaporte a Roma para que vuelva legalmente al punto de donde vino y no debió salir.

(Carta 3-30-19)

41. Dios (en) su bondad infinita azota y castiga a los que adopta por hijos: los superiores deben seguir la misma conducta con los inferiores que deseen sean verdaderos hijos de la corporación. Los que eso no soporten serán hijastros y esclavos de Satanás.

(Carta 3-30-19)

42. Lo de ahí no me extraña, conozco el paño, aunque soy mal sastre. No me extrañará el tener que mal coser algún siete. ¡Dios sobre todo y nos tenga de su mano!

(Carta 6-8-19)

43. Que seáis al efecto muy observantes de vuestras Reglas y trabajéis en las clases sólo por Dios y por el bien temporal y eterno de esas niñas y os confía y así bendecirá vuestros afanes y oirá vuestras súplicas.

(Carta 9-12-903)

44. Yo nada varié de las Reglas ni estaba autorizado para ello, prohibiendo el Prelado que las aprobó toda alteración sin su permiso, que n se me había concedido.

(Carta 4-15-909)

45. Conste de hoy para siempre, por si algo valiere para el acierto en toda elección:

1º.Que sola al antigüedad no debe ser motivo de preferencia; la que eso sólo tenga en si favor que procure únicamente dar buen ejemplo a las demás.
2º.Que tampoco se mire a sólo el título y a la ciencia, la que sólo eso tenga, que enseñe a sus hermanas.
3º.Que ni la virtud sola se crea suficiente al efecto; la que se halle en ese caso que ore por todas y por el bien de la Corporación.
4º.Que se prefiera siempre la virtud, la ciencia, la humildad y la prudencia y una gran desconfianza de sí misma sin la más mínima ambición; esa podrá gobernar a las demás.

(Carta 4-15-906)

46. Ya te indiqué en ésta que no estoy por huéspedes de ninguna clase. Sólo dejan disgustos y siembran el desprestigio. Aunque me jures lo contrario, siempre diré: que done haya huéspedes, no habrá observancia. Y reniego del interés que mina la observancia. Desde ahora y para siempre declaro y tendré por espúrea a la Hija la Divina Pastora que convierta sus colegios en casas de huéspedes.

(Carta 8-2-906)

47. Tú procura no separarte lo más mínimo de la vida común y cumplir las Constituciones lo mejor posible…que Dios dirá e iluminará para deshacer nidos y no crear patrimonios donde no puede haberlos.

(Carta S/f.12-910)

48. La que no sea para el objeto (del Instituto) aunque sea muy buena, hará mejor papel en otra parte que en la Congregación; cada una allí donde Dios la ponga y para lo que sea. Ya el E.S. dice que no se aumenta la alegría con aumentar el personal. Las que son para menos, suelen ser después las más pretenciosas y descontentadizas.

(Carta S/f.12-910)

49. Sé que, a pesar de concluir de hacer tu visita, no ha terminado el desprecio que se hace de lo que manda las Reglas sobre las cartas que tanto se van multiplicando. Indicio evidente de inobservancia, que pide inmediato correctivo.

(Carta 2-22-910)

50. Repruebo la conducta de A. y si no se enmienda estoy dispuesto a que le sientes bien la mano y si no basta a que se le expulse. Cúmplanse los Principios de Gobierno, que para eso están escritos y aprobados…

(Carta 12-21-912)

51. De la consabida nada digo. Escritos están los Principios de Gobierno: Por una que se sacrifique… se salvarán muchas. Ley, ley y ley. No ha faltado quien criticase el que no pusiese en práctica con alguna o con algunas (al freír será el reír).

(Carta 6-29-915)

52. ¡Vete con la bendición de Dios! ¡Que tengas feliz viaje! ¡Que Dios os ilumine el camino para hacer lo que sea de su mayor agrado, para su mayor gloria y bien del Instituto! Que no olvidéis el “O ser como se debe o no ser”. Pese a quien pese cueste lo que costare.

(Carta 8-21-916)

53. Ante todo la observancia más exacta que piden las Constituciones y una Corporación naciente que debe distinguirse por su fervor y espíritu. Mal podrá formarlo la superiora que no lo tenga.

(Carta 8-21-916)

54. Últimamente que haya muchas selección en el personal y sea bien probado, para que no haya tanta higueras estériles, ocupando un terreno, que sólo destina el Señor para las fértiles.

(Carta 8-21-916)

55. En casa estado hay una Ley que cumplir y obliga a todos de arriba abajo y de abajo a arriba, por lo cual se nos ha de juzgar y según hubiésemos cumplido, será la suerte de cada una.

(Carta 10-2-20)

56. Las Constituciones bien cumplidas, sobre todo las Preinscripciones Generales y las virtudes fundamentales os llevarán al fin que deseáis, bien rumiadas y practicadas.

(Carta 2-13-908)

57. “O ser como se debe ser o no ser” es la primera REGLA DE GOBIERNO. Así está mandado y así debe cumplirse.

(Carta 1-5-89)

58. Bien está lo que dices en tu última; pero yo prefiero el exacto cumplimiento de las Constituciones.

(Carta3-9-908)

Notas