Diferencia entre revisiones de «SinMasImpulso/A2. SITUACIÓN DE LAS ESCUELAS PÍAS: LA RESTAURACIÓN»

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar
m
m
 
Línea 3: Línea 3:
 
=A2. SITUACIÓN DE LAS ESCUELAS PÍAS: LA RESTAURACIÓN=
 
=A2. SITUACIÓN DE LAS ESCUELAS PÍAS: LA RESTAURACIÓN=
  
En España, unido a los aires de restauración que recorrían Europa, las Escuelas Pías pasaron por grandes dificultades durante los años 1834-1845. El decreto del 22 de abril de 1834 clausuró los noviciados de todas las órdenes religiosas. Por su parte, la ley de 29 julio de 1837 sobre extinción de las instituciones monásticas hizo una excepción con las Escuelas Pías. Dicha excepción significó una pervivencia provincial de algunas casas de la Orden, pero consideradas como establecimientos de instrucción pública y no como comunidades religiosas. De este modo la Orden seguía sin superiores propios y con los noviciados cerrados. Tal situación jurídica, unida al estado social caótico que vivía la nación, dio como resultado un doble empobrecimiento en el número de religiosos y alumnos en los colegios.
+
En España, unido a los aires de restauración que recorrían Europa, las Escuelas Pías pasaron por grandes dificultades durante los años 1834-1845. El decreto del 22 de abril de 1834 clausuró los noviciados de todas las órdenes religiosas. Por su parte, la ley de 29 julio de 1837 sobre extinción de las instituciones monásticas hizo una excepción con las Escuelas Pías<ref group='Notas'>RABAZA, C: Historia de las Escuelas Pías en España, III, pág 258 </ref>. Dicha excepción significó una pervivencia provincial de algunas casas de la Orden, pero consideradas como establecimientos de instrucción pública y no como comunidades religiosas. De este modo la Orden seguía sin superiores propios y con los noviciados cerrados. Tal situación jurídica, unida al estado social caótico que vivía la nación, dio como resultado un doble empobrecimiento en el número de religiosos y alumnos en los colegios<ref group='Notas'>AC 27, 438-439 (Cueva, D.): “El P. Jacinto Feliú en Zaragoza y su plan de estudios para los juniores escolapios”</ref>.
  
 
Los PP. Cayetano Losada y Basilio Fernández, rectores de los colegios de S. Fernando y S. Antón de Madrid respectivamente, hicieron grandes esfuerzos hasta conseguir la ley que restableciese las Escuelas Pías a orden religiosa. El 23 de noviembre de 1844 presentaron a las Cortes la petición de admisión de novicios y de gobierno propio en cuanto a su vida religiosa, mientras que a nivel educativo se seguirían las disposiciones del Gobierno.
 
Los PP. Cayetano Losada y Basilio Fernández, rectores de los colegios de S. Fernando y S. Antón de Madrid respectivamente, hicieron grandes esfuerzos hasta conseguir la ley que restableciese las Escuelas Pías a orden religiosa. El 23 de noviembre de 1844 presentaron a las Cortes la petición de admisión de novicios y de gobierno propio en cuanto a su vida religiosa, mientras que a nivel educativo se seguirían las disposiciones del Gobierno.
Línea 9: Línea 9:
 
En este ambiente situamos a nuestro santo. Faustino Míguez llegará al colegio de San Fernando en el popular barrio de Lavapiés en Madrid en 1850. Ingresa en las Escuelas Pías cuando éstas se encuentran en una situación de restablecimiento como Orden.
 
En este ambiente situamos a nuestro santo. Faustino Míguez llegará al colegio de San Fernando en el popular barrio de Lavapiés en Madrid en 1850. Ingresa en las Escuelas Pías cuando éstas se encuentran en una situación de restablecimiento como Orden.
  
Cuando el viajero llama a sus puertas gobiernan la Provincia el P. Julián Alejandre, el colegio el P. Inocente Palacios, y el noviciado el P. Pedro Álvarez. Tres extraordinarios escolapios, enamorados de su vocación y modelos los tres en Piedad y Letras. Tres hombres providenciales para infundir nueva savia a las comunidades y a la misma Provincia .
+
Cuando el viajero llama a sus puertas gobiernan la Provincia el P. Julián Alejandre, el colegio el P. Inocente Palacios, y el noviciado el P. Pedro Álvarez. Tres extraordinarios escolapios, enamorados de su vocación y modelos los tres en Piedad y Letras. Tres hombres providenciales para infundir nueva savia a las comunidades y a la misma Provincia <ref group='Notas'>CUEVA, DIONISIO: Aproximación a la espiritualidad del P. Faustino, Analecta Calasanctiana 1999, ICCE</ref>.
  
 
=Notas=
 
=Notas=
  
 
{{listaref|grupo='Notas'}}
 
{{listaref|grupo='Notas'}}

Última revisión de 07:30 31 may 2019

A1. PINCELADAS DEL CONTEXTO CULTURAL Y ECLESIÁSTICO.
Tema anterior

SinMasImpulso/A2. SITUACIÓN DE LAS ESCUELAS PÍAS: LA RESTAURACIÓN
Índice

A3. EN LA ESCUELA DE LA VIDA: PINCELADAS BIOGRÁFICAS
Siguiente tema


A2. SITUACIÓN DE LAS ESCUELAS PÍAS: LA RESTAURACIÓN

En España, unido a los aires de restauración que recorrían Europa, las Escuelas Pías pasaron por grandes dificultades durante los años 1834-1845. El decreto del 22 de abril de 1834 clausuró los noviciados de todas las órdenes religiosas. Por su parte, la ley de 29 julio de 1837 sobre extinción de las instituciones monásticas hizo una excepción con las Escuelas Pías[Notas 1]. Dicha excepción significó una pervivencia provincial de algunas casas de la Orden, pero consideradas como establecimientos de instrucción pública y no como comunidades religiosas. De este modo la Orden seguía sin superiores propios y con los noviciados cerrados. Tal situación jurídica, unida al estado social caótico que vivía la nación, dio como resultado un doble empobrecimiento en el número de religiosos y alumnos en los colegios[Notas 2].

Los PP. Cayetano Losada y Basilio Fernández, rectores de los colegios de S. Fernando y S. Antón de Madrid respectivamente, hicieron grandes esfuerzos hasta conseguir la ley que restableciese las Escuelas Pías a orden religiosa. El 23 de noviembre de 1844 presentaron a las Cortes la petición de admisión de novicios y de gobierno propio en cuanto a su vida religiosa, mientras que a nivel educativo se seguirían las disposiciones del Gobierno.

En este ambiente situamos a nuestro santo. Faustino Míguez llegará al colegio de San Fernando en el popular barrio de Lavapiés en Madrid en 1850. Ingresa en las Escuelas Pías cuando éstas se encuentran en una situación de restablecimiento como Orden.

Cuando el viajero llama a sus puertas gobiernan la Provincia el P. Julián Alejandre, el colegio el P. Inocente Palacios, y el noviciado el P. Pedro Álvarez. Tres extraordinarios escolapios, enamorados de su vocación y modelos los tres en Piedad y Letras. Tres hombres providenciales para infundir nueva savia a las comunidades y a la misma Provincia [Notas 3].

Notas

  1. RABAZA, C: Historia de las Escuelas Pías en España, III, pág 258
  2. AC 27, 438-439 (Cueva, D.): “El P. Jacinto Feliú en Zaragoza y su plan de estudios para los juniores escolapios”
  3. CUEVA, DIONISIO: Aproximación a la espiritualidad del P. Faustino, Analecta Calasanctiana 1999, ICCE