YLaRana/5. Entrega Heroica

De Wiki Instituto Calasancio
Saltar a: navegación, buscar

4. Fundador
Tema anterior

YLaRana/5. Entrega Heroica
Índice

6. Con alegría
Siguiente tema


5. Entrega Heroica

I. Introducción – 1888

Llamado por Dios a fundar en la Iglesia una nueva Familia Religiosa, el P. Faustino se entregará a ello esforzadamente, llegando sin duda al heroísmo. Vale la pena que lo vayamos constatando en detalle. Seguiremos esta vez el calendario.

No hay duda que los avatares y problemas de la Congregación los vivió y padeció él como nadie. Son ya conocidos por su biografía y nos limitaremos a indicarlos a su tiempo.

Pero además llevar adelante la fundación le supuso un esfuerzo económico extraordinario, cuyos ingresos –con permiso de los superiores- vendrían de su actividad terapéutica. Actividad que le exigía una abundantísima correspondencia epistolar y una incansable atención a las visitas.

Añádase a esto su precaria salud y la edad cada vez más provecta, a más de los viajes que se le pidieron y tuvo que hacer.

Ponderándolo todo junto y a lo largo de todos los años, uno queda admirado y descubre un temple y una entrega tales, que sin duda alguna nos lo indican y señalan como santo. Sólo un amor extraordinario a Dios y a las almas puede explicar tamaño heroísmo.

Lo contemplaremos asombrados, pero antes vale la pena recordar la justificación de su actividad económica, que ciertamente a sus inicios no pudo prever llegase a ser de tanta envergadura.

El que esto escribe entiende perfectamente lo que pasó. Estando en Roma quiso fundar club recreativo-formativo para niños de la calle. Sabía muy bien que exigiría gastos y pidió al P. General de entonces, si podía destinar a ello los ingresos extraordinarios que le podrían producir actividades esporádicas inusuales, como conferencias, retiros, etc. Obtenida la licencia, oralmente desde luego, y como no estábamos en época de peculio, pedí al ecónomo de la comunidad me abriera una ficha especial y fuera el depositario del dinero. Nunca me faltó nada para el Club y hasta conseguí financiar una excursión a la nieve de todo el día.

Comprendo fácilmente por tanto, que el P. Faustino, empezando su fundación e intuyendo tendría necesidades económicas, pidiera permiso para desviar hacia ella, los posibles beneficios de su actividad terapéutica, entonces de poco volumen.

Así nos lo cuenta él:

“Posteriormente expresé al Rmo. P. Manuel Pérez si le parecía bien que yo empleara en beneficio de la Congregación y en obras de caridad y beneficencia lo que empezaban a producir mis específicos y me respondió textualmente: “En ninguna cosa mejor”. En su vista determiné hacer de aquello tres lotes: uno para Misas por las benditas Ánimas; otro para los gastos de elaboración de otros específicos y el tercero para los referidos fines de caridad y beneficencia”[Notas 1].

Sentado esto pasemos al estudio de lo que puede llegar a dar y sufrir la generosidad de amor de un santo. Iremos notando los diversos aspectos de su entrega, que si bien antes de los 60 años, no acaban de aparecer como extraordinarios, los veremos ir creciendo hasta un auténtico heroísmo. Vayamos poco a poco.

Año 1888

Los éxitos terapéuticos del P. Faustino hacen sombra a los médicos, y éstos no paran hasta conseguir su salida de Sanlúcar: el 30 de agosto recibe obediencia para Getafe. Parece un golpe de muerte para el pequeño rebañito de las Hijas de la Divina Pastora, todavía todas novicias, privadas de la presencia continua y asistencia formativa de su Fundador.

Nuestro Beato, acusa el golpe, pero verá siempre en ello la mano providente de Dios, que le permite así dar cohesión jurídica y espiritual a la nueva Congregación escribiendo sus Reglas, al mismo tiempo que le certifica que es obra de Dios y no suya.

“Sed muy buenas, santas; que Dios no ha de faltaros. Llevaréis coscorrones, pero será para otro mayor bien. Mayor que el del año pasado y ya veis que si así no hubiera sido, no tendríais Reglas todavía, ni sabe Dios cuándo, dada la mudanza del Sr. Arzobispo. No hay mal que por bien no venga y sólo Dios sabe lo que más conviene”[Notas 2].

“Tú por ahí, yo por este desván hasta que Dios quiera y ¿qué? Así lo dispone… Bien está ¿Hay otra guía que su voluntad? ¡Con que inconsolables…! Así decían de vosotras cuando hará 32 años vine yo a ésta, y fue para vuestro bien. Dios sabe y puede sacar bien del mal. Vale más escondida por obediencia, que en público por devoción”[Notas 3].

El P. Faustino, llega el 30 de septiembre, tiene ya 57 años, y se le encomiendan las clases de Física y Química[Notas 4]. De momento y por cuatro años parece que deja de ocuparse de enfermos y medicinas, hasta que se le vuelve a requerir y la Congregación lo necesita[Notas 5]. Pero se dedica a escribir: libros de texto (de momento una Física terrestre"[Notas 6] y sobre todo las Reglas). Todo eso acompañado de la incesante correspondencia epistolar.

Escribir, que en aquellos tiempos se realizaba a mano y con tinta, es pesado y lento. El Beato tiene que empezar a darse con generosidad:

“Ha estado un día hermosísimo y sólo he podido dar tres vueltas por la huerta. Todo el día escribiendo. ¡Dios sea bendito!"[Notas 7].

“Os mandé los libros certificados… Me arruináis… Estoy aburrido y tonto, más de lo que era que es lo que hay que decir, de tanto escribir"[Notas 8].

“Si tan oscuro he escrito y tan mal me explico… que otro talle”[Notas 9].

Es sólo un pequeño anuncio de lo que vendrá.

2. Hasta la renuncia. 1889-1891

Aposentado ya en Getafe, empiezan unos años fecundos de entrega cada vez mayor. Nos limitaremos a citar algunas realidades que aparecen en las cartas que se han conservado, pequeña muestra de lo que sería en realidad, pero que tiene la ventaja de que sea él mismo quien nos lo cuente.

Año 1889-58 años

“No puedo con tanto; soy de carne y flaca y achacosa y…[Notas 10]

“Cierto que he estado, y aún creo estoy un poco merengue pero todo es nada, para lo que me conviene. Y después de todo, mejor asistido que un Príncipe y que todos los Reyes. Cuarto magnífico, asistencia esmeradísima; visitado de toda la comunidad y aún criados; nada me falta, gracias a Dios, más que virtud. Sólo un día falté a clase: me la templan de antemano con copa o brasero, como aquí se llama. En fin, me acuesto temprano; me levanto tarde; salgo poco del cuarto; estoy hecho un comodín ¡Dios tenga misericordia de mí!”[Notas 11].

“Aquí hace días de primavera y noches de Siberia. A lo anterior se me agregó un catarro, con tos pertinaz que no dejaba dormir y una ronquera que apenas me dejaba hacerme entender. Ayer noche apelé a mis medicinas: tomé unos anises y pasé la mejor noche que he tenido desde que vine y apenas tengo ronquera”[Notas 12].

“He querido darme prisa, para que veáis la idea que se ha formado de vuestra Institución vuestro primer Director, que es viejo y cree os durará poco”[Notas 13].

“¿Querrás creer que hace ocho días no trabajo en las sentencias por absoluta falta de tiempo? Y por sobra de trabajo”[Notas 14].

“Son las cinco y cuarto, aún no he rezado ni dormido. Toda la tarde escribiendo: tan caras me costáis, pipiolas”[Notas 15].

“Todos los días no podré escribir. Tengo muchísimo que hacer y preciso”[Notas 16].

“no puedo andar con muchas bromas, que la máquina no está para ellas”[Notas 17].

“Ayer noche, al salir de las tinieblas (era Jueves Santo) sentí frío, bajé a hacer colación y me bebí tres vasos de agua con el chocolate, que es lo que tomo; salí, paseé un poco, fui al examen y tuve que salirme con la tos convulsiva porque me empieza la calentura… y así estuve toda la noche, como el que dice… Hoy veremos si tengo lo mismo y a la misma hora… y eso que hace días me faltaba”[Notas 18]

“El médico me vio desde el principio y a la primera de cambio me dijo: A Sanlúcar otra vez. Yo le daré un Certificado de que así lo necesita o iré yo en persona, si V. quiere a su Superior… Ni lo uno ni lo otro, gracias: ni pedí salir, ni pediré volver, aunque supiera que me moriría hoy mismo. Este ha sido siempre mi sistema y no lo cambio al último de mi vida. Tengo que morir aquí o en otra parte, lo mismo me da. Ya procurarán enterrarme”[Notas 19].

“Tengo muchísimo que hacer y poco tiempo”[Notas 20].

“Estoy con una fluxión a la boca de muy Señor mío. Dios es bendito”[Notas 21].

“Si el jueves próximo fuera a Madrid, veré si hay los premios que dices, y si los pagas, te los mandaré; si no, no y no; que eres muy mala pagadora y me parece que no vas a destramparte conmigo… “[Notas 22]

“Me gusta poquísimo ir a Madrid, es un sacrificio. Ya no me gusta salir a ninguna parte… Cuando hay necesidad, se barrer y limpiar, etc... Total 44 reales, que me debes, y hasta los muchísimos pasos que me costaron. Que cada vez que voy a Madrid, vengo estropeado, trastorno mi orden y quedo sin cuartos”[Notas 23].

“Diré a los libreros que giren contra ti y ahí les pagarás al contado. Que yo no puedo tanto ni tengo renta alguna. Mientras pude… ahora… y santas Pascuas”[Notas 24].

“Me parece que de ir por ésa no podré hasta primeros de julio y por pocos días (a Sanlúcar)… yo no sé cómo voy a verme para el viaje, si voy; porque cuesta mucho y yo no tengo rente para eso ni gano nada, ¿quieres creer que desde que vine he gastado mucho más que ganado? Yo no quiero empeñarme ni pedir, que me está prohibido ¿Qué hacer pues? Si aun en 3ª piden dinero ¿qué haré? Si tuviese alas iría volando; pero, así las cosas, ayúdame a pensar”[Notas 25].

“Nada, nada más; pero como puedes suponer, esto me hace escribir mucho y no tengo tiempo; Porque lo necesito para muchas cosas más… El P. Provincial me dijo (habla del viaje a Sanlúcar) que después de los exámenes, bien; pero que le enviara para entonces una carta recordatoria. Este P. Rector se me vino a ofrecer diciendo que en examinando a los niños de Física puedo irme cuando quiera que él me hará la clase del grado. No puede hacer más. Está deferentísimo”[Notas 26].

“¿Qué necesidad tienes de saber el día que salgo? Yo quisiera ir para Corpus (20 de junio) o, a lo más tarde, por S. Juan… como no depende de mí. Dios dirá[Notas 27]”.

“Anuncia los exámenes para el 18, si quieres, y si no para el 21; porque el día de Corpus no puede ser. Dios mediante, cuando llegue a ésa, me bajaré del tren y ahí estaré”[Notas 28].

Los meses de julio y parte de agosto los pasa en Sanlúcar.

“Ya, gracias a Dios, estoy en mis canteras. Al llegar a Sevilla, me esperaba D. Modesto Vinuesa que me llevó en su coche, primero a su casa, donde saludé a su señora, y después al colegio a donde volvió el coche a las 5.30 para llevarme a la estación. Desde poco después de Córdoba tuve bastante frio, llegué a Madrid con los pies helados. Me esperaba D. Julián que me hizo subir a un coche…”[Notas 29]

Llama la atención este frío en pleno agosto.

“Yo ahora estoy muy agobiado; antes del 17 septiembre próximo vencen tres pagarés y no sé cómo voy a salir del atolladero. Por asegurar el cumplimiento de estos contratos agoté todos los recursos y algo más, y, como ahora se vende poco, me veo y me deseo para cumplir con todos. Ya sabéis mi carácter que no me gusta extender más los pies de lo que permite la manta. Si yo hubiera sabido esto, no se hubiera empezado…”[Notas 30].

“Nunca des más de media botella, la primera vez; y no muy cargada. Si después quieren botella doble 1 ½ cuartillo, 20 pesetas, y si no quieren que vayan a otra parte. La media botella 10 pesetas”[Notas 31].

“Yo no quiero estar debiendo… Tu silencio me hace desistir de pedir licencia, que no quiero llevarme un solemne chasco, después de los sacrificios que esto me costaría. Aquí está el P. Provincial y, ni aún se lo indico, aunque nunca mejor, porque veo que no es una cosa formal y que merezca la pena y no quiero ir a ésa para salir después con una pata de gallo. Me conozco un poco y si así me sucediera me volvería en el acto para no volver a ésa. No es un viaje bonito ni apetecible y menos en este tiempo”[Notas 32].

“yo por eso no dejaría de exponerme a las consecuencias del viaje en tiempo tan frío, aunque me sucediese lo que al venir por agosto, que cogí un catarro tal que me tuvo casi afónico más de un mes y hasta echando sangre por la garganta sin poder casi respirar hasta que echaba como un anillo de sangre en costra. Esto amén de una especie de ciática que me puso de lo lindo”[Notas 33].

“Con unos y otros no puedo levantar cabeza”[Notas 34].

Si quisiéramos resumir este año 1889, diríamos que tuvo tres quebrantos serios de salud: el primero en enero-febrero, el segundo en Semana Santa en abril, que le hizo llamar al médico, y el tercero en pleno agosto. El clima frío de Getafe no le prueba, pero generosamente no quiero forzar la obediencia. Por otra parte comienza a faltarle el tiempo y es una preocupación constante sufragar los gastos. Pero… él mismo nos dirá este año: “Dios atribula tanto más a las almas cuanto más las quiere”[Notas 35]. El año siguiente su donación irá “in crescendo”.

Año 1889-59 años

Es un año crucial para el P. Faustino. A más de los factores señalados: salud, sobreabundancia de correspondencia, gastos, etc. este año vendrá marcado en primer lugar por el caso de la M. Antonia García, del que se hará eco continuamente en el epistolario, y sobre todo por la incomprensión de los PP. Provinciales: el cesante que no le da permiso de poder visitar a las Pastoras en Sanlúcar y el nuevo que le escribe carta difamatoria de que ya hablamos en el capítulo 2 “El Fango”. Acabará el año con la amargura de ver que tampoco entre las religiosas reina el espíritu que él desearía. Impresiona que el día de Navidad en vez de felicitar las Pascuas, redacte un oficio solemne anunciando su renuncia. Aunque ante las nuevas promesas aplaza su ejecución, se nota está pasando una profunda crisis. Veamos en sus cartas este año crucial.

“De esta mala hierba no te acuerdes, que, como tal, no peligra hasta la última. Por aquí todos han tenido el trancazo, incluso este viejo, que fue casi el único que no hizo cama. Un gran calenturón que procuré cortar; una gran irritación hasta de estómago que a los tres días de tomar cualquier cosa me lo hacía devolver, como había entrado; una tos molestísima que me reventaba y no dejaba dormir y que desapareció con los caramelos de brea… y nada más hasta otra que será cuando Dios quiera”[Notas 36]

“¿Querrá esa infeliz (M. Antonia) quitarme esas atribuciones que me dio S. Emma. y que ahora tienes tú también según el artículo transitorio sobre el Gobierno de la Corporación? Quiere que se le apliquen los principios de Gobierno por la última causa que cita el Artículo 8º de los mismos. ¡Que vea lo que hace y no se deje cegar de la soberbia! ¡Ya me hace arrepentirme del primer perdón que le concedí! ¡Que no lo espere ahora! Con un Oficio a Sevilla y otra a ésa tengo lo bastante para aligerarla del peso de ese hábito que tanto le pesa y dejarla en la corriente para que se refresque… Dolorosísimo me será, como me lo ha sido el saber la solemne e ignominiosa expulsión de una profesa, en una Comunidad ya antigua y aprobada por Roma, cerca de ésta… Perezca el miembro, no el Cuerpo… Grandísimo será el escándalo, pero que lo lleve sobre su alma”[Notas 37].

“…La Hna. Antonia, que cese en los cargos que tenía y que dé todos los descargos que tenga por haber así obrado, remitiéndolos en carta cerrada… Mando… avisen de cualquier falta notable que en ella observasen… para juzgar con más acierto; que es cuestión de mucha trascendencia para el Cuerpo y para el miembro… las bendice el que pronto sucumbirá a estos disgustos”[Notas 38].

“No me fuerces a ninguna ejercitanta a que me escriba. Déjalo a su voluntad. Ahí tienen al P. Capuchino. A mí no me falta qué hacer”[Notas 39].

“¿Quieres más? No sé cuándo me vais a dejar en paz”[Notas 40].

“Ayer fui lloviendo y con un aire frío y vine acatarrado; eso gané”[Notas 41].

“Estoy ocupadísimo con lo del Sr. Obispo de Jaén”[Notas 42].

“Ya empiezo a vivir, porque empieza a hacer calor”[Notas 43].

“En parte alguna estoy mejor que en el Colegio y en mi cuarto… Escribí al Provincial sobre mi ida a ésa, basándola en mi salud que también se halla un poco torcida. Va por dos meses, si no pasa, que apenas duermo tosiendo toda la noche y echando a veces sangre por la boca, como me sucedió aquí mismo el año 65. Nada me ha contestado ni espero me conteste…”[Notas 44]

“Tan lejos estoy de tener permiso que ni aún se ha dignado contestarme el expirante Provincial que a lo visto quiere concluir como empezó conmigo. Habremos de tener paciencia hasta que descanse en paz, para que le sea la tierra ligera. Temiendo los cordones (por el cólera) voy a Madrid; si me dan permiso saldré mañana 18 en el Exprés para llegar a ésa el 19 a las 12, Dios mediante. Si no, paciencia”[Notas 45]

“Me quedaré por estos barrios, tascando el tomo de las eras que rodean esta población, y nunca peor… Por el tenor de la tuya colijo que me esperaban platos de gusto aún mejor aderezados que los del año pasado. No hay mal que por bien no venga. Según dicen. Ojos que no ven, corazón que… Era lo que me faltaba para enemistarme para siempre con el sueño y por consiguiente, con la vida o cuando menos con una salud regular”[Notas 46].

“Lee la adjunta, ciérrala, si te parece y mándasela si te place y si no, quémala; que más quemado estoy yo de tanta carta”[Notas 47].

“Gracias a Dios llegué bien, a las 5 ½ del 26… Si no recibiste la última que te escribí de Sevilla, manda al P. Rector de Escolapios de id. Varios Reglamentos e Instrucciones de las que ahí te dejé sobrantes para las Aspirantas”[Notas 48].

Si la colocación de esta carta en el Epistolario es acertada, parece que al final pudo hacer el viaje a Sanlúcar:

“No me ha faltado ocupación, por haber tenido que echar una plática a la Comunidad en todos los días de Ejercicios”[Notas 49].

“No tendrás queja de que no te he ido contestando día por día según las efemérides. Si quieres más, a tu abuela que yo me canso”[Notas 50].

“Estoy aburrido de tanto escribir, no puedo más”[Notas 51].

“No puedo más que estoy cansado de escribir”[Notas 52].

“Son las acusaciones que contra mí se lanzan en esta carta, tan graves por lo que en ellas se contiene y tan gravísimas por la persona que a mí las dirige (el Provincial), que creo un deber de conciencia ponerlo en conocimiento de V. Rma., a quien no puedo suponer que le sea indiferente el que uno de sus súbditos, siquiera sea el más indigno, viva con la tranquilidad hija de sus acciones o con la inquietud y desasosiego consiguientes a las calumnias, que contra él se lanzan… una Autoridad de la Corporación se ha dedicado a la tarea, en mi concepto poco envidiable, de recoger del medio del arroyo inculpaciones no disculpables ni aún en mis mayores enemigos, si es que los tengo”[Notas 53].

“Yo he tenido dos (alumnos enfermos de viruela) en mi cuarto, haciendo de médico y de asistente en todo y para todo… Ya puedes suponer si habré pasado buenos ratos de día y de noche. A nadie se los deseo”[Notas 54].

“No te alarmes que nadie se muere hasta que llega su hora. Esta noche pasada dormí bastante bien, relativamente a otras anteriores y eso que cené, como y a la hora de los demás: caprichos estomacales”[Notas 55].

Nos falta la carta en que comunicaría su mal estado de salud, que alarmó a M. Ángeles González.

(Caso de M. Antonia García) ”Por algo dice una Regla: O ser como se debe ser o no ser. En lo que de mi dependa estoy dispuesto a llevarlo a cabo. No quiero ser cruel con la madre por llegar a ser piadosa con la hija… ya que ni en cabeza propia ha escarmentado, servirá de escarmiento y solemne lección a las que vengan después y quedaría sentado para siempre cómo se debe obrar y mirar por el cuerpo aunque perezcan los miembros… no son observantes las Comunidades donde no hay faltas, sino aquellas donde se castigan como se merecen y las Leyes o Reglas dicen. Aún se me sube la sangre a la cabeza… no quiero seguir. Que buenos días me está dando… pero también le esperan buenos”[Notas 56].

“Estoy aburrido de tanta carta y ojalá me mandasen aunque fuese a Filipinas para no tener tanta pejiguera”[Notas 57].

“Es bien triste cosa que haya de estar uno siempre con la pluma en la mano o quedar por grosero… Yo escribiendo todo el día después de mis dos clases”[Notas 58].

“No puede más el Vejestorio que os bendice”[Notas 59].

“Viendo hace tiempo en esa Corporación, con el más profundo dolor de mi alma, la desunión de espíritus y pluralidad de voluntades… He resuelto enviar copia de éste y en breve plazo, mi renuncia del cargo de Director de esa Institución que tantos sacrificios, disgustos y persecuciones me ha causado, al Excmo. Sr. Arzobispo de esa Diócesis, para que le provea en otro que tenga más acierto y sea más afortunado. De paso pido a todas perdón de cuanto les he faltado, que habrá sido mucho, y me hagan el favor de creer que no habrá sido con mala intención, sino siempre con el mejor deseo de su bien y el de la Corporación, e hijo, cuando más, de mis escasísimos alcances y escasas o nulas dotes de gobierno…”[Notas 60].

Nótese la expresión “tantos sacrificios, disgustos y persecuciones me ha causado” fiel reflejo de su entrega generosa y heroica.

“En vista de las nuevas promesas que esa Comunidad me hace… aplazo la ejecución del partido que había tomado, le comuniqué de oficio el 25 pasado y pensaba ejecutar el 2 de enero próximo en que hace seis años fui nombrado Director”[Notas 61].

Año 1891-60 años

En aquellos tiempos un hombre a los 60 años era y se le consideraba un anciano. El P Faustino no fue excepción. Le vemos con una salud cada vez más quebrantada, sintiéndose viejo y próximo a la muerte, y al mismo tiempo incomprendido y herido moralmente por sus superiores. Situación de sufrimiento y purificación que le llevará al sacrificio supremo, la renuncia a dirigir y relacionarse con su obra querida, dejándola en manos de Dios.

“Ahora voy a tomar una copita para calentar el estómago: son las once y media de la mañana”[Notas 62].

“Me han interrumpido muchas veces. No puedo más”[Notas 63].

“No tengo tiempo para más y me han interrumpido muchas veces”[Notas 64].

“Me voy extendiendo demasiado y tengo que echarme una siestecita antes de salir a visitar los tres monumentos que hay en ésta y el del Colegio, y después prepararme para predicar mañana, que por cierto lo hago de muy mala gana, que ya no es eso para un viejo como el que te bendice”[Notas 65].

“Si pudiese; que no me falta que hacer, y esas cosas piden tiempo”[Notas 66].

“… a la verdad no estoy estos días para viajes. Ya llevaba tiempo que no tomaba por la noche más que un poquito de pan mojado en vino, que era lo que podía digerir y me dejaba dormir algo, pero ya se plantó el estómago y dijo, ni eso. Ahora tomo a las seis un poquito de chocolate para tener la digestión hecha antes de acostarme y es tal la incomodidad que me produce en el estómago que me parece tendré que pasar muy pronto con una sola comida y aun esa muy frugal. ¡Dios sea bendito! Más siento la falta de sueño que la comida. Canqueras de los 60 abriles…”[Notas 67]

“Lo mío varía con el tiempo; hay noches que no tengo novedad y duermo bien, como las dos antepasadas; otras como la anterior, nada, sin dolerme cosa alguna. Cosas de los 60 enemigos que no me dejan ni perdono, sin que por eso esté incomodado con ellos, sino conmigo que no los aproveché mejor; pero ya tarde piache”[Notas 68].

“Seguro que no había de concedérseme permiso al efecto y conociéndome un poco, no quise proporcionar al que pudiera darlo el placer de negármelo ni ponerme en el caso de tener tal vez que decirle, que me lo otorgaría, si no fuese para honra y gloria de Dios y bien de las alamas. Esto aparte de que tendría que trabajar más en los dos meses que estuve en ésa que en nueve de curso con mis clases”[Notas 69].

“Aunque no ando muy allá tampoco, es la enfermedad lo que lo impide (el viaje), y eso que ayer noche mismo recibí carta de mis hermanos pidiéndome que vaya a restablecerme… Como tengo que morir y pronto, y tengo ya la sepultura esperando el cuerpo de tierra… Disgustos no faltan, como podrás haber observado por la mía del 4, que no tengo para qué repetirlo. Tampoco yo sé si es el demonio, si quien ha movido la lengua que más en el corazón pudo herirme. Lo que si te aseguro es que ni cien víboras pudieran hacerme tanto daño en todo y para todo, hasta el punto de mirarlo todo con asco… yo, ya no soy nada para vosotras, desde el 9 del pasado mes en que viendo no es la voluntad de mis Superiores que siga al frente de eso, mandé mi renuncia el Sr. Arzobispo por conducto del mismo P. Provincial…”[Notas 70]

Aquel verano, por tanto, no sólo no pude viajar a Sanlúcar, cosa que ni se atreve a pedir, sino que con su amargura y dolor del alma, pero con espíritu heroico de obediencia, entrega a su P. Provincial su renuncia más absoluta, que le mantendrá en sacrificado alejamiento seis largos años. Es consciente de que la Congregación de la Divina Pastora es obra de Dios y no suya, y de que Dios no necesita su acción, sino su sí de obediencia. Ciertamente serán seis años de oración y unión espiritual en generoso silencio.

“Yo no os abandono. Me habéis costado mucho, para que os olvide. Pero es preciso imitar a la caña, cuando pasa el huracán. Si el Sr. Arzobispo nombra otro ya no podré hacer ni deciros, que ninguna casa debe ser gobernada por dos cabezas y, como espero que será uno mucho más capaz que yo, quedaré dando mil gracias al Señor, porque todo ha de ser para su mayor gloria”[Notas 71].

3. Hasta los 80 años-1897-1911

Tras la larga y dolorosa prueba, el año 1897 es repuesto en su cargo de Director y pronto experimenta los consuelos de Dios, que nunca se deja ganar en generosidad. Presentadas en mayo al Arzobispo las Reglas para su aprobación, tiene en julio la alegría de verlas aprobadas, y así dado un gran paso en el afianzamiento de su obra.

Pero sabe bien que le va a volver a exigir mucho, no obstante la edad. No queremos cansar al lector, y por eso apuntaremos sólo un orden puramente cronológico sino también por materias.

He aquí en apretada síntesis los hechos más señalados durante esos años:

1897 – Nuevamente Director. Aprobación diocesana de las Reglas.

1898 – Las Hijas de la Divina Pastora se establecen en Getafe.

1899 – Profesión perpetua de las tres primeras religiosas.

1900 – Gran afluencia de enfermos – Campaña de prensa contra él.

1901 – Continúa la campaña. Intervención del Gobernador y del P. Provincial.

1902 – Compra del Picacho en Sanlúcar.

1904 – Compra de la finca de Getafe.

1905 – Preguntas al P. General sobre la licitud de su actividad económica.

1906 – Publicación impresa de las Reglas.

1907 – Deposición de M. Ángeles González – M. Julia Requena, General – Problema con el Noviciado en Getafe, denuncia al Obispado y cierre. Expulsión de M. Antonia. Año de grandes pruebas y amarguras.
1908 – Muere M. Antonia
1909 – Tramita ante la Santa Sede la aprobación pontificia.
1910 – Aprobación pontificia de la Congregación
1911 – Tramita la aprobación de las Constituciones por el Papa

Veamos ahora lo que nos dice ese anuncio venerable en sus cartas, nuevamente fiel reflejo de su heroica entrega, de su generosidad sin límites.

De los primeros años de este período apenas nos quedan cartas y todas con prescripciones terapéuticas. Da la impresión que durante esos años de alejamiento se ha ido perfeccionando en el estudio del tratamiento de las enfermedades, y repuesto de Director se lanza a una actividad extraordinaria, que le valdrá los años 1900-1901 los ataques y denuncias de médicos y farmacéuticos, y que se ocupase de él la prensa anticlerical. Remito al lector a lo ya publicado sobre todo esto.Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; las referencias sin nombre deben tener contenido

El P. Faustino se siente desbordado:

“Son las ocho de la mañana y van ya tres cartas; juzga como andaré”[Notas 72]

“Por hoy no puedo más, que me sobra quehacer”[Notas 73].

Es precisamente su falta de tiempo lo que provocará la ida de las religiosas a Getafe y la posterior fundación para ayudarle en la elaboración de sus específicos.

Veamos por tanto en primer lugar y en resumen su actividad y preocupación económica, no obstante la edad y la salud como veremos luego.

Economía:

“Sobre esto es muy caro (el viaje) y ya sabes que este año con lo anterior… me habéis dejado sin blanca o, como dicen, me habéis sacudido los bolsillos, de suerte que ni polvo tienen. ¡Y gracias mil al Señor; que, sin molestar a nadie he podido atender a tanto! Casas, Picacho, picachillo, pinar y viña. Mentira parece. Esto sobre lo anterior de ahí y de allí… ¡Loado sea Dios![Notas 74]

Es un buen resumen de los grandes gastos hechos en esos años, sobre todo la compra del Picacho en 1902.

“Para principios de Septiembre próximo podréis contar con 3000 pesetas = tres mil pesetas, que se girarán a Sanlúcar o a ésa…”[Notas 75]

“De lo que tenía dispuesto para Chipiona he cercenado esas mil y cien pesetas. No a mí sino a las de Chipiona se las devolverás… Ya no puedo más. Ahora debía hacer acopio para preparar medicinas y con ésas me dejáis sin medios y en no habiendo qué vender, tampoco habrá que dar. ¡Dichoso Picacho y dichosa la hora en que os acordasteis de comprarlo! ¡Cuánto disgusto y sacrificio! Tenéis pagano para poco; ya veréis después si llueven tortas y tan gordas”[Notas 76].

“Sin duda te figuras que soy algún Creso o dueño de las minas de oro de California <trasval>… Soy un pobre Escolapio y nada más. Todo lo que podía sacar de las medicinas, que hoy no llega a la 5ª parte, por tantos gastos y por el precio que tienen los ingredientes, lo invertí sin fruto con grandísimo trabajo, incalificables disgustos y mayor ingratitud en el dichoso Picacho. Hoy, por hoy sólo te cumpliré lo ofrecido. Dime a cuyo favor giro lo que te prometí y lo mandaré. Si en adelante pudiera hacer algo, lo haré; si no, que Dios provea”[Notas 77].

“Ahí tienes lo prometido. No podrás decir que yo te he faltado a mi palabra. Sólo Dios sabe lo que todo me ha costado. De sólo El espero el premio. A Él sea la gloria y las gracias por haberme conservado la vida hasta ver cumplido mi compromiso”[Notas 78].

“Adjunto cheque del Banco de España a favor de los Sres. Florido Hermanos por valor de treinta mil pesetas que suman próximamente los dos presupuestos nuevos de ésa y de Sanlúcar. ¡Bien podéis decir que me habéis desangrado! No penséis en que os dé un céntimo más. He querido hacer cuanto antes el Depósito, porque no quedéis en descubierto si me sorprendiera pronto la muerte. (Me dejáis arruinado)”[Notas 79].

“Me encuentro en gran apuro por no tener donde hacer depósitos estables para los específicos y rompérseme muchos, que suponen una gran pérdida”[Notas 80].

“Dentro de unos días mandaré D.m., en valores declarados, todo o parte de los mil, a condición de que no me pidan cosa alguna en adelante”[Notas 81].

“Con esta misma fecha remito… un resguardo del Banco de España… por dos mil pesetas. Mil para que se paguen las deudas que aún tienen el Colegio de Chipiona para sus obras y otras mil pesetas para que entren en la Caja Local de ese colegio de Sanlúcar para atender a sus gastos. Añadid a eso dos mil doscientos treinta y una pesetas que mandé a Barcelona y debía o a/c de lo que debía de frascos y juzgad, si así es posible levantar la cabeza. ¡Y esto es menos de lo que aún estoy debiendo! Juzgad por esto cómo estaré, dado mi genio y sistema de pagar al día. Sólo espero el día en que pueda liquidar y decir: ¡Ahí se queda todo! ¡Hice lo que pude y saqué lo que casca ciruelas!”[Notas 82].

“Ahí te mando cuatrocientas pesetas, saldo y algo más de lo que me has pedido para la tapia. La nota que me enviaste era de cinco mil quinientas y siete rs. Y lo que he remitido y remito importan cinco mil seiscientos. Guárdate de pedirme algo más”[Notas 83].

“… Desde el primero del corriente abonaré los 6 rs. diarios de las Misas que se digan en ese Oratorio, como en todos los de la Divina Pastora. Chipiona, Aspe, Getafe. Aquí doy una peseta más para el que la dice, si no, no hay quien lo haga y gracias si así se consigue”[Notas 84].

Aparece aquí clara la destinación de la tercera parte de los beneficios para las almas del Purgatorio.

“Ya no puedo más, para más ahogarme, vendrá ahora una L. contra mí por dos armarios, ya encargados para Chipiona y ese Colegio de Escolapios, un pedido de materiales para mandar y qué sé yo cuántas cosas más; compras de 500 litros de alcohol que necesito por de pronto. A esto añádase lo que se está gastando en ésta para todo y para obras indispensables… “[Notas 85]

Ayer mismo los remití a Sor María en valores declarados para que pague o quite esa ignominia de encima de la Congregación. Ayer mismo mandé a Sor Consuelo a Madrid para que comprara varias cosas y abrigos para todas y más para las enfermas –Le entregué 200 ptas.… -Únase a esto el gasto diario y se verá los sacrificios que se hacen por almas más negras que el demonio por lo ingratas”[Notas 86]

“Adjunto mil quinientas pesetas para que os vayáis arreglando. Hoy no puedo más. Hay muchos gastos. Hoy mismo tuve que pagar mil doscientos cuarenta y dos pesetas de un Bocoy de alcohol y al fin del año anterior dos mi cuatrocientas por dos bocoyes y así con frecuencia por esos y por plantas, frascos y mil zarandajas, además de gastos de esta casa que no es poco, de Misas, farmacéutico, Víctor y qué se yo. No quiero decir con esto que se escasee en nada de lo preciso ni toméis prestada cosa alguna[Notas 87]”.

“No te figuras que no iría por una temporada a cualquier punto donde no me conocieran y pudiese verme libre de tantas pejigueras, que si he de decirte la verdad, lo necesito; pero ahí o a otro punto donde no me dejen un momento libre y no pueda negarse sin que se ofendan… eso no… Precisamente el mes de mayo es el que vienen más forasteros por la baratura de los trenes y lo agradable del tiempo. Es por decir así el mes en que vienen más clientes para todo el año, y sabido es que no se puede cosechar, si no se siembra ¿Lo entiendes ahora?”[Notas 88]. Renuncia completa a sí mismo por el bien de la obra.

“Aún no he pasado a tu Cuenta Corriente lo que figura en la mía: pero te dejo un pagaré firmado en blanco para que a mi muerte lo llenes con la cantidad que arroje mi carpeta o asiento, lo saques de mi cuenta y lo `pases a abonar en la tuya para el Instituto de las Hijas de la Divina Pastora. Esta es mi voluntad y así quiero se haga”[Notas 89].

“No puedo extender los pies más de lo que permita la manta. Tendré que pagar este mes unas 10.000 pesetas. Sólo en frasquería más de 7.000. De alcohol y otras muchas cosas, Dios sabe. Primero, es lo primero… y no pararás. Escribe a Roshild que te dé un Milloncejo, o dos, o tres de duros y entonces…”[Notas 90].

“Anda mal el negocio. Este mes no se cubren los gastos. Hubo que comprar 700 litros de alcohol y pagar la contribución, todo lo cual ha subido a unas 3.000 ptas. Hubo que echar mano del poco remanente de otros meses –Y ahora hay que reimprimir todas las etiquetas por su composición y pagar contribución territorial y asegurado de Incendios. Una quisicosa- Con más 200 Misas al Colegio de esa de PP. Escolapios ¿Qué tal? ¿Y la jamatoria de tres lechuzas - y 250 pts. Del farmacéutico? Y 150 de Víctor, etc. etc. etc. Con que adiós remanente para la tapia de Chipiona…”[Notas 91].

“Lo de la escritura o borrador no es lo mismo que lo otro. En esa pueden instituirse nuevas herederas, según vayan muriendo las primitivas y en lo que se propone, solo la última puede vender la finca a otros, y, si la coge la muerte sin hacerlo, queda la finca para du familia ¿Es lo mismo? ¡Quiá! Hay que ver lo que se hace. Habrá que demorar la escritura, a ver si yo puedo hacer una escapatoria y hacerlo a mi nombre y después de pagar los derechos, etc., tendré yo que hacer otra de cesión a vuestro favor del uso perpetuo de esas fincas con derecho de reversión a mis herederos, caso de faltar vosotras. Así está hecha ésta de Getafe. Sí, hay que pagar el 2 por 100, pero es mejor que dejar las cosas en el aire”[Notas 92].

“Durante esta semana te entregará Dª Francisca… dos mil quinientas pesetas, de las cuales te quedarás con trescientas para doscientas misas rezadas que se celebrarán en esa capilla u Oratorio y que me acusarás recibo en debida forma; las dos mil doscientas restantes pesetas, las entregarás a Sor… para Misas trescientas y las mil novecientas que restan para la tapia que están haciendo. Que no se olvide de mandarme recibo de ambas cantidades. Que hoy no puedo mandar más; que cuando pueda remitiré D.M. lo que falta”[Notas 93].

“luego lo que hay que mandar para gastos sobre lo enviado. Sobre esto los que hay aquí. Grandísimos y necesarios. No sé qué va a ser de mí. Todas queréis, todas pedís y yo solo a dar”[Notas 94].

Tremendo esfuerzo económico, por tanto, al que hay que añadir la compra del terreno de Getafe, y que le supondrá y exigirá un denuedo y entrega constantes sea para recibir visitas, sea para la correspondencia epistolar, sea para la preparación de medicamentos…, el buen anciano no tiene tiempo para pensar en sí mismo y cuidarse o descansar como merecería y necesitaría, en vez de eso todavía se impondrá una serie de viajes, auténticos martirios para él.

Tiempo:

“Pedid mucho con las niñas por dos fines según mi intención. No puedo más”[Notas 95]. (Es toda la carta).

“Estoy agobiado de cartas, actuales y atrasadas”[Notas 96].

“Que yo no tengo tiempo ni gusto para nada”[Notas 97].

“Basta de disgustos; desde ahora no quiero servir de pantalla para nada, ni toméis siquiera mi nombre para cosa alguna. Es más, ni aún quiero me escribáis; ojos que no ven, corazón que no duele. Al menos, no sabiendo nada de lo que entre vosotras pasa, no tendré los malos ratos que dais en pago de tantos sacrificios. Mucho más quisiera decir, si no fuera perder tiempo que no tiene el Mismo”[Notas 98].

“Todo muy clarito que yo no tengo tiempo para nada”[Notas 99].

“Veo tu insistencia en que el Viejo vaya por ésa (Chipiona) y se contesta con otra negativa, porque no puede ser. Tengo mucho de qué ocuparme de suma trascendencia. Procurad trasladaros lo más pronto que podáis, que por mi parte no puedo contribuir a solemnizarlo. Si algún día pudiese, ya lo haré, aunque lo dudo mucho, que ya tengo horror a los viajes. Bastante he viajado, sólo me resta el más largo y del que no volveré[Notas 100]. No obstante hará el viaje.

“Agobiado de cartas, visitas y mil cosas, te mando esta fe de vida y gracia”[Notas 101].

“yo gracias a Dios, estoy en mi concha. Llegué el 11 por la mañana harto, rendido y después agobiado por la mar de cartas que me esperaban. Ya despachadas te pongo estos letrucos”[Notas 102].

“Ya supongo que tendréis mucho que hacer, pero tampoco a mí me falta y mal de muchos… Hay día de tal agobio, que desde las 3 de la madrugada hasta las 10 de la noche no tengo un momento libre con mil quebraderos de cabeza”[Notas 103].

“yo no puedo más. Han pasado cinco días sin poder ir al Pensamiento. Hoy toda la mañana escribiendo”[Notas 104].

“No me dejan ni respirar, me espera una caterva…”[Notas 105].

“No puedo contestar cartas. Estoy aburrido de tantas como me mandan. No tengo un momento de desahogo. Tarde, mañana, a todas horas cartas y consultas ya me espantan y ponen de mal humor”[Notas 106].

“No puedo más y esto con un gran sacrificio. Dios me dé paciencia, que trabajos no me faltan”[Notas 107].

“No te figuras que no iría por una temporada a cualquier punto donde no me conocieran y pudiese verme libre de tantas pejigueras, que si he de decirte la verdad, lo necesito: pero ahí o a otro punto donde no me dejen un momento libre y no pueda negarme sin que se ofendan… eso no…”[Notas 108].

“No puedo contestar más; estoy abrumado de consultas y cartas. Y aquellas urgen y cuestan más”[Notas 109].

“Tan abrumado estoy de cartas, que no te lo puedes imaginar; por eso me veo en la precisión de hacer caso omiso de las que no exigen una contestación perentoria”[Notas 110].

“No sé por qué te quejas. ¿No contesté tu última que era lo que lo podía? ¿O es que te figuras no tengo más que hacer? Estoy tan harto de cartas que ya pasan media legua de la coronilla”[Notas 111].

“Si tú no tienes tiempo, tampoco a mí me sobra; para una carta me interrumpen muchas veces; con esta misma me ha sucedido”[Notas 112].

“Hija, tengo muchas que escribir, si no lo hago, no anda el carro y sabes lo que interesa no se pare, si no ¿Quién sostiene el Noviciado?”[Notas 113].

“Hoy no puedo ni mi cabeza está para eso, ni para esto, ni para nada, más que para echarlo todo a rodar y que se hunda el mundo. Yo no puedo más; creo voy a estallar como un triquitraque”[Notas 114].

“…que hoy me dispensen, que ya no puedo escribir más, por estar ya aburrido de tanta carta y hoy para Francia y Suiza además de otras”[Notas 115].

“A Araceli, que no tengo tiempo para más. Y esto con muchas interrupciones. Sólo Dios sabe lo que a veces me cuesta una carta y cuántos días pasan sin poderla concluir”[Notas 116].

“Tu carta 15/c llegó durante los Ejercicios y ha tenido tiempo para descansar; pro lo hizo con tantas otras que apenas me queda para contestar dos palabras a cada una”[Notas 117].

“Dices que esperas cartas y a mí me sobran. Hay más que hacer y en qué pensar”[Notas 118].

“Hace tres días empecé ésta, que no sé cuándo podré concluirla. Esto no es vivir”[Notas 119].

“Nada puedo. No me dejan. Ignoro si podrá salir hoy lo consabido”[Notas 120].

“No puedo más. Se marchó ayer Víctor (su ayudante). No tengo tiempo para nada. Ya veremos quién viene”[Notas 121].

“Me dicen que las vaya poniendo en Castellano. No tenía qué hacer y por eso viene ahora ese trabajito sobre el Viejo… Si empiezo el trabajo de las Constituciones ya no tendré tiempo para cartas y menos tan largas; por eso concluyo y no esperes otra tan larga ni quizás corta”[Notas 122].

“He recibido la carta de las niñas, que por cierto no pude leer en todo el día por no dejarme un momento libre; así anda siempre este pobre Abuelo”[Notas 123].

“Me han interrumpido y casi no sé lo que he puesto. No puedo más”[Notas 124].

1911. Tiene ya ochenta años. No obstante se pone en camino y está en Sanlúcar desde el 13 de junio. El 26 de julio viaja a Monóvar. Vuelto a Getafe no duda en volver a ponerse en camino el mes de noviembre, del 6 al 9, para preparar la fundación de Daimiel.[Notas 125]

Es admirable. Pero, ¿le acompañaba por lo menos la salud? Veámoslo.

Salud:

Este año no tengo pensado ir allá. El año anterior vine estropeado, ya no es viaje para un viejo carcamal”[Notas 126].

“No puedo más porque ha helado y se me hielan las manos”[Notas 127].

“No anda mi estómago para nada. Una comida regularcita a mediodía y un sopicaldo por la noche y gracias si puedo dormir algo”[Notas 128].

“No he podido antes, porque aún estoy convaleciente y a poco más el domingo pasado por la noche, os quedáis sin el viejo regañón”[Notas 129]. Escribe el miércoles.

“Llevo algunos días que se me hinchan los pies y las piernas y se me va la cabeza. Esta casa se desmorona”[Notas 130].

“Viviré poco, ya se me hinchan los pies y las piernas, la cabeza flaquea… Esto amenaza ruina. ¡Dios sea bendito!”[Notas 131].

“Llevo una temporada en que los pies y las piernas se me hinchan con insistencia, la cabeza flaquea, no parece sino que acabo de desembarcar de un viaje largo, y no es corto el de setenta y cinco años para entrar en la eternidad”[Notas 132].

“Esta noche pasada a las once tuve que tomar medicinas para echar sangre y poder vivir, si no me muero de vergüenza. Ando mal y creo que eso acaba conmigo…”[Notas 133].

“Yo no estoy ya para más trotes. Por no servir ya para nada, ni tengo dientes ni muelas ni humor ni nada. Un carcamal hecho y derecho”[Notas 134].

“Hizo mal tiempo y este Vejete anda delicadillo, sufriendo de continuo y casi sin poder comer, ni hablar. Canqueras de los 77 enemigos que me maltratan ¡Loado sea Dios!”[Notas 135].

“Ahora no me deja la tos de viejo”[Notas 136].

“Lo que puedo asegurarte es que en este mes he perdido más de las 2/3 partes de mis fuerzas. Estoy a líquido. Mascar, nada so pena de ver las estrellas a todas horas. En fin, dos veces niño”[Notas 137].

“Con un dolor de muelas que no deseo a nadie, te pongo estos letrucos”[Notas 138].

“No puedo más. Ahora mismo me voy a sacar una o dos muelas a Madrid. Medio desesperado. No sé siquiera lo que digo ni hago. Esto es horrible”[Notas 139].

“Hoy mismo he estado más de dos horas echando una barbaridad de sangre. Casi no podía escribir de debilidad. No sé en qué parará esto. Lo siento sólo por el trabajo que tengo entre manos; de las correcciones y en italiano, que tengo en los talones”[Notas 140].

“He pasado quince días como Dios sabe, enfermo y trabajando sin un momento de descanso, corrigiendo y modificando algunas cosas según la censura…”[Notas 141].

“No puedo seguir, no me deja la tos”[Notas 142].

“Seré breve por poca salud y menos gusto”[Notas 143].

“Yo también he pasado una crujida a toda a toda prueba y aún colea. ¡Loado sea Dios! Si hubiera ido a ésa o me coge en el camino, como antaño, seguramente me las lío”[Notas 144].

“No extrañes mi demora en contestarte por haber estado de Ejercicios y no muy bueno, que para todos hay y para el Viejo el saco lleno”[Notas 145].

“El viejo dicen que está mejor; el exterior o corteza, así parece; el interior como el de un castaño añoso. ¡Dios sea bendito!”[Notas 146].

“¡Ya ve V.P. mío que hasta la firma ha salido como la guadaña de la muerte! ¡Pobre viejo!”[Notas 147].

“Yo tengo bastante con mis achaques y disgustos”[Notas 148].

“Yo no estoy para nada, un simple cascajo que se va desmoronando… El día (de su santo) casi lo pasé en la cama y la cosa…”[Notas 149].

“Os bendice el Viejo que sigue igual o peor”[Notas 150].

“Soy muy viejo para tales aventuras, ni para viajes estoy ya. Tengo que prepararme para el de ultratumba que está allegar el tren y no está bien preparada la maleta. Con ésta o sin ésta tendré que partir pronto y… después… pocas Nietas se acordarán del Abuelo”[Notas 151].

“El Viejo, como ya te dijo Sor C. está escrita con mucho trabajo –manos y pies, sapos-, El fin, ya lo veréis, que yo, no”[Notas 152].

Aquí nos habla por primera vez del reuma articular en las manos que le convertía el escribir en un auténtico calvario.[Notas 153]

“Yo no pienso estar allí (Daimiel) muchos días. No me atrevo a estar fuera de mi Colegio. Temo me coja una enfermedad fuera. No puedo sujetar el pulso y hago punto”[Notas 154].

“Yo como viejo ni velo ni duermo: Albeitar y tonto”[Notas 155].

No, no le acompañó la salud, como tampoco muchas veces la correspondencia de aquellas por las que tanto trabajaba y sufría. Ya recordamos lo que 1907 fue para él con la deposición de M. Ángeles y el caso de M. Antonia García. Realmente podía exclamar:

“¡Haga también Dios que no sean también inútiles tantos sacrificios como otros que llevo hechos!”[Notas 156].

“¡Pobre viejo! ¡para qué trabajas!”[Notas 157].

“Yo no puedo con tanto disgusto e ingratitud. Estoy harto de almas mal nacidas”[Notas 158].

4. Consumación -1912-1925

Habiéndonos acercado a la figura del P. Faustino, llegamos fascinados a sus últimos años. Con ochenta y tantos años, con noventa y más, ese anciano denodado seguirá dando y dándose sin reservas hasta el último día. No se puede constatar sin emoción. Contemplamos sin duda la “perfección de la caridad”, el amor hasta el heroísmo.

Los principales acontecimientos que les tocó vivir fueron los siguientes:

1912 – Aprobación pontificia temporal de las Constituciones. Tramitación ante la Santa Sede de la cuestión de la administración económica del P. Faustino.

1913 – Capítulo General de las Pastoras

1914 – Obtiene un Cardenal Protector

1915 – Viaje a Galicia, fundación de Monforte

1916 – Decepción en su viaje a Sanlúcar

1918 – Se publica el nuevo Derecho Canónico

1921 – Celebra los 90 años

1922 – Aprobación Pontificia definitiva de las Constituciones

1923 – Muerte de la M. Julia Requena – Caso de la M. María Casaus

1924 – Problemas con el Nuncio – Capítulo General – Deja de celebrar Misa

1925 – Castigo de la Santa Sede a algunas de las religiosas. Muerte

En este período, como es natural, su actividad disminuirá, sobre todo cuando dócil a la Santa Sede procurará desprenderse de todo lo que tenía a su nombre. El anquilosamiento de sus manos le hará también cada vez más difícil escribir. Su salud cada vez se hará más frágil. Pero llama poderosamente la atención su no arredrarse, no obstante lo que en aquel tiempo significaba, ante los viajes. De alguna manera son el símbolo de su entrega sin reservas. Empezaremos, por eso, reseñándolos.

Viajes

1912

“Ya le diré D.m. con anticipación, el día que concurriere a ésa (Daimiel) con la Superiora General para ver lo que convenga hacer, y quedar en el modo de arreglarlo. Después nos iremos, Deo volente, a Monóvar y a Aspe para los exámenes y para dar allí unas profesiones. A la vuelta se quedará en ésa la Superiora General… mientras yo voy a Sanlúcar y Chipiona para los exámenes y dar unas profesiones y hábitos y a mi regreso inaugurar ese Colegio…”[Notas 159]

“No te contesté antes hasta tener licencia de mis Superiores para salir. Ya la tengo. Si no fuera por los ayunos, te diría te pusieses cuanto antes en camino. Mañana, vigilia, miércoles, viernes y sábado próximo, témporas. Para después y volver aquí, sería muy tarde. Estoy porque salgamos, tú de ahí el lunes en el mixto; y yo de aquí el martes en id. Tú llegas a la 1 ¼ tarde a Manzanares y yo a las 3 ½ poco más o menos, y salimos juntos para Daimiel, donde llegaremos, D.m. a las 4 ¾. Eso, si te parece, si no pon telegrama. Si yo no pudiese te lo pondré”[Notas 160]. Escribe el viernes antes de Pentecostés.

“Apenas puesto el parte que supongo habrá recibido ya, me entregaron el adjunto de la Superiora General que me hace suspender el viaje hasta Dios sabe cuándo”[Notas 161].

“Ayer tarde recibió la Superiora de ésta, parte de la General diciendo: ‘El miércoles, Daimiel Mixto o Correo, Avise P.’ En su visita también yo saldré ese día Dm… Ya parece empiezan las contradicciones de toda fundación… ¡Dios sea bendito y todo para su gloria”[Notas 162]. Es el martes.

“Si la salud lo permite y no hubiera algún contratiempo, pensamos salir el 7 por la noche para Monóvar”[Notas 163].

Acaba de regresar de Daimiel y vuelve a viajar, aunque como él mismo confiesa en esta carta tiene “un catarro morrocotudo que no sé cuándo me dejará”.

“Hoy fui a decir una Misa a Regla… Esta tarde, D.m. salgo para Sanlúcar”[Notas 164]. Escribe desde Chipiona.

“Ayer terminé en ésta los exámenes. Mañana daré los hábitos en Sanlúcar. El martes día del Carmen, las profesiones. Aquí, Chipiona, y por la tarde los premios… Después, Dios dirá. Si me voy, si me quedo o qué hago”[Notas 165].

“Después de recorrer más que el Judío errante, le envío esta fe de vida, si vida puede llamarse a la aperreada que llevo. Como nada sé del asunto consabido y se acerca el día de mi regreso a mis cuarteles de invierno, y en mi autorización entraba el plan de hacerlo por ésa (Daimiel) le agradecería me dijese lo que hay de nuevo, para variar o no de itinerario”[Notas 166].

“Mañana D.m. serán los exámenes de Música aquí, pasado mañana volveré a Chipiona, si Dios quiere. Al día siguiente, pienso ir a Jerez, a ver a D. Rafael García que lleva tiempo malo, pienso volver el mismo día”[Notas 167]. Escribe en Sanlúcar.

“No os impacientéis, hijas, que si eso fuese la voluntad de Dios, ya iré a (Getafe) y, si no, paciencia y barajar; que con paciencia se gana el cielo”[Notas 168].

“El 12 actual, saldría yo de aquí, y M. Julia con dos Religiosas de Monóvar y nos encontraríamos en ésa (Daimiel) para que se instalasen y enterasen de lo que lo que debían hacer y luego marcharía yo a Getafe para entrar en Ejercicios el 17 indefectiblemente”[Notas 169].

“Pienso salir el 12. Si nada me dices, seguiré a Getafe; porque a qué ir solo a Daimiel”[Notas 170] Vuelve a Getafe, pero no abandona la fundación de Daimiel y vuelve allí en noviembre.

“Farruca, farruca y farruca: Aquí (Daimiel) estoy porque he llegado, digo llegué 15-5 tarde… El 14 vine a Alcázar… Me volveré a Getafe, D.m. el 18”[Notas 171].

1913

“…cuando llegue a Sanlúcar, para donde saldré esta tarde, D.m. por no dejarme salir a las 11. Quieren coma con estas lechuzas por ser los días de Sor Ana”[Notas 172]. Escribe desde Chipiona.

El 1 de agosto está en Sanlúcar [Notas 173]

“El Sr. Cardenal me delegó para presidir el Capítulo General, si no ya estaría por allá (Daimiel) o por Getafe”[Notas 174] .

En Sanlúcar. Tiene por tanto la alegría de presidir el primer Capítulo General de la Congregación el 28 de agosto, donde “le vieron llorar enternecido”[Notas 175].

El 3 de septiembre marcha para Getafe pasando por Daimiel[Notas 176].

1914

Vuelve a viajar. El 19 de junio se encuentra en Sanlúcar[Notas 177], el 11 de julio en Chipiona[Notas 178], el 25 de julio en Sanlúcar[Notas 179].

“Desde el 7 c. (agosto) me tiene V. en mis cuarteles de invierno, si llegase a él”[Notas 180].

Por cierto que este viaje le dejó mal sabor de boca como escribe el 16 de septiembre en su mensaje “a quien importe”[Notas 181].

“…Salí de ésa el 6 de agosto ppº con un decaimiento de ánimo rayano en arrepentimiento de cuanto por eso había hecho… ¡Con cuántas amarguras pasé aquellos días en turbio y las noches en claro, temiendo fuese yo la causa de aquellas miserias tan impropias de semejantes personas! ¡Cómo así se disfraza la realidad y acrimina a inocentes lo que desde el primer día se presentó a mis ojos! Sin duda se figuran que, a fuer de viejo chocho, miro y no veo, oigo y no entiendo, y porque callo apruebo y salva la inmodestia, vi, comprendí, reprobé y callé mientras no tuve la seguridad de que estaba en lo cierto. Viendo empero que sembraría sobre las piedras y lo que por mi interior pasaba, resolví poner tierra por medio, para no sucumbir en pocos días a consecuencia de la zapa tan solapadamente dirigida. Hace veintinueve años…” (Hemos copiado ya la continuación en el Capítulo 4 “Fundador”).

1915

“Recibí su atta. 19-9º en Monforte[Notas 182]

Para inaugurar la fundación de Monforte se decide a ir allá con la M. General, Julia Requena. Llegó el 22 de octubre, inaugurándose la casa el día 24. A finales de octubre se trasladó a Celanova, visitando su casa natal[Notas 183]. Al que esto escribe le hace ilusión pensar que en esta ocasión el Beato se pudo encontrar con un alumno entonces interno en Celanova y que más tarde sería su padre. Volvió a Getafe a principios de noviembre[Notas 184].

1918

El Padre viajó a Sanlúcar, el 8 de agosto y regresó a Getafe el 10 de septiembre.

“La Niñera, si mal no recuerdo, creo llegó a ésa (Sanlúcar) con el Niño (P. Faustino) el 8 de agosto por la tarde y salió de ahí con el mismo el 10 de septiembre por la mañana, o sea, a las 12, y por lo tanto sólo celebré 30 misas, porque dos las apliqué en Chipiona”[Notas 185]

1920

“En cuanto a ir (a Chipiona), Dios dirá hacia dónde y si con billete de ida sólo o de ida y vuelta”[Notas 186].

“No estoy para viajes: fueron tiempo. Ya ni fu ni fa”[Notas 187].

Como se ve en 1920 estaba dispuesto a emprender otra vez el largo viaje a Chipiona, pero ya no pudo ser; su salud no se lo permitió. Y es que todos esos viajes, que no dudamos en calificar de heroicos, no fueron acompañados por una salud propicia, sino por achaques como es natural cada vez más frecuentes y graves. Veámoslo.

“He estado malucho y tengo mil cosas atrasadas, y mil y mil que vienen diariamente y no me dejan respirar”[Notas 188].

“No recuerdo qué otras cosas me habías preguntado; ¡Son tantas las que me preocupan!... Ahora mismo estoy haciendo un esfuerzo para escribirte con mis calambres y reúma en las manos. ¡Dios sea bendito!”[Notas 189].

Recuérdese que el 28 de mayo se pone en camino.

“Sobre esto, lo que ya traía, un catarro morrocotudo que no sé cuándo me dejará”[Notas 190].

“Así vamos, con dolor de encías que ya traía y por contera, el de vientre que contraje con la leche hervida que me han dado; cosas de Sor Ana, lo mismo que el pescado en el pozo”[Notas 191]. Está en Chipiona.

“No te lo pude hacer antes, porque entre confesiones y consultas no me dejan un momento libre y por mi boca desdentada y unos dolorcitos que ya, ya… ¡Sea todo por Dios!”[Notas 192] En Sanlúcar.

“El V. cada vez más viejo y más enclenque”[Notas 193].

“No puedo más, estoy helado y muy acatarrado”[Notas 194]. Recuérdese que está en Daimiel.

“Dices que estoy contento… A la fuerza ahorcan. Dios sabe cómo vine y sigo. ¡Loado sea por todo!”[Notas 195].

“Llevo días acostándome temprano y levantándome tarde, a las 8 ó 9 de la mañana. ¡Dios sea bendito!”[Notas 196].

“El Sarra no está para viajes, no conviene se ausente ahora de aquí ni puede ahí figurar en nada. Es un trasto viejo”[Notas 197].

“No puedo más y ésta a costa de la siesta, que siento porque de noche no duermo casi nada”[Notas 198].

“¿Quieres, que como viejo, sea despilfarrón? ¡Os daría buen ejemplo y más ahora que este cuerpo de tierra vive de caridad! …fui al Pensamiento, donde no había estado, hacía tres semanas, y aún no habían concluido el porche. Estaría una hora escasa, me vine con un catarro de primo cartello y tal tos me dio en la oración, que tuve que salirme y tomar una pastilla para no reventar. ¡Si seré carcamal!... Aquí llegué antes de terminar los ochenta y tres y sigo después de entrar en los ochenta y cuatro, que según presumo no terminaré. Ahora mismo he tenido que mandar por una medicina para ver de conjurar un funesto desenlace, pero, caso que salga bien, pronto se repetirá y alguna vez iré de vencida, al ver cómo se repiten estos ataques. ¡Hágase la voluntad de Dios!”[Notas 199].

“Ya terminé mi cuarta dentición; en cambio tengo un catarro y una tos que ni dormir me dejan y de que no puedo deshacerme; no sé en lo que pararán. Bien no auguro”[Notas 200].

“Cuya mano, pluma, papel y tinta se resisten ya a que ponga estas letruscas”[Notas 201]. Acaba de volver de su viaje.

“Ni valentía ni pretensiones. Pasé Pascuas y sigo a sopicaldos, con una atonía intestinal completa. Un soplo basta, sin el 42”[Notas 202].

“he estado y… enclenque y agobiado de correspondencia hasta más no poder... Aún esta noche creí estiraba la pata. Máquina desvencijada ni para arrinconarla por estorbo”[Notas 203].

“…dispensen no les escriba, pero no estoy para tanto… No puede más el que se está retorciendo al mismo tiempo que hace este mamarracho”[Notas 204].

“Hoy es el primer día que como carne desde antes de Carnaval. No sé lo que me pasará”[Notas 205]. Carnaval fue el 14 de febrero.

“Yo no estoy, que voy… de capa caída, y eso que hace mucho tiempo que sólo la pongo al aire”[Notas 206].

“El 19 por la noche, lo mismo o peor que el ataque de Daimiel… Si dura tres horas más la calentura me las lío: Subió de 41º. Con agua, agua, agua y agua, se apagó el incendio que aún tiene rescoldo. Si me coge fuera… Lo que me temía…”[Notas 207].

Sabemos por esta carta que estuvo enfermo en Daimiel. No obstante su temor a enfermar fuera, en octubre irá a Galicia.

“Yo no podía por el reuma del pulgar de la derecha”[Notas 208].

“Ando delicado”[Notas 209].

“Un hospital; todas podridas. Yo el primero, todas las vacaciones a sopicaldos, acostándome temprano y levantándome tarde. ¡Buena vida!”[Notas 210].

“Mis días como si no. No estoy por ni para bromas… que no hay maleta para el Viejo sino la de ultratumba”[Notas 211]. Comenta la celebración de su santo el 15 de febrero.

“Los 85 cerraron con mucho frío y metido en mi celdita”[Notas 212]. Ahora comenta el cumpleaños, 24 de marzo.

“Hoy me encuentro un poco mejor; pero el enemigo está dentro y sin trazas de despedirse”[Notas 213].

“No se fije en las faltas que estoy al brasero, como el gato y casi tiritando y con moquillo, tal que apenas me da tiempo para reemplazar pañuelos”[Notas 214].

“Figúrate cómo estará hoy el viejo con la nieve, un moquillo tan copioso que apenas le da tiempo para cambiar pañuelos y ordeñar a sus narices”[Notas 215].

“Ya tenía todo dispuesto; pero se me acentuó más la hinchazón y calambres de las piernas y de los pies y me hizo reflexionar a lo que exponía, haciéndome suspender mi salida… Desde que empecé ésta he podido averiguar que lo que se presentaba como callos en los juanetes, vienen a supuración que Dios sabe en lo que parará y por consiguiente mi ida… tal vez sea sin vuelta…”[Notas 216]. No hará el viaje, pero nótese que está dispuesto a hacerlo.

“Quita la interrogación y las preguntas y tendrás las respuestas de mi ida a ésa. Estoy hecho un carcamal. No por broma lo suponías…”[Notas 217].

“Verás que no es de mi letra, que no entenderías. No quise fuese con lápiz, porque se borraría”[Notas 218].

“He tenido que interrumpir por calambres y creí no podía seguir”[Notas 219].

“V. con tantas ocupaciones felicita al Sarra por tarjeta; Este, ocioso, sin tarjeta y sobrado de achaques, ni eso. V. siempre el mismo, tan cumplido; el añoso, hecho un Pingo, Juan sin tierra y sin gusto para nada… tendido y acurrucado, como gato al sol o al brasero”[Notas 220].

“Ando o desando así, así. Dios dirá. Una calamidad…”[Notas 221].

“Yo, ¡tirando los últimos dientes de la 5ª dentición! Mira si seré jovencito. Ni espolones tiene el pollito…”[Notas 222].

“Estoy helado; ni andar puedo de sabañones; eso me faltaba, sobre el agobio de consultas que ni un momento me dejan”[Notas 223].

“Estaba escribiendo la adjunta al recibir 15/c y recordando tuve que cambiar sobres a la que te mandaba y otra que ni aún recuerdo a quien iba… Así anda esta cabeza que ya no está para estos trotes… En cuanto a mí; el joven puede morir, el viejo no puede vivir”[Notas 224].

“De salud bajo el peso de un ben catarro que se me agarró como un gato y no quiere soltar la presa. De la boca, con trabajos; pero ¿qué le vamos a hacer? Son achaques de los bebés…”[Notas 225].

“Que ¿cómo estoy? Como estrujado por noventa abriles que acaban de pasar por encima de mis costillas. ¡Figúrate y ayúdame a pensar si estaré sanito y coloradito!”[Notas 226].

“Mis piernas de mal en peor, sin obedecer a nada, incluso las botas. Ayer creí terminar pronto por parálisis. Pasé el día bajo cuatro mantas y no me sobraba nada ¡Dios sea bendito! ¡Y se apiade del pobre Viejo que ya sólo sirve para encarecer el pan más de lo que está a 0’90 k!”[Notas 227].

“mis piernas sin enmienda y acompañadas de una atonía intestinal, pertinaz. ¡Dios sea bendito! Telegrama de ultratumba”[Notas 228].

“…sí, sí, todas podridas y el Viejo más que nadie”[Notas 229].

“El Viejo como es de suponer perdiendo cada día más y cómo no tengo renta ni gano… acercándome a la bancarrota”[Notas 230].

“Yo recluso en mi celda por mis piernas, como pato a engordar clavado en tabla por sus patas”[Notas 231].

“Con gusto te escribiría largo; pero se oponen las manos y otros achaques de mis pocos años, y peor aprovechados… “[Notas 232].

“Ni papel tengo ni quiero yo por no escribir a nadie con estas manos gotosas… yo ya estoy hecho un gallito de Morón”[Notas 233].

“Tengo las manos anquilosadas”[Notas 234].

Con esas manos progresivamente más torpes e impedidas sería un tormento escribir, pero el P. Faustino no renunciará a ello y continuará dando generosamente su tiempo, como le hemos visto ya indicarnos varias veces al hablar de su salud.

Tiempo

“Me interrumpen, no puedo más”[Notas 235].

“Me tienes loco con tantas cartas y consultas. Ni siesta puedo echar, que tanto siento y bien me sienta. Nada más puedo decirte que ni respirar me dejan”[Notas 236].

“No puedo más. Estoy aburrido de tanta carta. Mi calabaza ya no está para estas cosas. Suena a vacío y agua chirle”[Notas 237].

“He tenido días sin un momento de descanso. No extrañes mi silencio”[Notas 238].

“Siempre perseguido, siempre asediado… Éste es mi hado…”[Notas 239].

“Estoy agobiadísimo de cartas y trabajo”[Notas 240]. Está en Sanlúcar.

“No puedo más tampoco. Ya van hoy no sé cuántas desde las 7 de la mañana”[Notas 241].

“Aburrido de cartas y consultas”[Notas 242].

“…se avergüenza de manifestárselo tan poco, por senil, desidia y exuberante ocupación que agobia”[Notas 243].

“Agobiado de cartas. Con ésta ya van hoy seis”[Notas 244].

“No puedo más, que me esperan y desesperan”[Notas 245].

“Aún no he podido hacer nada de lo que ahí me propuse; no puedo desentenderme ni sacudir tantos y tan molestos moscones como me acometen por todas partes”[Notas 246]. Está en Chipiona.

“Esperaba la venida de tu hijo José que por cierto, lo hizo en un día en que, por verme agobiado de consultas y visitas, apenas pudimos hablar de nada”[Notas 247].

“Esta va escrita en cuatro fechas y hoy casi no podía leer ni escribir”[Notas 248].

“Ya estoy cansado de todo y más de mí mismo. Ya todo me incomoda. Aburro a todos y a mí mismo. Soy una carga, un estorbo. No puedo seguir. Desde el 18 no he vuelto por el Colegio de Huérfanos. Ando delicado”[Notas 249].

“Estoy de cartas hasta la coronilla”[Notas 250].

“No extrañes mi silencio; es sólo este mes que me agobian más de cien cartas. ¿Quién las contesta?”[Notas 251].

“Tampoco yo puedo más con cartas y no sé más”[Notas 252].

“Acabo de recibir la tuya 30 p.p. que no puedo contestar despacio; no me dejan… Me han interrumpido muchas veces y además me están esperando”[Notas 253].

“No puedes figurarte lo que me cuesta escribir y las veces que me interrumpen y así va ello”[Notas 254].

“No sé lo que me pasó. Y dije, ahora escribidla vosotras y me salí desesperado al ver tanta… Nunca más agobiado de trabajo y nunca menos… Si de esta salgo, y no me muero, no… No puedo más”[Notas 255].

Ha escrito un certificado, lo ha puesto en limpio lo mejor que pudo, y se lo han estropeado firmando de manera equivocada.

Ya no puedo más. Jamás hice otra. Con que ¡ahora! Chico ha sido el golpe. ¡Eso faltaba al Carcamal! Cada pésame agrava el mío hasta agobiarme. Mil gracias por el suyo y sus oraciones con las de su Santa madre ¡Todos acordamos del Santo Job! Y en lo posible seguir sus huellas. ¡Qué Pascuas y Año Nuevo! ¡Qué despedida de ambos! ¡Qué buen guiso el de los buenos deseos, acompañados de las buenas obras! Ni huevos ni torreznos. Lo del Beato Rojas: “Perdóname cuerpo mío que ya descansaremos en el Cielo”[Notas 256].

Acusa el mazazo que fue para él la muerte de la M. julia Requena, y los problemas que tiene con la M. maría Casaus.

Darse, darse sin medida y sin ahorrarse sufrimientos. Para completar el cuadro de los últimos años de ese gigante, nos falta sólo ver, como hemos hecho anteriormente, su generosidad en los bienes materiales, su preocupación por la dotación económica de su obra y la observancia de su voto de pobreza.

Sabido es y no insistiremos en ello, que el Beato, dadas las circunstancias políticas había puesto los diversos bienes inmuebles a su nombre como particular; cuando le dicen que eso no se compagina con su voto de pobreza acude a la Santa Sede, pidiendo la subsanación. El P. General, recibido el rescripto de la Santa Sede, da la solución de que haga testamento[Notas 257]. La buena fe y la generosidad que lo da todo aparecerán diáfanas en lo que hará por dejarlo todo arreglado. Recordado esto, pasemos a escuchar al P. Faustino.

Economía

“Fui a Madrid a cobrar, para llevar para el Noviciado, y me encontré que estaba y está retenido el pago del último trimestre hasta que se paguen los Derechos reales según la maldita ley que han dado contra todas las Sociedades o personas jurídicas. Cuando vengas, tendrás que firmar una Solicitud al Delegado de Hacienda para formalizar el pago y cobrar después”[Notas 258].

“Yo nada hago ni dispongo. Vosotras lo haréis si queréis y pronto. Yo espero hacer mi testamento uno de estos días. Por mí ya estaría hecho, Ya no puedo figurar como comprador. A no darme poder vosotras para hacerlo en vuestro nombre, es decir, en el tuyo, como Superiora General, y de la que por tiempo fuese”[Notas 259].

“Miran esto como un potosí. No puedes figurarte cuántos asaltos tengo que evadir, ayer mismo uno de cuatro mil pesetas que me pedían. ¡Un granito de anís! Si los desengaños no hubieran endurecido mi corazón, me dejarían sin él. Sólo para esto se acuerdan del Viejo…”[Notas 260].

“Por de pronto he pedido licencia a Roma para otorgar lícitamente la Escritura, sin cuyo requisito, no podré hacerlo como es debido”[Notas 261].

“… Yo no puedo otorgar la Escritura hasta que reciba permiso de Roma, adonde lo pedí”[Notas 262].

“Sólo añado que pedí permiso a Roma para hacer las Escrituras como la de ésta y la de Monóvar y no me lo han concedido hasta ahora y sin eso no quiero ni puedo hacer nada”[Notas 263].

“Lo de Alcázar, si se efectúa tendrá que cederlo a nombre de la Superiora General que por el tiempo fuese. Más barata saldría que figurase una venta por bajísimo precio que de ti había recibido. Sólo habría que pagar el 4% y del otro modo, creo el 22 o el 20%, no estoy seguro. Con poner 1000 o 2000 pesetas cuanto más, bastaba. Yo no puedo hacerlo ya, porque pienso testar pronto y serían dobles gastos por la trasmisión después”[Notas 264].

“Yo ya no puedo figurar como dueño”[Notas 265].

“…hacer pronto el Testamento. Cuanto antes lo deseo, después lo que Dios quiera”[Notas 266].

“Tienes que firmar la Escritura de todo lo que os vendo. Y quisiera fuese pronto. Que yo no puedo vivir mucho y si os lo dejo por testamento pagaréis el 17% en vez de 4%”[Notas 267].

Consta que no llegó a hacer testamento[Notas 268]. Al enterarse de lo que habría de pagarse de derechos reales, prefirió la fórmula de la venta para librarse de la titularidad.[Notas 269]

“Yo mismo pedí permiso a Roma para todo o que he hecho en favor de este Colegio y de las Pastoras y en vez de Testamento por el que habrían de pagar a razón del 17% de todo lo que les dejo, lo hice por Compraventa a favor de esta Comunidad y otro a favor de la de las Pastoras… fijando, como podía, un tipo bajísimo para que suba menos”[Notas 270].

“También te remito la cesión de los Específicos que debéis de firmar todas las del Consejo General, si queréis, si no, decídmelo y dispondré lo que convenga”[Notas 271].

“Hay que pagar algunos derechos a la Hacienda, so pena de nulidad. Yo quiero hacer las cosas en debida forma y no dejar lugar a pleitos. Que lo disfrutéis todo pacíficamente aunque no lo merezcáis”[Notas 272].

“El 11 c. firmé la Escritura de cesión del secreto y propiedad de los Específicos a vuestro favor. Ya nada más puedo hacer por vosotras”[Notas 273].

“Hoy 30/c. me remitieron del Pensamiento un volante del Banco anunciándote que se había agregado en Cta. Corriente el vencimiento de este trimestre = 1.900 pesetas, y no recuerdo si 4,8 o 9 pesetas. Lo devolví y mandé lo guardasen bien. Me propasé a abrirlo; pero nada me he comido ya sabes. Me gusta que así se haga, que algo ganas”[Notas 274].

“No me vengas con indirectas, que yo no tengo mina alguna en California. Hoy mismo han llegado 100 kilos de papel de filtro o sea 6000 filtros que en Madrid cuestan a 2 rs.: figúrate lo que hay que soltar. Y de alcohol ¡Dios Santo! ¡Y si no se alimenta la Vaquita no da leche! ¡Y entonces…!”[Notas 275].

Lo dio todo, dinero, salud, tiempo, descanso, año tras año hasta los 94, hasta la muerte… Varón admirable que cautiva y asombra.

Notas

  1. PSV Pág. 476
  2. Ep 100
  3. Ep 760
  4. ---
  5. ---
  6. Cfr. PSV. Pág. 114
  7. Ep 15:(15.XI)
  8. Ep 21:(14-XII)
  9. Ep 24
  10. Ep 34:(17-I)
  11. Ep 35:(22-I)
  12. Ep 39:(7-II)
  13. Ep 41:(-II)
  14. Ep 44:(26-II)
  15. Ep 47:(13-III)
  16. Ep 55:(26-III)
  17. Ep 74:(16-IV)
  18. Ep 75:(19-IV)
  19. Ep 76:(23-IV)
  20. Ep 77:(25-IV)
  21. Ep 78:(I-V)
  22. Ep 84:(21-V)
  23. Ep 85:(24-V)
  24. Ep 86:(28-V)
  25. Ep 89:(2-VI)
  26. Ep 93:(12-VI)
  27. Ep 93:(12-VI)
  28. Ep 94:(14-VI)
  29. Ep 95:(24-VII)
  30. Ep 98:(31-VIII)
  31. Ep 101:(12-IX)
  32. Ep 111:(26-XI)
  33. Ep 113:(-XII)
  34. Ep 114:(19-XII)
  35. Ep 123
  36. Ep 125:(7-I)
  37. Ep 127:(16-I)
  38. Ep 129:(21-I)
  39. Ep 131:(-II)
  40. Ep 150:(11-IV)
  41. Ep 156:(9-V)
  42. Ep 160:(5-VI)
  43. Ep 161:(6-VI
  44. Ep 162:(10-VI)
  45. Ep 164:(17-VI)
  46. Ep 165:(16-VI)
  47. Ep 166:(-VIII)
  48. Ep 167
  49. Ep 168:(7-IX)
  50. Ep 169:(11-IX)
  51. Ep 173:(X)
  52. Ep 177:(14-X)
  53. PSV. 214:(12-XI)
  54. Ep 185:(26-XI)
  55. Ep 193:(XII)
  56. Ep 194
  57. Ep 195
  58. Ep 202
  59. Ep 203
  60. Ep 190 :(25-XII)
  61. Ep 191:(30-XII)
  62. Ep 209:(29-I)
  63. Ep 218
  64. EP 225:(24-III)
  65. Ep 226:(26-III)
  66. Ep 228:(2-IV)
  67. Ep 235:(IV)
  68. Ep 237:(22-V)
  69. Ep 240:(4-VI)
  70. Ep 241:(8-VIII)
  71. Ep 242:(9-VI)
  72. Ep 248:(8-IV-1898)
  73. Ep 249:(11-XI-1898)
  74. Ep 256:(10.IV-1903)
  75. Ep 266
  76. Ep 274:(1-IX-1904)
  77. Ep 275:(22-IX- 1904
  78. Ep 282:(12-IV-1905
  79. Ep 284:(2-VII-1905)
  80. Ep 287:(14-IX-1905)
  81. Ep 291:(7-II-1906)
  82. Ep 310:(24-VI-1906)
  83. Ep 336:(4-V-1907)
  84. Ep 338:(8-VI-1907)
  85. Ep 344:(15-IX-1907)
  86. Ep 351
  87. Ep 384
  88. Ep 386:(2-IV-1908)
  89. Ep 403:(13-X-1908)
  90. Ep 407:(7-XI-1908)
  91. Ep 421:(20-II-1909)
  92. Ep 451:(12-IX-1909)
  93. Ep 476:(III-1910)
  94. Ep 479:(29-V-1910)
  95. Ep 259:(7-IX-1903)
  96. Ep 283:(2-VI.1905)
  97. Ep 287:(14-IX-1905)
  98. Ep 289:(27-IX-1905)
  99. Ep 290:(I-1906)
  100. Ep 296:(7-IV-1906)
  101. Ep 302:(16-V-1906)
  102. Ep 303:(18-V-1903)
  103. Ep 308:(22-VI-1906)
  104. Ep 353:(29-X-1907)
  105. Ep 365:(17-I-1908)
  106. Ep 375:(18-II-1908)
  107. Ep 376:(19-II-1908)
  108. Ep 386:(2-IV-1908)
  109. Ep 398:(6-VII-1908)
  110. Ep 399:(9-VII-1908)
  111. Ep 400:(14-VII-1908)
  112. Ep 406:(29-X-1908)
  113. Ep 408:(10-XI-1908)
  114. Ep 414:(17-XI-1908)
  115. Ep 425:(27-III-1909)
  116. Ep 440:(7-VII-1909)
  117. Ep 446:(26-VIII-1909)
  118. Ep 467:(3-XI-1909)
  119. Ep 476(III-1910)
  120. Ep 479:(29-V-1910)
  121. Ep 496:(3-XII-1910)
  122. Ep 498:(19-XII-1910)
  123. Ep 502
  124. Ep 513:(6-VI-1911)
  125. Cfr. Ep 531,532 Y 533
  126. Ep 257:(29-IV-1903)
  127. Ep 265:(28-XII-1903)
  128. Ep 278:(18-I-1905)
  129. Ep 291:(7-II-1906)
  130. Ep 308:(22-VI-1906)
  131. EP 309:(24-VI-1906)
  132. Ep 310:(24-VI-1906)
  133. Ep 344:(15-IX-1907)
  134. Ep 380:(2-III-1908)
  135. Ep 385:(29-III-1908)
  136. Ep 394:(31-V-1908)
  137. EP 405:(28-X-1908)
  138. Ep 410:(18-XI-1908)
  139. Ep 411:(21-XI-1908)
  140. Ep 430:(15-IV-1909)
  141. Ep 435:(21-IV-1909)
  142. Ep 438:(26-V-1909)
  143. Ep 445:(26-VIII-1909)
  144. Ep 446:(26-VIII-1909)
  145. Ep 447:(26-VIII-1909)
  146. Ep 453:(16-IX-1909)
  147. Ep 464:(22-X-1909)
  148. Ep 472:(16-II-1910)
  149. Ep 473:(20-II-1910)
  150. Ep 478:(4-IV-1910)
  151. Ep 502
  152. Ep 524(18-X-1911)
  153. Cfr.PSV126
  154. Ep 533:(4-XI-1911)
  155. Ep 538:(30-XI-1911)
  156. Ep 279:(24-I-1905)
  157. Ep 352:(1907)
  158. Ep 378:(25-II-1908)
  159. Ep 566.(15-V)
  160. Ep 567:(24-V)
  161. Ep 568:(27-V)
  162. Ep 569:(28-V)
  163. Ep 570:(3-VI)
  164. Ep 571:(VII)
  165. Ep 573:(13-VII)
  166. Ep 574:(17-VII)
  167. Ep 575:(21-VII)
  168. Ep 576:(30-VII)
  169. Ep 576:(4-VIII)
  170. Ep 579:(9-VIII)
  171. Ep 586:(16-XI)
  172. Ep 605:(26-VII)
  173. Cfr. Ep 606
  174. Ep 607:(2-VIII)
  175. Cfr. A. 467
  176. Cfr. PSV 194
  177. Ep 638
  178. Ep 639
  179. Ep 640
  180. Ep 641:(10-VIII)
  181. Ep 643:(16-IX)
  182. Ep 668:(22-XII)
  183. Cfr. PSV 121
  184. Cfr. A 455
  185. Ep 704:(24-X)
  186. Ep 737:(5-V)
  187. Ep 738:(7-VI)
  188. Ep 555(:27-II-1912)
  189. Ep 565:(14-V-1912)
  190. Ep 570:(3-VI-1912)
  191. Ep 572:(11-VII-1912)
  192. Ep 575:(21-VII-1912)
  193. Ep 582:(21-IX-1912)
  194. Ep 586:(16-XI-1912)
  195. Ep 590:(2-XII-1912)
  196. EP 598:(1913)
  197. Ep 600:(31-III-1913)
  198. Ep 616:(6-XI-1913)
  199. Ep 631:(25-X-1914)
  200. Ep 634:(15-V-1914)
  201. EP 641:(10-VIII-1914)
  202. Ep 648:(3-I-1915)
  203. Ep 649:(27-I-1915)
  204. Ep 654:(2-III-1915)
  205. Ep 655:(11-IV-1915)
  206. Ep 659:(3-VII-1915)
  207. Ep 666:(26-VIII-1915)
  208. Ep 668:(22-XII-1915)
  209. Ep 671:(31-XII-1915)
  210. Ep 672:(1915)
  211. Ep 673:(16-XII-1916)
  212. Ep 674:(1-IV-1916)
  213. Ep 678:(25-VII-1916)
  214. Ep 686:(15-I-1917)
  215. Ep 687:(17-1-1917)
  216. Ep 691:(2-VII-1917)
  217. Ep 692:(10-VIII-1917)
  218. Ep 694:(18-IX-1917)
  219. Ep 701:(29-V-1918)
  220. Ep 708:(I-1919)
  221. Ep 721:(10-I-1920)
  222. Ep 730:(23-II-1920)
  223. Ep 731:(26-II-1920
  224. Ep 734:(18-III-1920)
  225. Ep 735:(6-IV-1920
  226. Ep 737(5-V-1920)
  227. Ep 742:(1920)
  228. Ep 746
  229. Ep 749
  230. Ep 751:(8-IV-1921)
  231. Ep 754:(14-VIII-1921)
  232. Ep 765:(17-II-1922)
  233. Ep 770:(15-V-1923)
  234. Ep 772:(16-I-1924)
  235. Ep 545:(7-I-1912)
  236. Ep 548:(11-I-1912)
  237. Ep 557:(16-III-1912)
  238. Ep 562:(20-IV-1912)
  239. Ep 570:(3-VI-1912)
  240. Ep 577:(4-VIII-1912)
  241. Ep 591:(5-XII-1912)
  242. Ep 613:(26-X-1913)
  243. Ep 621:(30-XII-1913)
  244. Ep 623:(7-II-1914)
  245. Ep 626:(16-II-1914)
  246. Ep 639:(11-VII-1914)
  247. Ep 646:(13-I-1915)
  248. Ep 659:(3-VII-1915)
  249. Ep 671:(31-XII-1915)
  250. Ep 684:(15-XII-1916)
  251. Ep 730:(23-ii-1920)
  252. Ep 736:(30-IV-1920)
  253. Ep 747
  254. Ep 757:( ¿1921?)
  255. Ep 769:(23-I-1923)
  256. Ep 772:(16-I-1924)
  257. Cfr. PSV 497
  258. Ep 549:(18-I-1912)
  259. Ep 554:(10-II-1912)
  260. Ep 556:(14-III-1912)
  261. Ep 587:(20-XI-1912)
  262. Ep 589:(30-XI-1912)
  263. Ep 592:(23-XII-1912)
  264. Ep 596:(4-II-1913)
  265. Ep 597:(7-II-1913)
  266. Ep 598
  267. Ep 599:(26-II-1913
  268. PSV. Pág. 498
  269. Cfr. PSV 469-470
  270. Ep 600:(31-III-1913)
  271. Ep 602:(17-V-1913)
  272. Ep 622:(2-II-1914)
  273. Ep 627:(18-I-1914)
  274. Ep 715:(30-IX-1919)
  275. Ep 732:(26_II-1920)