VidaVenerado/INTRODUCCIÓN

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

Dedicatoria
Tema anterior

VidaVenerado/INTRODUCCIÓN
Índice

PRIMERA PARTE. RESUMEN DE LA VIDA DEL PADRE FAUSTINO MÍGUEZ
Siguiente tema


INTRODUCCIÓN

Laudemus viros, et parentes nostros in generatione sua (Eceli, XLIV)

Al finalizar el año de 1919 vivía yo en Madrid, y formaba parte del Profesorado del histórico y Real Seminario de San Antón.

Cierto día, personas muy afectas, acudieron a mí en demanda de una tarjeta de presentación para el ya casi nonagenario y celebérrimo Padre Faustino, de Getafe.

Se trataba de llevar un enfermo a fin de que lo viese “aquel hombre de Dios que tantos milagros hacía”…Me impresionó la frase, y formé el propósito de ir personalmente. Así lo hice.

Terminada la visita, el enfermo, los amigos y yo decíamos con el corazón: vere homo Dei est, verdaderamente se trata de un hombre de Dios!

Subió de punto la veneración que, desde principios de siglo, sentía yo por el Padre Faustino: y cuantas veces tuve después la dicha de visitarle. Siempre oí a mi alrededor la misma alabanza: es un santo, es un sabio, es un hombre de Dios!

Y sucedió lo que era natural…Una tarde de marzo- el día 8 de 1925- triste, tristísima tarde,” con una tranquila y dulce agonía, sin hacer un esfuerzo, sin contraer un músculo del rostro”, con la sonrisa de un ángel, exhaló su último suspiro, murió en la paz del Señor, el que- en la paz del Señor- había vivido 94 años, el M: R. P. Faustino Míguez, el glorioso y venerado Fundador del Pío Instituto Calasancio de Religiosas Hijas de la Divina Pastora.

En el Libro IV de Secretaría (que afortunadamente se conserva en el Archivo del Colegio de Getafe) y en su página 79, se lee lo que sigue: “Marzo de 1925- día 8-. A las dos de la tarde pasó a mejor vida (vita mutatur, non tollitur) el R. P. Faustino Míguez de la Encarnación, a la avanzada edad de 94 años, siendo esta la principal causa de su muerte…Murió tan piadosamente como había vivido”. Aunque lacónico, no necesita comentarios el fúnebre elogio oficial.

La Iglesia Católica, Madre de Santos, en todos los siglos y principalmente en nuestros días, ha dado frutos de santidad, engendrando hijas e hijos que ilustran con el fulgor de sus virtudes heróicas[Notas 1].

La vida del Padre Faustino, pletórica de hechos esclarecidos, debe escribirse cuanto antes… Así decían los que le conocieron, a raíz de su gloriosa muerte. Así han hablado muchos, en los años sucesivos… y sin embargo, esa Vida no se ha escrito aún. Alguna de sus hijas lo ha intentado. Los periódicos dijeron bien poco del ilustre hijo de San José de Calasanz. Se destacaron en la alabanza merecida “El Correo de Andalucía” y la revista gallega “Finisterre”.

La misma Necrológica oficial [Notas 2] es harto breve para tan gran varón, para hombre tan insigne.

Y fue una lástima que el culto y dignísimo P. José Cerdeiriña (que vivió muchos años con el Padre Faustino, que era paisano, y que estaba en el secreto de la mayor parte de sus actos) fue una lástima, repetimos, que no pusiese la corona de una documentada biografía sobre la tumba del esclarecido escolapio.

Hoy, al cabo de más de un cuarto de siglo de su muerte, diversas causas ponen la pluma en mis manos. Confieso que varias veces he intentado declinar el honor, pues la empresa no era cosa fácil…Y si le he dado cima, ha sido soslayando puntos escabrosos, y dándole un carácter sencillamente de vulgarización.

Conocí al Padre Faustino allá en el año de 1899. Cada vez que con él hablaba me parecía más grande, más sabio, más humilde, más escolapio…

Así, pues, a nadie debe extrañar el entusiasmo y la buena voluntad que rezuma esta obrita. Yo sé que el benemérito Fundador de las Hijas de la Divina Pastora, merece mucho más…Feci quod potui…!

Y sea todo para mayor gloria de Dios, et ad maius pietatis incrementum, y para mayor incremento de la piedad.

Notas

  1. Sag. Congregación de Ritos: Dec. de 9-V 952.
  2. Al morir un religioso, en la Escuela Pía se publica un resumen de su vida