VidaVenerado/APÉNDICE f) La Escuela Pía, hoy

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

APÉNDICE e) Honor a Calasanz Patrono Universal de la Escuela Popular Cristiana y especialmente del Magisterio Español
Tema anterior

VidaVenerado/APÉNDICE f) La Escuela Pía, hoy
Índice

APÉNDICE g) Bicentenario de la Provincia Escolapia de Castilla
Siguiente tema


f) La Escuela Pía, hoy

Gracias a Dios, al alborear este felicísimo Año Mariano de 1954, la obra de San José de Calasanz goza de un prestigio parecido al que disfrutó en los llamados “tiempos de oro” de su Historia, hacia 1784, en que contaba con 16 florecientes Provincias y con 218 acreditados Colegios, situados entre Roma y San Petersburgo, entre Peralta de la Sal y Campi Salentina, patria espiritual de San Pompilio.

Aquel florecimiento escolapio del siglo XVII fue una consecuencia lógica de la mirada acertadísima del insigne Fundador, que en el siglo XVII, al darse cuenta de que los Pontífices pensaban en la Europa Central, alterada por el Protestantismo, mandó allí religiosos muy escogidos que iniciaron y formaron las beneméritas Provincias de Lituania y de Bohemia, de Austria y de Hungría, de Polonia y de Germania.

En nuestros días, el Sucesor de San Pedro vuelve sus ojos hacia el Occidente... “Es preciso- son palabras de Pío XII- es preciso que vayan a Hispano América muchos misioneros...”[Notas 1]. Y todas las Corporaciones religiosas, al oír la augusta voz del Padre Santo, se aprestaron a obedecer, en la medida de sus fuerzas.

Por eso el Rvdmo. P. Vicente Tomek, General de 109 Escolapios, haciendo un esfuerzo extraordinario, emulando a Calasanz, de quien es legitimo sucesor, “se ha lanzado, en frase de la revista YOKOSUKA, a una empresa de ambición, universal”. Ante todo ha procurado conservar lo que ha sido posible del patrimonio calasancio próximo al famoso «telón de acero”... Con pena ha visto sucumbir hermosos Colegios de Hungría y de Bohemia, de Checoeslovaquia y de Rumania; ha prestado su ayuda a las casas de Austria; ha enviado activísimos y bien preparados misioneros al Imperio del Japón; ha dotado de competentes y titulados Profesores las Casas Centrales de Monte Mario, en Italia, y de Irache y Albelda, en España, ha incrementado el estudio de los jóvenes en diversas Universidades Literarias, y sobre todo en las Pontificias de Roma y de Salamanca.

Y obediente y ganoso de secundar los deseos pontificios, ha plantado la bandera escolapia en México y en Cuba, en Nicaragua y en Santo Domingo, en Brasil y en Venezuela, en Colombia y Argentina, en Chile y hasta en los Estados Unidos. Pasan hoy de 160 las casas y Colegios escolapios, distribuidos en veinte naciones y agrupados en quince Provincias. El número de religiosos se eleva a unos 2.300, muchos de ellos con títulos académicos. Y en cuanto a los alumnos, según la última estadística, se aproximan a los 58.000.

Este glorioso movimiento calasancio- que en España parece brotar espontáneo de la Sangre de los trescientos mártires de nuestra gloriosa Cruzada- se acrecienta con los aplausos que a diario y con toda justicia cosechan en los campos pedagógicos las acreditadas Religiosas Escolapias y las beneméritas Hijas de la Divina Pastora.

Notas

  1. Así comenzó a hablar S. S. a la Comisión superior de Misiones al presentarse el hermosísimo Atlas de América, ideado y publicado por dicho benemérito Consejo